sábado, 26 de julio de 2014

El socialismo y la UCR analizaron posibles reformas a la ley electoral hacia 2015

El socialismo y la UCR analizaron posibles reformas a la ley electoral hacia 2015

En la reunión surgió la posibilidad de retocar el sistema de boleta única, una vieja aspiración del diputado Mascheroni que, incluso, en algún momento se transformó en proyecto de ley.

Boleta única. Algunos dirigentes ven con buenos ojos el regreso de la boleta sábana a gobernador y diputado.
Por Mauricio Maronna / La Capital
Dirigentes del socialismo y de la UCR comenzaron a evaluar la posibilidad de reformar la ley electoral para incorporar la exigencia de un piso de votos en las elecciones primarias a diputado provincial, modificar la boleta única para unir las categorías de candidatos a gobernador y diputado, y evaluar la aplicabilidad de la gratuidad de las campañas en radio y televisión.
Al margen de prevenciones, ventajas políticas y escenarios subjetivos, un hecho pulimentado trastocará el escenario de normalidad electoral: la enorme proliferación de listas que se prevé para las categorías a legislador provincial y concejal. Atento a eso, otra vez se mencionó en la reunión la posibilidad de retocar el sistema de boleta única, una vieja aspiración del diputado radical Santiago Mascheroni que, incluso, en algún momento se transformó en proyecto de ley.
"Hablamos de todo eso, pero la realidad es esta: tenemos que encontrar alguna forma de evitar que cualquiera se presente a elecciones con la facilidad que se le otorga de no tener piso en las primarias, de que el Estado le imprima las boletas y, además, le pague la campaña electoral. No es un intento de limar las chances de nadie, es un acto de sentido común", dijo un diputado presente en la reunión bilateral.
Publicidad de campaña. El ministro de Gobierno, Rubén Galassi, relativizó el contenido de la reunión pero recordó que en su momento la Dirección Nacional Electoral comunicó al gobierno provincial que en las provincias sólo habrá espacio gratuito en radio y televisión para las candidaturas a gobernador y a legisladores provinciales cuando sean simultáneas con las nacionales, algo que no sucederá en 2015, ya que Santa Fe elegirá a sus autoridades con anticipación.
Ante esta situación, el ministro cree que la única posibilidad de que los partidos puedan acceder a publicidad electoral es modificando la denominada ley Rubeo, que prohíbe a los partidos políticos contratar espacios en radio y televisión. En las elecciones a intendente y concejal de 2013, y por única vez, el gobierno decidió por decreto contratar los espacios con los medios y luego cederlos a los partidos. LaCapital pudo saber que la Casa Gris debió desembolsar 24 millones de pesos. De acuerdo a otros testimonios, en la reunión entre radicales y socialistas, Galassi trazó una estimación superior hacia 2015, cercana a los 120 millones de pesos.
Cuando se lo consultó al ministro sobre una eventual modificación a la boleta única, fue enfático en señalar que desde el oficialismo "no hay ninguna observación para hacerle al sistema" y recordó que el socialismo impulsó y aprobó el actual modelo electoral.
A la hora de las estimaciones, los dirigentes del Frente Progresista recordaron a este diario que cualquier iniciativa destinada a producir cambios en la ley electoral encuentra una primera barrera matemática: la coalición es minoría tanto en Diputados como en Senadores.
Pero, adentro mismo del Frente aparecen voces disonantes. "Retroceder en el financiamiento público de las campañas electorales, es abrir la puerta a que el dinero del juego y el narcotráfico las financien. La ley provincial junto a la ley nacional son un avance en un tema que está en cualquier recomendación sobre la prevención de la influencia del dinero ilícito. Que en nuestra provincia, que requiere el esfuerzo y la decisión de todos para combatir el narcotráfico y el dinero ilícito, se piense en derogar o restringir esa ley, merece el más contundente de los rechazos. Por el contrario deberíamos ampliar los alcances y la efectividad de la norma", apostrofó el diputado nacional y presidente de la Coalición Cívica, Pablo Javkin.
Tampoco en la Unión Cívica Radical hay posiciones coincidentes sobre la posibilidad de pegar la boleta a gobernador con la de diputado. "El sistema electoral vigente fue aceptado por la gente con mucha naturalidad, y toda modificación sería un retroceso de imposible explicación. La boleta única le ha garantizado a los ciudadanos santafesinos mayor transparencia, mejoró las posibilidades de participación de agrupaciones política mas chicas, y abrió los partidos políticos hacia un proceso de mayor apertura y renovación", dijo ayer el diputado provincial Maximiliano Pullaro, tomando distancia de correligionarios suyos que sí están a favor del regreso de la boleta sábana.
Piso electoral. Respecto de la instalación de un piso electoral para ingresar al Sistema D'Hont de parte de las listas que compitan en las elecciones a diputado provincial, los antecedentes juegan a la hora de las valoraciones. Muchos prefieren conformar listas propias antes que consensuar nóminas, sabedores de que en la general quedarán posiciones expectantes sin tener que negociar con las referencias partidarias. En 2011, Carlos Del Frade cosechó 60.426 votos y, sin embargo se quedó afuera de la Legislatura por la aplicación del D'Hondt respecto de las 22 bancas que le correspondían a la minoría.
Se habla mucho por estas horas entre quienes evalúan ir con listas propias a las Paso del Frente Progresista o las del peronismo el antecedente de Juan Carlos Millet, quien sí ingresó a la Legislatura —con 33.753 mil votos— tras haberse presentado con una lista propia en la interna por afuera de la oficial
La explicación práctica del engorroso sistema aclara las cosas. Actualmente se aplica sólo el sistema D'Hondt. Eso implica que los números de votos de la lista se dividen por 1,2,3 hasta 28. Si una lista —dividiendo por uno— le gana a la división 23 de otra, entra el primero de esa lista en el lugar 23 de la nómina común que va a la general. De haber piso en primarias, se requiere pasar el porcentaje para poder entrar a la división. En la práctica concreta, si el piso que se exige en las Paso es del 20 por ciento se necesita cosechar, al menos, una quinta parte de los votos de la otra lista.
Al margen de rechazos y adhesiones y reuniones pretendidamente reservadas, la clase política comienza a sacar números y hacer proyecciones camino al 2015. Las semanas y meses por venir dirán si la boleta única y el sistema electoral serán retocados o todo quedará como hasta aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada