jueves, 31 de julio de 2014

el sampam que ahora es sam parte y vorobiof nunca aclaro que pago o donde esta el millon y medio de dolares de los 340 dias que estuvo usando el puerto

HASTA INDIA

Un marinero santotomesino se va mañana con el Sampan

 Se llama Marcelo Acosta: era el sereno del buque y desde hace un mes es uno de sus marineros. Mañana zapará hacia India, en una travesía de 45 días hasta el puerto de Bombay.

Suelten amarras... Desde mañana cambia el paisaje en el Puerto de Santa Fe. Se va el Sam- Foto:Guillermo Di Salvatore


Florencia Arri
farri@ellitoral.com


Olor a hierro, a nafta y a grasa. Eso fue lo que sintió Marcelo Acosta la primera vez que subió al buque Sampan. Fue hace un mes, cuando llegó para ser su sereno. Hoy dice que ese olor es parte de él: se unió a la tripulación como marinero, y mañana partirá con el navío hacia Bombay en una travesía de 45 días de olor a hierro, nafta y sal.

La decisión fue una invitación del nuevo dueño del buque, Santosh Biswas, un magnate hindú de trato sencillo que hace un mes pasó por Santa Fe para conocer su inversión y a la tripulación que lo llevará a destino. Con su inglés rudimentario, Marcelo Acosta fue el nexo entre la ciudad y los extranjeros que no hablan español. La tarde del jueves 26 de junio, mientras hacían compras en un supermercado, Acosta escuchó una propuesta que cree no va a olvidar: “¿Querés venir a Bombay?”.

Dice que no lo dudó. Que pensó en su papá, un prefecto retirado que navegó siempre en aguas nacionales y no llegó a altamar. Imaginó timonear un buque de gran porte y, más que nada, “el momento de llegar allá”. Si bien la paga es menor a lo que ganó como sereno, firmó contrato como Marinero de cubierta por 8 meses. “No lo hago por la plata sino por la experiencia -explicó sonriente-, creo que nunca voy a volver a tener esta oportunidad”.

Un argentino entre hindués

Acosta tiene 27 años. Es de Santo Tomé, de barrio Villa Adelina, ya es marinero y estudia Biodiversidad. Llegó al buque hace un mes, como sereno de relevo de Marítima Maruba SA, antes de que se vendiera, y sus nuevos dueños le pidieron que se quede en él. 

Con sus pocas herramientas de inglés, entabló amistad con los veinte hindúes que este mes poblaron el barco y lo pusieron en condiciones. “Son sencillos y trabajadores, cada uno tiene su humor y educación, son buena gente”, destacó.

Enfundado en su mameluco naranja, Acosta es una de las tres personas que tomará el timón del buque en altamar, en turnos de 8 horas. “El desafío será aprender los comandos en inglés, porque hablo poco; pero va a ser también lo más lindo”, explicó. A bordo no tendrá Internet: espera conectarse con su familia en las dos paradas que el buque hará en Montevideo y en la isla Maurice del sur de África. 

Al mirar hacia adelante, imagina como desafíos “conocer otra cultura, sus comidas y tradiciones; hacer la experiencia de navegar hasta India y quizás conocer un poco al llegar”. El regreso está asegurado: como parte del contrato, ya tiene su pasaje aéreo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada