sábado, 2 de agosto de 2014

Tras el escándalo de la primicia de LPO, HSBC retiró el formulario

Tras el escándalo de la primicia de LPO, HSBC retiró el formulario
LPOEl Banco inglés dijo que se trató de “una aclaración sobre potenciales situaciones judiciales”. Pero la dio de baja.
Recién sobre el final del día, el HSBC se hizo eco del escándalo que desató LPO al revelar que estaban intimando a los clientes que quisieran acceder a sus cajas de seguridad a firman un "Complemento" del contrato que habilitaba al Banco a autorizar a cualquier "autoridad competente" a violentar las cajas.
En un comunicado distribuido sobre el final de la jornada y luego que esta insólita e ilegal pretensión llenara de nerviosismo a una plaza ya muy sensible por el default, el banco informó que dejaría de repartir ese formulario para "revisar su redacción".
El banco HSBC justificó la medida en que “se trata de un formulario convencional que no responde a ningún cambio de regulación” y que funciona “simplemente como una aclaración sobre potenciales situaciones judiciales que pudieran surgir".
Se trata de una engañosa desmentida ya que si algún juez tuviera motivos para allanar una caja de seguridad nadie podría impedírselo, se haya o no firmado el formulario. Muy por el contrario, el escándalo se armó porque el escrito que el banco forzaba a sus clientes a firmar -sino no los dejaba acceder a sus cajas- hablaba de una nebulosa "autoridad competente".
"Así como está escrito ese formulario, el banco puede permitirle a cualquiera que abra las cajas de seguridad", explicó a LPO una fuente con experiencia en el sistema bancario argentino.
Fuentes del Banco Central afirmaron que pese al escándalo que desató la revelación de este medio, ellos "no" pueden intervenir porque las cajas de seguridad constituyen un producto no regulado y recordaron que "las decisiones sobre la documentación que firman los clientes las toma cada entidad financiera".
Como relató LPO, esta mañana una treintena de clientes del HSBC se sorprendió cuando intentaban acceder a sus cajas de seguridad y el gerente de la sucursal les acercó un formulario impreso en el que se les pedía que autorizaran a “autoridad competente” a realizar "violentaciones" el contenido de sus cajas.
El formulario decía textualmente que “El solicitante toma conocimiento y acepta, que el BANCO permitirá el ingreso al recinto de cajas de seguridad, de autoridades competentes, con facultades suficientes para llevar a cabo violentaciones y/u otras diligencias relacionadas con la caja, que hayan sido ordenadas por autoridad competente. Dichas actividades se realizarán sin necesidad de la presencia y/o aviso del Solicitante”, sostiene el párrafo más inquietante de la autorización que hacían firmar a los clientes del HSBC antes de ingresar a sus cajas de seguridad.
Los dueños de las cajas de seguridad se preguntaban quien era la autoridad competente más que ellos mismos, propietarios de las cajas de seguridad.
Como era previsible esto disparó hasta el cielo los temores de una requisa del Gobierno de las cajas de seguridad en busca de dólares, rumor que ante cada crisis financiera que enfrenta el kirchnerismo, vuelve a aparecer.
“¿Quién es la autoridad competente?”, se indignaron los clientes a los que le pedían firmar una autorización que sencillamente derriba el derecho de propiedad.
Como era previsible esto disparó hasta el cielo los temores de una requisa del Gobierno de las cajas de seguridad en busca de dólares, rumor que ante cada crisis financiera que enfrenta el kirchnerismo, vuelve a aparecer.
En un tardío intento por alejar fantasmas, en el comunicado el HSBC se acordó de lo obvio, que "la única opción en la cual un banco debe proceder a la apertura de una caja de seguridad sin consentimiento del cliente es ante una orden judicial". 
Esta polémica entidad bancaria tiene un largo derrotero judicial de denuncias por lavado de dinero, incluso en Argentina, donde la UIF la multó por 100 millones de pesos.
En enero la Procuraduría de Criminalidad Económica y lavado de Activos (Procelac) también lo denunció por maniobras con el dólar, en una investigación que abarcó también al Citibank, el BBVA Francés, el BNP Paribas y JP Morgan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada