domingo, 30 de junio de 2013

los politicos silenciosos son zombies, tuvimos un ejemplo en santa fe se acuerda................. de reutemann

MARKETING DE CAMPAÑA  

El misterioso éxito de los políticos "silenciosos", según los expertos

Daniel Scioli es el exponente de ese estilo por excelencia. Opinan Hugo Haime, Enrique Zuleta, Mariel Fornoni y Sergio Bereztein.

Scioli y Massa. El intendente de Tigre sigue los pasos del gobernador bonaerense: no pelear. | Foto: Cedoc
Algunos de los principales consultores opinan que la gente se ha cansado de las grandes peleas entre políticos, que llegan a contagiar a la sociedad, y está pidiendo moderación y gestión. Tal vez por eso, Sergio Massa busca explotar una estrategia que lo ha llevado a ser acusado —abiertamente y al mismo tiempo— de opositor y oficialista, para ubicarse así como opción electoral, en la provincia de Buenos Aires, de aquellos que se sientan cansados de los combates políticos. Pero esto no garantiza el éxito.
“Si hay algo que le enferma a la gente es la discusión entre políticos. La gente busca soluciones y vivir mejor, y cuando tiene que votar vota por aquellos que le ofrecen soluciones en su vida cotidiana”, opina Hugo Haime de HH y asociados. En el mismo sentido, Enrique Zuleta de OPSM sostiene que “el principal motivo del distanciamiento o apartamiento de la gente de la política son las peleas de los políticos”.
No es casual que dirigentes con elevada imagen positiva sean aquellos con posiciones menos confrontativas como Daniel Scioli y Hermes Binner, e incluso menos definidas como Massa. “Si uno se fija en cuáles son los dirigentes que tienen mejor valoración de imagen son aquellos que tienen un perfil moderado, conciliador, de hablar con todos los sectores”, explica Mariel Fornoni (Management & Fit). “Un poco funcionan como contraespejo de lo que es el oficialismo: que no habla, que no admite preguntas, que confronta”, aclara.
Sergio Berensztein, de Poliarquía, afirma que hay un porcentaje importante de la sociedad que está reclamando dirigentes no confrontativos, más moderados, que busquen puntos de encuentro. “En la Argentina lo que había quedado vacante era ese espacio de líder no confrontativo y que buscase la superación de antinomias. Ocupar ese espacio es una pretensión inteligente y puede ser una estrategia exitosa”, opina.
Pero no se trata de una estrategia infalible: “En términos de imagen, resulta. Pero no siempre te da tan buen resultado electoral. No siempre los candidatos de mejor imagen han ganado”, explica Fornoni. Según esta consultora, poder mantener o aguantar en una posición indefinida o intermedia como la de Massa, depende de la reacción de la Presidente, del resto de las fuerzas opositoras y de los medios. “Porque vos jugás, pero también juegan los demás”, resume.
Según Berensztein, “te van a pegar de todos lados porque estás generándole una amenaza a los que tienen discursos que plantean antagonismos”.
Para Zuleta, la estrategia de moderación tiene que ver con un cambio en la cultura política que obliga a los candidatos y a las fuerzas electorales “a leer” la opinión pública y sus demandas. “La clave está en la capacidad para adaptarse a esa demanda. La gente no está demandando dirigentes combativos, está demandando calidad y gestión, y por eso la mayoría de los candidatos son candidatos de gestión, más que militantes”, afirma.
Todos estos consultores ponen como ejemplo del éxito de esta estrategia de “indefinición”, no confrontación y adaptación, a la que supo llevar Scioli, quien con un discurso de ese tipo ocupó múltiples cargos y espacios a lo largo de veinte años de carrera política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada