miércoles, 23 de julio de 2014

mas que juez de falta, en falta

Un juez de Faltas municipal está a un paso de ir a juicio por estafa

Como abogado, engañó a sus clientes y les hizo cobrar una indemnización varias veces menor a la que correspondía. Habría pruebas suficientes para inculparlo.

Esta semana se ratificó el procesamiento por estafa sobre Sergio Bonetto. (foto: Sebastián Suárez Meccia)
Por Claudio González / La Capital (cgonzalez@lacapital.com.ar)
La Cámara Penal ratificó el procesamiento por el delito de "estafa" de un abogado que se desempeña como juez de Faltas de la Municipalidad de Rosario. El letrado quedó a las puertas de un juicio tras al hallarse pruebas suficientes para sospechar que engañó a sus clientes, hijos de un hombre que murió en un accidente en 2001, a quienes en una "inadecuada representación" los indujo a cobrar una indemnización varias veces menor a la que les correspondía, y de la cual incluso reguló excesivos honorarios.
La denuncia contra el letrado, radicada en noviembre de 2012, corresponde al desprendimiento judicial de un fatal accidente de tránsito ocurrido el 2 de febrero de 2001. Ese día, Ricardo C. Gallardo circulaba en su bicicleta hacia el sur por el carril lateral oeste de bulevar Rondeau.
Al llegar a Puccio, y con luz de giro verde del semáforo, dobló y traspuso el carril central, donde fue embestido por un automóvil VW Polo que circulaba en igual sentido que Gallardo e ignoró la luz roja del semáforo. El ciclista sufrió heridas graves y murió el 16 de abril.
La viuda de Gallardo (ya fallecida) contrató a Sergio Bonetto para que litigara en la causa civil contra el conductor y la compañía de seguros Federación Patronal, por los daños y perjuicios derivados del siniestro.
Durante la tramitación del juicio se comprobó la culpa del automovilista. En mayo de 2012 el Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual Nº 2 lo condenó —y subsidiariamente a la compañía de seguros— a resarcir a los deudos con 790 mil pesos más los intereses acumulados desde el momento del accidente, lo cual arrojó una cifra cercana a los 2 millones 200 mil pesos.
Dilatar los tiempos. No obstante, el abogado dilató dar a conocer la novedad del fallo a sus clientes y los detalles de la sentencia. Recién en octubre de 2012 les dijo que la compañía de seguros les había ofrecido 270 mil pesos en dos cuotas, una cifra muy inferior a la que ordenaba la resolución judicial.
Los hijos del ciclista pidieron que se mejorara esa oferta. Entonces, el abogado los citó el 5 de octubre en el Banco Galicia (sucursal Paseo del Siglo, Córdoba 1851), donde se concretó el pago en cuatro paquetes que contenían fajos de billetes por 82 mil pesos cada uno (328 mil pesos en total), y les hizo firmar un recibo donde se alteraba el pacto por la cuota litis.
La noticia reveladora. El obrar del profesional quedó al descubierto días después, cuando un familiar de las víctimas leyó en La Capital la publicación periodística del fallo contra el conductor, donde se hacía referencia al monto resarcitorio.
Tras advertir la maniobra, los hijos de Gallardo denunciaron el hecho en Tribunales. La investigación recaló en el juzgado de Instrucción Nº 1, donde se dictó el procesamiento de Bonetto sospechado del delito de "estafa".
Hace pocos días la sala III de la Cámara Penal confirmó la resolución, que refiere a la "marcada desproporción en el monto/porcentaje (1/3 aproximadamente) entregado a los actores en el pleito por daños y perjuicios", argumenta el juez revisor Guillermo Llaudet Maza, posición compartida por sus colegas Georgina Depetris y Otto Crippa García.
Bajo ese razonamiento, entienden que "el juego de duración del proceso, fechas de las constancias y autorizaciones, montos sucesivamente involucrados, habilitan una lectura defraudatoria", como se sostiene en la resolución de procesamiento.
Apuntan que "los involucrados han firmado múltiples constancias documentales, pero nada explica por qué no firmaron el convenio del que claramente surgía un monto que hubiera, al menos, resultado tan necesario de explicar como el que apareciera en el diario".
El procesamiento del abogado rosarino "probabiliza que tal circunstancia se da en tanto corona una deliberada actividad de inducción a error del abogado a sus clientes, y ello, en función de los elementos existentes en la causa, no luce arbitrario ni descabellado", refieren los magistrados al confirmar el procesamiento que pone al abogado y juez de Faltas de la Municipalidad de Rosario al borde un juicio.
“Privilegió sus honorarios”
“Podría pensarse que en una inadecuada representación se descuidaron los intereses confiados. Es decir, Bonetto privilegió la defensa de sus honorarios por sobre los intereses de sus clientes, y entonces obtuvo un reconocimiento de honorarios que prácticamente duplicó lo obtenido en la puja transaccional por el capital e intereses del pleito”, concluye la Cámara Penal sobre la cuestionada conducta del letrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada