jueves, 31 de octubre de 2013

clarin ya no sabe que inventar........................que se le va hacer

Los gritos de Cristina antes del fallo, el sueño de Lorenzetti y el rol Máximo


Por Pablo de León. En Twitter @pablodeleon1


Cristina, Lorenzetti y Máximo.
Cristina, Lorenzetti y Máximo.
31/10/13 - 09:52
Tres meses atrás, las paredes de la Residencia Presidencial de Olivos fueron caja de resonancia de los gritos de la jefa de Estado.

Los cuatro jueces visitantes observaban expectantes a la anfitriona: “Hacen todo mal ustedes”, soltó con la mirada rotando entre los distintos rostros.

Y los sacudió: “¡No sé para qué los elegí!”.

De los cuatro ministros de la Corte Suprema de Justicia, el único que no se sintió aludido por ese sermón fue Eugenio Raúl Zaffaroni. Las otras dos presentes, mujeres, no emitieron palabra en ese momento.

Ricardo Luis Lorenzetti no cabía en su silla de la tensión, quizás similar a la que cuatro meses antes había vivido en la apertura de la Asamblea Legislativa, donde Cristina Fernández de Kirchner había fustigado a la Justicia y la transmisión oficial no dejaba de mostrar el rostro desacomodado del titular del máximo tribunal.

Luego de esa dura reunión en la Quinta Presidencial, se intensificaron los llamados telefónicos entre el titular del tribunal y Carlos Zannini, y los de la Presidenta con Elena Inés Highton de Nolasco, como el que recibió la jueza cuando estaba de viaje en Ushuaia.

Este martes, pocas horas después de conocido el fallo sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual -y preocupado por el impacto mediático de la resolución- Lorenzetti tomó su teléfono y comenzó a llamar a responsables de medios y periodistas para pedir micrófono a la mañana siguiente. En esas conversaciones, el juez daba el mensaje, entre alerta y desesperación: “Ojo que esto es largo”.

El presidente de la Corte Suprema tiene un objetivo claro; y lo confiesa, a muy pocos: quiere ser Presidente de la Nación.

Ahora, el bronce buscado por Lorenzetti es la reforma del Código Civil y Comercial, que él redactó junto a Elena Highton de Nolasco. El presidente de la Corte se imagina encaramado en esa foto y como el nuevo Dalmacio Vélez Sarsfield, ese abogado cordobés que escribió en 1869 el actual Código Civil argentino.

Con ese lauro, puede pisar su provincia de Santa Fe, donde el socialismo de Hermes Juan Binner asoma inexpugnable para el kirchnerismo.

Todas estas cuitas llegan con cuidado actualmente a la Presidenta.

Mucho se habla de lo que sabe o lo que ordena pero el que entra y sale de sus habitaciones es Máximo Kirchner.

Él imparte las órdenes, él determina el cerco informativo sobre su madre y calla sobre la fecha de regreso de la Presidenta.

El rol de Amado Boudou en la animación en el bunker de la derrota K, el pasado domingo, fue comunicado por Máximo quien protege a su hermana y a su madre con extremo celo.

Habrá que esperar, entonces, la prudente vuelta a la actividad de la mandataria.

Lo último sobre Cristina: ¿Volverá dejando definitivamente el luto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada