miércoles, 26 de diciembre de 2012

del blog de artemio lopez

desmintiendo a los lenguaraces







Contra los sostenido por las operaciones cruzadas en los medios tradicionales y el discurso público de los gurúes lenguaraces , en Ramble siempre dijimos que no se desprendía de las palabras de la Presidente que existiera la mínima posibilidad de reapertura del canje y asignación de un tratamiento similar a los buitres que el que recibieran los acreedores de deuda que ingresaron en tiempo y forma a los dos llamados para el canje de deuda.


El Gobierno presenta su posición ante la Corte de Apelaciones en Nueva York

La exposición será el viernes, dentro del juicio que enfrenta el país contra los fondos buitre y que tendrá su punto máximo el 27 de febrero cuando las partes participen de una audiencia destinada a revisar el fallo del juez Griesa.


vamos a los súper o ooooo!




"Habré llamado al 911 unas siete veces. La policía llego recién 3 horas después. Cuando vinieron, dieron una vuelta, tiraron un par de tiros al aire y dijeron que se habían quedado sin balas"


Sobre la organizaciòn de los saqueos como parte de la operación de desgaste sobre el Gobierno Nacional que se desarrolla en frentes diversos , no cabe duda.

La ausencia de condiciones políticas y sociales para realizar saqueos son contundente y se señalaron acá . Mientras las responsabilidades penales se estudian, la mirada en la ineficacia para desactivar la maniobra e impedir su lógica expansión.


Laura Valle supo del saqueo a las nueve y media de la noche del jueves, cuando uno de sus hermanos la llamó para avisarle. Salieron con sus padres en un camión. Al llegar continuaba el traqueteo de mercadería. Eran cientos, una muchedumbre a la que se había sumado gente de los barrios cercanos, algunos clientes de la feria. “Así que le dije a mi papá, vos pisalos. Si tenés que pisarlos, pisalos”, cuenta. Y corrió a su puesto, esquivando a los saqueadores en la oscuridad. Solo alcanzaba a escuchar los gritos con los que se avisaban qué quedaba por robar, cómo seleccionar lo que se llevarían: “allá están los jeans”, “en este puesto hay juguetes”, “aquel tiene ropa de mujer”, como el de Laura.

Llegó al puesto demasiado tarde: se habían llevado los 50 mil pesos de mercadería que pensaba vender este fin de semana, los maniquíes y hasta la pelota de su hijo. “Yo tenía una impotencia terrible. Ganas de llorar y, al mismo tiempo, de matarlos. Agarré el fierro con el que trabo la puerta y los saqué a todos a los fierrazos”, cuenta esta estudiante de derecho que ahora no sabe cómo hará para pagar las dos cuotas que debía en la Universidad de Zárate, de dónde sacará para volver a comenzar con su negocio. Tiene 22 años. Es fuerte. Por su hijo de dos, dice, no se dejará vencer.

Casi toda la familia Valle ha invertido en la feria de Campana. Laura corrió de su puesto ya saqueado al de su madre, donde ya habían arrasado. En el de su cuñada no habían terminado con la tarea, así que se apostaron allí junto a su padre y su hermano. “Un par de pibes me quisieron pegar y les partí el fierro en la espalda”, recuerda. Recién a la una de la mañana llegaron los dos policías bonaerenses a los que también vio por su lado Alicia. Laura dice que comenzaron a arrear a la gente con buenos modales: “Bueno, chicos, vamos, vamos”. Laura se indignó: “¿Qué mierda estás haciendo, no ves que nos acaban de robar?”. La pareja de bonaerenses se excusó: dijeron que tenían solo seis balas y que ante semejante multitud no podían hacer nada. Así como llegaron se fueron. Para entonces el rumor entre los feriantes saqueados era que la Gendarmería había cortado la ruta 6. Que en la Panamericana había varios móviles pero que no se movían.

Una fuente del ministerio de Seguridad explicó ayer que “estaba previsto un dispositivo especial en atención a una alarma. Se suponía que iban a saquear supermercados chinos. Gendarmería encontró la ruta bloqueada a efectos de frenar la llegada de la fuerza a los lugares de los saqueos”. La multitud organizada que llegó a la Feria de la Ruta 6 venía de saquear parcialmente el supermercado Yaguar y lo había intentado con el Carrefour y el Maxiconsumo. Allí, unos 200 policías habían disparado balas de goma y lograron dispersarlos. Fue entonces cuando los saqueadores continuaron su camino hacia la feria...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada