viernes, 28 de junio de 2013

Gutierrez una solucion para esta chica no

ES EMPLEADA DEL PODER JUDICIAL
María Pía Boni: “Quiero volver a trabajar”
La jefa de prensa del Poder Judicial relató la difícil situación que atraviesa: Después de una enfermedad mental con recaídas solicitó su traslado del organismo para desempeñar otras tareas pero ese derecho le fue negado. “Desde hace tres años me imponen licencia sin goce de haberes”, dijo.
28.06.2013 | 08:58 hs. · Autor: AS · Fuente: Notife/SFD
En el año 2003 la abogada María Pía Boni ingresó- por concurso- al Poder Judicial como Jefa de Prensa y Relaciones Institucionales. Cinco años después se enfermó y allí comenzó su calvario. Es que, entre otras cosas, Boni pidió que se le otorgaran tareas diferentes- “como a cualquier empleado del Estado”, dice- pero se lo negaron rotundamente, “violando todo tipo de derechos”. Desde hace tres años la obligan a tomarse licencias (que son renovadas cada 30 días) sin goce de sueldo.

La historia fue relatada por la propia María Pía Boni quien- entrevistada por el programa “Santa Fe Directo”- explicó que su problema “empezó cinco años después de haber asumido mi tarea. Me enferme seriamente con trastornos físicos y psíquicos. Una cosa bastante seria, que está científicamente comprobada” por todos los estudios y análisis que solicitaron sus médicos. Incluso por una junta médica del Ministerio de Salud de la provincia que fue pedida y luego desestimada por la Corte Suprema de Justicia.

Cuando su enfermedad comenzó a manifestarse, “estuve con licencia por un año, intenté volver, y tuve recaídas por lo que quedé otro año fuera, volví, tuve otra recaída fuerte y allí se hizo tangible que no podía trabajar más en ese ámbito”, manifestó. Es por este motivo que en ese momento, María Pía solicitó el cambio de tareas. “Pedí tareas diferentes, en ejercicio de mis derechos”, pero se lo negaron rotundamente.

De acuerdo a lo expresado por la abogada, “no hay un argumento de peso para sostener la posición que han tenido hasta ahora y a mí me han perjudicado muchísimo porque me lo niegan y como consecuencia de esto me imponen licencias. Pero la licencia con goce de haberes se me terminó y luego me imponen una licencia sin goce de sueldo y esta situación se extiende desde hace tres años”. Cabe mencionar que, de acuerdo con la ley, la licencia sin goce de haberes se puede otorgar por espacio de doce meses y luego se debe tomar una determinación: Se despide al empleado- pagando la indemnización correspondiente- o se lo reintegra al trabajo. En este caso en particular no se tomó ninguna de las dos decisiones y la irregularidad ya lleva treinta y seis meses.

Hasta aquí la situación es muy compleja y difícil para la letrada pero no todo termina allí. Sucede que debido a que es empleada del Poder Judicial, tiene “incompatibilidad para ejercer el título de abogada, la profesión de periodista, para ejercer el comercio o para trabajar en relación de dependencia con otro poder del Estado. Prácticamente se me niega el derecho a ganarme el pan”, afirmó Boni.

“A mí a este punto lo único que me cabe pensar es que es una cuestión personal conmigo porque a otros compañeros no le han dejado vencer el plazo de la licencia con goce de sueldos, los han reubicados”, expresó Boni tratando de encontrar una justificación para lo que le sucede y aseguró que es “la única persona de la escala administrativa que se la ha negado este derecho”.

Reclama volver a trabajar “en otras tareas, que no sean de la órbita de la Corte Suprema que es donde evidentemente está el problema. En cualquier oficina del Poder Judicial yo podría trabajar” y además exige también “los tres años de salarios caídos”.

Cuál era su función

En otro orden, María Pía Boni, detalló cuál era su función. “Básicamente estaba a cargo de prensa y difusión, toda la relación con los medios, con otras instituciones y muchas otras tareas también porque cuando concursé me dijeron que asumía esta tarea y toda otra que la Corte me asigne, con horarios ilimitados”.

“Lo que es observable es que una oficina de prensa no puede ser unipersonal”, agregó y continuó diciendo que “esa actividad necesita una respuesta permanente pero humanamente a veces una persona no puede, tiene sus límites físicos”, es decir, “no podes estar doce horas metida en el trabajo y sin alguien en quien poder delegar”.

Y para finalizar aseguró que su enfermedad “tiene una vinculación directa con el exceso de trabajo porque empezó como un episodio de estrés pero termino con una depresión con angustia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada