lunes, 27 de enero de 2014

Qué hacer con nuestro dinero en 2014

CONOMÍA

Lunes, 27 de enero de 2014

Qué hacer con nuestro dinero en 2014

En los momentos más complejos de la economía es cuando más esfuerzos debemos hacer para tomar decisiones que no impacten negativamente en nuestro patrimonio. Los próximos dos años se juegan muchas cosas desde el aspecto político y con cambios relevantes –a la corta o a la larga– en lo económico. Entonces, ¿qué debemos hacer con nuestro dinero?

Web, foto ilustrativa,WEB, FOTO ILUSTRATIVA,
CONSUMO: Consumir o adelantar consumo es una de las estrategias que muchas familias utilizan para ganarle a la inflación. Es simple: ¿por qué COMPRAR algo más adelante y asumir un aumento si puedo disfrutar del bien hoy? Sin embargo, no todo consumo es realmente un buen negocio. Podemos distinguir tres tipos diferentes: consumo por necesidad, por oportunidad o por descarte. El consumo por necesidad no es cuestionable: adquirir algo que necesito o que realmente deseo es una decisión PERSONAL. El más peligroso es el consumo por descarte, CUANDO compramos algo que no queremos y tampoco necesitamos porque no sabemos qué hacer con nuestro dinero. En este caso, perdemos la gran oportunidad de construir un capital destinando el dinero en forma equivocada. Debemos comprar bienes que nos permitan incrementar el patrimonio familiar y que puedan transformase en dinero con facilidad, mantener el poder adquisitivo u obtener una renta o ganancia.

2014 añoEndeudamiento: Contraer deuda en pesos puede ser una buena opción para capitalizarnos, siempre y cuando encontremos tasas de interés atractivas en pesos a tasa fija y un destino inteligente. Hay que tener mucho cuidado con los préstamos indexados, aquellos que nos “regalan unos años a cuota fija” y luego ajustan, por ejemplo, con la evolución de la tasa Badlar: en el futuro, las tasas pueden aumentar y crecer por encima de la inflación. Recordemos, además, que el país lleva varios años con tasas de interés negativas. Además de la indexación y comparar las tasas que ofrecen los diferentes bancos, en caso de endeudarnos en forma privada es aconsejable evitar asumir cuotas en dólares o que se ajusten por el tipo de cambio oficial: de existir un desdoblamiento cambiario, podemos llegar a pagar un costo muy alto. Para quienes están averiguando para comprar una propiedad financiada en cuotas, es preferible asumir un costo de financiamiento a través del índice CAC (Cámara Argentina de la Construcción) en lugar de cuotas en pesos según la evolución del tipo de cambio oficial, que debería ajustar por encima de la inflación en los próximos años.

Inversión: ¿Qué pasará con el dólar oficial y el paralelo? El primero está atrasado, de eso no hay ningún tipo de dudas, pero no significa que la devaluación se produzca en base a las necesidades de cada sector. Devaluar en el orden del 40 % en este escenario de tantos desequilibrios económicos puede generar más perjuicios que beneficios, incrementando las expectativas inflacionarias; pero, por otro lado, tener atraso cambiario sistemático lleva a una economía recesiva. El Gobierno no quiere devaluar a los niveles que necesita la economía porque con un tipo de cambio más alto se necesita un mayor esfuerzo fiscal para enfrentar el déficit energético, y debería trasladar un aumento de tarifas mucho más alto. Además, con los niveles de inflación, la mejora de competitividad por el ajuste del tipo de cambio, si los precios en pesos se mueven en la misma dirección, el efecto se neutraliza. Todo indicaría que el escenario será de sueldos que crecen por debajo de la inflación y de la devaluación, y un mercado paralelo que mantendrá la brecha cambiaria –con variaciones– en forma sostenida (no creo que sea inferior al 40 %). En realidad, son tantos los frentes a atacar que el cepo cambiario es el menos importante.

Ahora bien, existen tres grupos grandes de inversión y sus variantes. Veamos las oportunidades:
a) Negocio inmobiliario: Comprar lotes, departamentos, cocheras, construir o refaccionar en pesos sigue siendo una gran opción, en especial para que quienes tienen dólares se los guarden y paguen en pesos sacando una ventaja frente a un incremento del verde a futuro. Las propiedades nunca caen medidas en pesos: al contrario, cada día necesitamos mayor cantidad de pesos para adquirir un metro cuadrado. Comprar en estos MOMENTOSes una excelente forma de capitalizarnos. Pero debemos ser selectivos: buscar zona, calidad, precio y financiamiento en pesos al mayor plazo posible.

b) Mercado de capitales: Existen grandes oportunidades para pequeños y grandes inversores, como invertir en títulos públicos en dólares (invierto en pesos y me pagan interés y capital en la divisa estadounidense), caso del Boden 2015 o Bonar X. Los bonos dollar linked que siguen la evolución del tipo de cambio oficial son una opción a considerar que puede duplicar lo que paga un plazo fijo (la desventaja es que no replica el valor del paralelo y, ante una mayor brecha, quedamos desprotegidos). También se puede optar por los fondos comunes de inversión dollar linked, que son interesantes para abandonar el plazo fijo y mejorar la rentabilidad de los pesos. Vale considerar también las acciones de empresas que se puedan beneficiar por un aumento del tipo de cambio (exportan y cobrarían más pesos por cada venta): a mediano plazo, Molinos, YPF, Siderar, Petrobras Argentina y Aluar. Para los amantes del riesgo, sugiero invertir en TVPE (cupones atados al crecimiento del PBI en su versión en euros) o estar “vendido” en el mercado de futuros de oro para junio y/o diciembre de 2014 esperando una caída del metal.

c) Economía real: Dicen que hay que invertir en aquellos negocios que se encuentren atrasados. Y el ganadero es uno de ellos: se puede invertir de forma tradicional o a través de fideicomisos privados desde $ 25 mil. Es un negocio para entrar hoy y esperar: en dos o tres años podemos obtener una rentabilidad en pesos de entre 25 % y 30 % y con un riesgo moderado. Salvo por necesidad, no es el mejor momento para emprender un negocio desde cero: el empresario se enfrenta a costos más altos y con menores ingresos para cubrirlos. Iniciar un negocio hoy puede ser un dolor de cabeza mañana.

La clave
No acumular pesos sin invertir: tener pesos inmovilizados es la peor de las decisiones. Invertirlos en instrumentos dolarizados (por lo menos un 50 %). Puede ser posicionarse directamente en dólares o en inversiones relacionadas con el dólar (bonos, metales, commodities, construcción, algunas acciones). Es lo más recomendable cuando el tipo de cambio crece por encima de la inflación.

Fuente: Cronista Comercial

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada