jueves, 30 de enero de 2014

Cómo sobrevivió la médica perdida en la selva de Jujuy

Cómo sobrevivió la médica perdida en la selva de Jujuy

Mientras siguen buscando a su marido, perdido desde hace ocho días, la mujer continúa internada.
 

0
 Comentarios 
| Este artículo fue leído 
6
 veces
Lía sigue internada en estado crítico. Está consciente pero en estado de shock.
Lía sigue internada en estado crítico. Está consciente pero en estado de shock. | Foto: Gentileza El Tribuno de Jujuy
Mientras esta mañana reanudaban la búsqueda del médico platenseMario Bidenost, extraviado desde hace ocho días en el parque nacional Calilegua, en Jujuy, se conocieron detalles de cómo hizo su mujer, la ginecóloga Lía Constantino, para sobrevivir los siete días que estuvo perdida entre los senderos de la selva, deambulando para buscar ayuda.
Si bien la mujer continuaba anoche en “estado de shock”, y seguía en estado crítico, algunos de sus dichos y algunas pistas de los rescatistas permitieron hacer una reconstrucción aproximada de sus días en la selva.
Por la mañana, cuando fue rescatada, Lía había dicho a los policías que mientras recorría la selva con su marido se cayeron a un barranco, ella encima de él. Y que él sufrió golpes que le impedían movilizarse. Por eso ella caminó hasta el auto donde dejó un mensaje en uno de los vidrios sucios, sobre el que escribió: “ayúdennos”. Luego intentó volver a donde estaba su esposo, pero se perdió.
Otra de las versiones indican que ella iba soltando frases sueltas, en medio del estado de shock en el que se encontraba cuando la hallaron, y que entre ellas dijo: "Mi marido fue al baño". Por lo que se presupone que Mario se cayó cuando intentó orinar.
Después de escribir el mensaje en el auto y comenzar a caminar en busca de su esposo, al principio Lía escuchaba la voz del marido, pero al parecer el eco la confundía porque nunca pudo encontrarlo, según relató Sebastián, un efectivo de la división Rescate y Salvamento del cuerpo de bomberos de Jujuy, indica La Nación.
Después dejó de escucharlo y empezó a caminar sin rumbo. Tanto que fue hallada a 6 o 7 kilómetros del lugar donde habían dejado estacionado su auto. Así estuvo siete días, caminando sin comida y con lo que llevaba puesto: un short de jean, una remera y calzado de montaña. La pareja se perdió el martes 21, y el fin de semana, para colmo, comenzó a llover y el clima cambió y refrescó muchísimo.
Los rescatistas calcularon Lía que logró sobrevivir tantos días comiendo algunas frutas y tomando agua de los ríos, además de cobijarse en improvisados refugios naturales.
Anteayer, después de varios días de búsqueda, encontraron una media de la mujer y, más adelante, un mensaje que la médica grabó en una piedra, según contó a La Nación otra rescatista, Melina.
El mensaje decía: "Los indígenas me dejaron morir. Lía". Nadie lo entendió, pero la rescatista destaca que la mujer se encontraba en shock.
Bajo la piedra escrita había un hueco. Los rescatistas notaron que la mujer había pasado una noche en ese refugio natural y más adelante, río arriba, la encontraron.
La mujer fue encontrada a la vera del río San Francisco, sentada. Apenas balbuceaba y no tenía noción del tiempo y el espacio. Deliraba. Estaba helada, pero sentía calor. Tanto que se quejaba cuando la envolvieron con una frazada. "Es porque sufría una hipotermia crítica. En un momento empiezan a sentir calor, somnolencia", contó Sebastián, un rescatista que la abrigó.
Lía continúa internada en el hospital Oscar Orias de Libertador General San Martín, donde ayer había sido ya visitada por familiares, entre ellos sus dos hijas Aldana, de 25 años, y Yamila, de 27, que apenas se perdieron sus padres viajaron desde La Plata a seguir de cerca la búsqueda.
Su estado de salud mejoraba, seguía siendo hidratada y aún tenía dificultades para comunicarse. “Está consciente pero por momentos se pierde en el espacio y el tiempo”, dijo secretario de Seguridad de la provincia, Jorge Zurueta.
Anoche, pasadas las 20, un grupo de funcionarios comenzó a entrevistarse con la mujer a fin de recabar datos que pudieran colaborar con el trabajo de los rescatistas.

Mientras tanto, los rescatistas siguen buscando contrarreloj a su marido. Después de toda la búsqueda de ayer, las caras (primero animosas con el hallazgo de Lía) comenzaron a mostrar preocupación. Sin embargo, el fiscal de la causa, Ernesto Resúa, se mostraba optimista: "La zona selvática en la cual se perdieron hace que la supervivencia sea muy posible". 

A la búsqueda, en medio de una llovizna copiosa que difucultaba las tareas, se sumaron ayer efectivos de la Policía Bonaerense, que llevaron perros adiestrados en el rastreo de personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada