martes, 29 de julio de 2014

La mordaza oficial y la imbecilidad de algunos

29-07-2014
29-07-2014 | CARLOS DELICIA | SANTA FE

La mordaza oficial y la imbecilidad de algunos

El informe de Fopea sobre la presión que ejerce la pauta oficial en los medios de Santa Fe corrobora la denuncia que viene haciendo Sin Mordaza desde hace 6 años, pero también desnuda el nivel empresarial  y periodístico de la provincia.

Es preocupante el nivel de presión que ejerce el gobierno sobre los medios santafesinos que reciben pauta oficial. Algunas veces con acciones directas sobre los titulares para minimizar o eliminar noticias que perjudiquen a la gestión. Pero lo más grave es la autocensura que se imponen los periodistas y empresarios por temor al castigo económico.
Fopea denuncia que el gobierno socialista incidió en la diagramación del diario La Capital, que debió cambiar los temas de actualidad y policiales de las primeras páginas, a las del interior porque producía “agenda del día” en los demás medios, perjudicando así su imagen.
Las llamadas telefónicas a los editores o secretarios de noticias de varios medios del interior son una constante; el más resonante fue el caso de Ariel Bulsico, el conductor del noticiero de Canal 5 de la ciudad de Rosario, quien, a través de su cuenta en Twitter, denunció supuestos aprietes del gobierno provincial para no hablar en ese espacio sobre el caso Tognoli. Diás después, por criticar la gestión de la intendenta rosarina Mónica Fein en un portal de poca visibilidad, fue retirado del noticiero por pedido de la Municipalidad.
Pero no sólo instrumentaron la compra de voluntades, en algunos casos con paupérrimas pautas a medios del interior, que al no haber sido considerados nunca por las administraciones anteriores se sintieron reconocidos, aceptando la limosna que ahora no quieren perder.
Pero fueron más allá con los medios díscolos como Sin Mordaza. Al principio, reduciendo la pauta para torcer la línea editorial. Sin resultados concretos, presionaron a los sponsors del multimedio para que no apoyen a un medio hostil, en algunos casos con amenazas de mandar el API.  Como seguimos creciendo, eliminaron la pauta en el portal, uno de los más vistos de la provincia, donde ponemos la otra campana de la información, aún cuando nunca dejamos de publicar todos los partes de prensa del gobierno porque defendemos la pluralidad de voces. Tratamos de hacer un periodismo independiente para que los lectores y televidentes puedan saber la verdad, escuchando todas las versiones y puntos de vista de cada noticia.
Venimos denunciando todo esto públicamente desde el 2008. Lo denunciamos en Adepa y en los medios nacionales pero nadie nos creía o nos ignoraban porque Hermes Binner se había convertido en la esperanza nacional y todos apostaban a su crecimiento.

Imberbes y enfermos frente a un micrófono
No sólo hay que superar la discriminación oficial con la pauta del gobierno, sino que también hay que soportar la acción de algunos colegas que quieren congraciarse con los funcionarios o con sus patrones que son socios de los socialistas, calumniando o difamando a nuestro medio o a nuestros periodistas.
A principio de junio, en un programa de la mañana radial santafesina que responde a los intereses del gobierno, nos trataron de buchones por denunciar a los presos que seguían teniendo celulares dentro de las penitenciarías y además mostraban en Facebook que se drogaban e impunemente exhibían armas. Quisieron hacer parecer que nuestro informe y la identificación de un preso que apareció en un audio que reconocía todo, había sido maltratado y trasladado a Córdoba como represalía por nuestro accionar. Toda una falacia, un armado periodístico con el único fin de injuriarme. La verdad salió a la luz con la publicación el dictamen del juez en abril del 2014 que disponía el traslado. Nada dijeron al respecto. Si fueran gente de bien hubieran reconocido el error. Al contrario, mandaron a los familiares del detenido a amenazarnos. Después uno de ellos salió a denunciar amenazas públicamente de modo que el mundo político se solidarizó. Pero ese pseudo periodista no contó la verdad de dónde provino esa amenaza, si fue por comentarios periodísticos o acciones personales.
Como nada les sale bien, ahora fueron por una foto que sacó un abogado que estaba invitado en un encuentro de empresarios y directivos periodísticos con Domingo Cavallo, donde el ex ministro contó su visión sobre hechos del pasado y su análisis sobre el presente. Este profesional, devenido en fotógrafo, que es parte del binomio que defiende al periodista antes mencionado de sus travesuras penales (fue condenado por quedarse con cheques de una empresa periodística), les hizo llegar una foto del encuentro donde se me ve junto a un joven empresario del sector lácteo que viene apostando a la generación de trabajo y al crecimiento industrial. Dejo de lado las cosas que se vertieron sobre mi persona porque estoy acostumbrado, pero es injusta toda la difamación realizada sobre Darío Benítez por el sólo hecho de haber suscripto un acuerdo con Marcelo Vorobiof del Puerto de Santa Fe, donde además de realizar una fabulosa inversión que da trabajo al gremio de la construcción, y en el futuro a muchas personas más que trabajarán en ese lugar, sin que esto le haya significado una quita del alto canon que ya abona.
Para estos mercenarios de los medios, escuchar a Cavallo para hacerle una entrevista en exclusiva es un crimen de lesa humanidad. Firmar un convenio con Vorobiof, como lo han hecho casi todas las empresas del puerto y el mismísimo gobierno de Córdoba, es sinónimo de ilegalidad.

Los propietarios del mencionado medio, por acción u omisión, también son responsables por habilitar el micrófono a imberbes y enfermos que no miden las consecuencias. Pero si hay justicia serán ellos quienes paguen los daños ocasionados, porque los autores son insolventes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada