sábado, 22 de febrero de 2014

di tulio no convoca a la mitad de los diputados que esperan para cambiarla

Crece la bronca con Di Tullio pero miden el "costo político" de desplazarla
Por Mauricio CantandoLa cuestionan sus pares del interior y de La Cámpora por sus ausencias y falta de conducción.
Juliana Di Tullio está cada vez más cuestionada en el bloque kirchnerista, donde le critican su falta de conducción y, aunque nadie habla de su salida, ya especulan sobre quiénes serán los que lleven la manija de la bancada cada vez que dé pasos en falso.
La diputada reaccionó con ira cuando se hizo público ese malestar, que llegó a la Casa Rosada y se reflejó en la visita que hizo a la Cámara de Diputados el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli. “Defiendan al Gobierno con alegría”, fue el mensaje del funcionario de Cristina.
Di Tullio llegó a esa reunión aún enfurecida. Había decidido postergar para la semana que viene la definición de las comisiones, una tarea que en realidad venía llevando a cabo la secretaria Parlamentaria María Teresa García.
Celosa, no le hizo lugar en la reunión que tuvo con el radical Mario Negri y otros jefes de bloque, a quienes les pidió demorar definiciones.
El "costo" de reemplazarla
El fastidio de Di Tullio ya es motivo de preocupación en todos los frentes de la bancada y también llegó a La Cámpora: Andrés “Cuervo” Larroque y Eduardo “Wado” De Pedro admitieron en reuniones que quizá no hayan elegido a una autoridad del bloque a la altura de las circunstancias. 
El problema es que para la Casa Rosada cambiar a Di Tullio casi equivaldría a reconocer un error político y se sabe que el kirchnerismo no es muy afecto a la autocrítica.
Para los protegidos de Cristina Kirchner el reemplazo natural sería García, pero saben que si dan ese paso aumentan la furia de los diputados del interior que reclaman ese lugar.
Son los molestos de que tanto la presidencia de la Cámara como la jefatura de bloque hayan quedado en manos de la provincia de Buenos Aires.
Los dos grupos que animan el bloque Frente para la Victoria son “Los bonaerenses” y los “del interior”. Los primeros, liderados por Carlos Kunkel, Diana Conti y García, se juntan en una peña semanal para repasar los temas de actualidad.
Surgido hace ocho años por diputados de las provincias norteñas, el otro sector conforma el colectivo “El norte grande y regiones argentinas”. Hacen reuniones mensuales donde los temas que prevalecen son los de las provincias.
Hoy lo integran entre otros Juan Carlos Díaz Roig (Formosa), Julia Perié (Misiones), Griselada Herrera (La Rioja), Juan Carlos Dante González (Mendoza) y José Uñac (San Juan), entre otros.
Julián Domínguez supo de esa conferencia y gestionó su participación y la de Di Tullio, para que la tensión no sea tan evidente.
Un cambio forzado
Esta mañana Juliana Di Tullio decidió hablar con la prensa, aun cuando hasta diciembre su idea era no abrir la boca y ni siquiera quería recibir diarios en su despacho.
Lo curioso es que eligió hacer su presentación pública en el programa de Marcelo Longobardi en radio Mitre, o sea, con el Grupo Clarín que tanto cuestionó cuando como presidenta de la Comisión de Comercio llevó adelante la estatización de Papel Prensa.
Consultada sobre el proyecto de Héctor Recalde para aumentar sanciones a supermercados que no cumplan con acuerdos de precios, Di Tullio admitió que desconocía el texto.
“No tengo una opinión formada. Será analizado en el bloque. No es ni más ni menos que un proyecto firmado por un diputado”, se desentendió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada