viernes, 31 de enero de 2014

Los extraños episodios del sucesor de Moreno que preocupan a la Rosada
LPOEl encargado de negociar precios e importaciones habría sufrido al menos tres cuadros de estrés agudo.
El secretario de Comercio, Augusto Costa, está generando una enorme preocupación dentro del Gobierno nacional y, principalmente, en Axel Kicillof, su jefe político y quien le encargó la dura tarea de ser el sucesor de Guillermo Moreno.
Según información a la que accedió La Política Online, desde que asumió en su nuevo cargo Costa habría tenido al menos tres episodios de estrés agudo que las fuentes definen como "ataques de pánico", aparentemente producto de las enormes presiones que está sufriendo en una función en la que convergen varias de las cuestiones más urgentes de la economía.
Uno de esos episodios, relatado a este medio por fuentes gubernamentales, se produjo cuando funcionarios se acercaron a su oficina para llevarle unos expedientes para que firme y optaron por retirarse ante el visible estado de nerviosismo del secretario.
En la oficina de Costa se acumulan todas las cuestiones vinculadas a la inflación, como los controles de precios. Pero también tiene que enfrentar las presiones de los empresarios que reclaman las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) para romper el cerco que impuso Moreno.
Esas cuestiones, agravadas en los últimos días por la devaluación del peso, constituyen nudos gordianos de la economía argentina y ejes centrales para sostener el modelo económico del kirchnerismo. Es por eso que el puesto de Costa se ha convertido en una auténtica silla eléctrica, con presiones cruzadas de todo tipo.
Costa llegó a la Secretaría de Comercio con el objetivo de dejar atrás los vicios impuestos por Moreno en el área y desde el entorno de Kicillof se encargaron de difundir que no se trataba de un “blando” y que desde hace tiempo venía realizando una compleja investigación sobre el tema de los precios.
Pero la realidad fue mucho más compleja que las planillas de Excel, que quedaron obsoletas con el aceleramiento de la inflación, y Costa parece no poder pilotear el barco. Además, los empresarios parecen aprovecharse de la ausencia de Moreno para apurar los aumentos. La advertencia pública de Alfredo Coto fue una clara señal de eso.
En los pasillos de Economía coinciden en que el joven funcionario está sobrepasado y ha tenido problemas con cuestiones tan básicas como la delegación de la firma, lo que revela una enorme falta de experiencia en el manejo administrativo que requiere su cargo.
Pero también notan su inexperiencia en el trato con los empresarios. En una reunión realizada recientemente, Costa recibió a representantes del sector lácteo para discutir el precio de sus productos. 
Una vez alcanzado el acuerdo, uno de los empresarios le explicó que debían sumarle el precio del IVA a los productos. "No, eso es problema de ustedes, manejenló", respondió Costa a los gritos, de acuerdo a la reconstrucción que hizo uno de los presentes en diálogo con LPO. "¿Cómo que lo manejemos? El IVA hay que pagarlo, ¿qué querés que hagamos?", le respondieron.  "Se puede manejar, manejenló", insistió el secretario de Comercio, ante la sorpresa de sus interlocutores.
Por otro lado, los importadores reclaman que Costa cumpla su promesa de facilitar las DJAI y denuncian que actualmente están absolutamente paradas. El funcionario puso en marcha un sistema online que dejaría en el olvido las discreciones de Moreno para dar las autorizaciones, pero no estarían liberando ninguna.
Como si fuera poco, en el equipo de Kicillof hay una idea de frenar todas las importaciones por un mes para equilibrar la balanza y frenar la salida de dólares. Se trata de una idea más que peligrosa porque implicaría una paralización de buena parte de la industria, que ya por estos días sufre la subida del dólar.
“Con Moreno por lo menos se podía hablar”, sostienen los empresarios del sector. “Costa está guardado, no habla con nadie”, concluyen. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada