miércoles, 30 de julio de 2014

El antecedente en 1890 del aporte de banqueros para pagar la deuda pública

El antecedente en 1890 del aporte de banqueros para pagar la deuda pública

En junio de 1890, el gobierno de Juárez Celman anunció que no podía hacer frente a los vencimientos externos; la crisis se precipitó, él renunció y el vicepresidente, Carlos Pellegrini, puso como condición para asumir que un grupo de banqueros, estancieros y comerciantes suscribieran un préstamo para pagar la deuda pública
Representantes de las principales cámaras bancarias se reunieron ayer en el Banco Central (BCRA) y las entidades agrupadas en la Asociación de Bancos Nacionales (Adeba), que encabeza el presidente del Banco Macro, Jorge Brito, acordaron recaudar 250 millones de dólares en bonos soberanos para incorporar a un fideicomiso, fideicomiso que serviría para negociar con los fondos buitre la compra de parte de sus tenencias de títulos en default.
A cambio, la idea es pedir a los holdouts que soliciten al juez estadounidense Thomas Griesa la reposición de la medida cautelar -stay- que suspende por un tiempo la ejecución de su sentencia que obliga al país a pagar unos US$ 1500 millones.
La Argentina podría así sortear el default y, al mismo tiempo, evitar que se dispare la cláusula RUFO (Rights Upon Future Offers), que habilita a los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y de 2010 a reclamar si el Gobierno llegara a mejorar la oferta a otro acreedor. Esa cláusula rige hasta diciembre de este año.
La situación recuerda a una similar vivida durante la gestión del presidente Carlos Pellegrini (1890-1892), quien había reclamado a banqueros, estancieros y comerciantes un préstamo para poder enfrentar la crisis de la deuda pública.
El país atravesaba entonces un grave conflicto político y económico: privatizaciones por doquier, inflación, préstamos otorgados sin control, especulación con tierras e inversiones en la Bolsa, boom alcista en la Bolsa, caída de los precios internacionales de las exportaciones, deuda externa, masivo retiro de depósitos, desocupación.
El presidente Miguel Juárez Celman (octubre de 1886 - agosto de 1890) había sancionado por decreto la "ley de bancos garantidos", que autorizaba a bancos privados a emitir papel moneda de curso legal: la circulación monetaria y la inflación aumentaban sin control.
En junio de 1890, el gobierno de Juárez Celman anunció oficialmente que no podía pagar la deuda externa. Eso precipitó la crisis: Juárez Celman renunció y asumió el vicepresidente, Carlos Pellegrini, quien estuvo a cargo del Ejecutivo desde agosto de 1890 hasta octubre de 1892.
Según explica el historiador Felipe Pigna en el sitio elhistoriador.com, Pellegrini puso como condición para asumir la Presidencia que un grupo de banqueros, estancieros y comerciantes suscribieran un préstamo de 15 millones de pesos para hacer frente a los vencimientos externos.
Pellegrini consiguió el empréstito y logró una moratoria para el pago de los compromisos nacionales en los mercados financieros internacionales..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada