domingo, 19 de junio de 2011

esto salio en el portal de ricardo david en parana,que lo tiro con las promesas

17/06/2011|11:03 Increíble
Conocido legislador provincial fue descubierto teniendo sexo en un santuario


El importante legislador argumentó que no era morbosidad sino un ofrecimiento al Santo para que lo ayude a ganar las elecciones en su departamento



Anoche a altas horas de la madrugada un importantísimo legislador entrerriano tuvo sexo en un conocido santuario ubicado en la localidad de Mercedes, provincia de Corrientes.

Este santuario es un lugar visitado diariamente por miles de personas, entre ellas gente de la farándula y del ambiente político, quienes entienden que sus pedidos realizados allí, se hacen realidad.

Según lo que comentó el legislador (cuya identidad se reserva, por razones obvias) como conocía los milagros que realiza el Gauchito Gil, le pidió que lo ayude a ganar las elecciones en su departamento.

Para lograrlo le ofreció tener sexo en el mismo santuario sin importarle ser visto o hacer un escándalo ridículo.

Y así lo hizo a primera hora de hoy, bien temprano y con temperaturas muy bajas, luego de haber recorrido cerca de 500 kilómetros para llegar.

Estacionó su coche en el santuario, y esperó hasta que quedara poca gente, en este caso un grupo reducido de personas que custodian y preservan el lugar, y allí mismo comenzó a tener sexo junto a su pareja.

Al parecer los gemidos de su joven y tímida mujer, junto a los movimientos del vehículo en el que se encontraban, alertaron a los pocos que estaban en el lugar.

Los lugareños, estaban atónitos, por el inusual ofrecimiento, ya que es común que legisladores y figuras públicas dejen como ofrendas objetos personales, chapas, patentes, placas oficiales y hasta bicicletas, pero nadie hasta el momento había osado realizar semejante acto.

Así mismo y sin importarle nada más, el legislador cumplió su promesa y siguió con el acto sexual (ofrenda) con su fiel compañera, quien entendía que la actitud del legislador no era de morbosidad sino de sacrificio.

En definitiva, el legislador concretó su inusitado ofrecimiento con la intensión de obtener a cambio una ayuda para ganar las elecciones, exponiéndose a que alguien tome fotografías o filme y que este acto de “sacrificio” termine en un verdadero escándalo por su investidura.

Lejos de cualquier similitud con algún tipo de morbo u obsesión por lo religioso y/o místico, el legislador explicó que su única intención era cumplir con su promesa y consumar el acto para luego ir, con su joven y fiel pareja, a descansar a un hotel de la ciudad.

En definitiva, como dijera un filósofo, “lo peor de un pícaro, es que la picardía que inventa son jocosas, caen simpáticas y parecen perdonables”.
 ()

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada