domingo, 30 de junio de 2013

CHACAREROS, SOJA Y GOBERNABILIDAD, DE PEDRO PERETTI

CHACAREROS, SOJA Y GOBERNABILIDAD, DE PEDRO PERETTI

Rural, pero nac & pop


 

 Por Leo Ricciardino
"El rol de la Federación Agraria no es tumbar gobiernos o poner gobiernos, es discutir la renta y la tierra en favor de los pequeños y medianos productores". Con definiciones como esta, el dirigente rural Pedro Peretti, conductor de la línea interna Grito de Alcorta en la FAA; presentó su libro Chacareros, soja y gobernabilidad. Un auténtico recorrido que abarca los históricos intereses de los pequeños y medianos chacareros y la tergiversación de objetivos políticos y gremiales que llevaron a la lucha por la famosa resolución 125 y los enfrentamientos irreconciliables con el gobierno.
Peretti asegura que la intención del libro es "generar un debate dentro del campo nacional y popular respecto del tema agropecuario. No es un debate que se pueda dar trayendo de afuera o comprando acciones o ideas del neoliberalismo agrario, para joder a los chacareros y pequeños productores", apuntó.
Para el dirigente agrario la idea es discutir. "Queremos discutir con el kirchnerismo, con los socialistas, con los radicales, con la izquierda, con los que sea pero dentro del campo nacional y popular. Entre nosotros, no con la introducción de ideas que lo único que pretenden es que haya menos productores, más volumen y menos agricultura con rostro humano".
Tanto en sus declaraciones como los análisis del propio libro, el autor asegura que "si queremos plantear otra agricultura que tenga como eje la soberanía y la seguridad alimentaria, debemos generar un poder político que ponga en un mismo lugar a todos los que queremos el mismo tipo de agricultura y que estamos divididos por cuestiones políticas partidarias. Yo no creo que haya diferencia entre lo que plantea el Movimiento Evita, Giros, el Partido Socialista Auténtico, sectores del peronismo y del radicalismo con parte de la Federación Agraria Argentina; respecto de generar chacras mixtas, agricultura con agricultores, etcétera. Entonces deberíamos estar todos juntos porque encarar a Cargill o a Monsanto no es tarea de tres o cuatro tipos que nos pongamos a gritar; es tarea de construir un poder político importante que tome a este tema como agenda y esté dispuesto a enfrentar a esos poderes", señaló.
-¿Qué pasó en las discusiones internas de la FAA tras el triunfo de la presidenta en las elecciones de 2011?﷓ le preguntó Rosario/12 a Peretti.
-El primer debate que hubo hacia adentro de la Federación Agraria después del 54 por ciento de la presidenta, se saldó por unanimidad: había que ir a hablar con la presidenta y con sus ministros. Era razonable, que cada uno votara a quien quisiera pero teníamos cuatro años de una legalidad política muy fuerte por delante y era suicida no entablar un diálogo. En ese momento todo el mundo dijo sí, hay que ir a hablar. Porque el rol de la Federación Agraria no es tumbar gobiernos o poner gobiernos, es discutir la renta agraria y la tierra en favor de los pequeños y medianos productores. Entonces, nuestra "patronal" de alguna manera es el Estado, porque es el que fija el nivel de retenciones, el nivel de precios, el nivel de impuestos. Entonces es ahí donde tenemos que ir a discutir, es ridículo romper el diálogo en esa instancia.
-Pero, ¿qué pasó en los hechos?
-Casi un mes después, en un nuevo congreso se resolvió que la Federación Agraria debía pasar a la resistencia, así textual. O sea, teníamos cuatro años ininterrumpidos para adelante en los que no podíamos discutir ninguna política pública, mientras que miles de productores y miles de problemas del sector quedaban postergados. Tanto fue así que cuando planteamos como línea interna de la FAA que teníamos que ir a escuchar los anuncios del trigo que iba a hacer el gobierno, fuimos víctimas de una campaña de anónimos impresionante. Nos decían que nos había pagado el kirchnerimo, que eramos todos unos traidores﷓ explicó Peretti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada