martes, 25 de febrero de 2014

el vendedor de violencia henrique capriles

Henrique Capriles descartó reunirse con Nicolás Maduro

Las protestas callejeras con barricadas se volvieron a extender a gran parte del interior de Venezuela, además de Caracas. El presidente lo había convocado, pero durante el día hubo otros dos muertos a manos de la policía y los parapoliciales.

DueloLos padres de Jimmy Vargas cubren el cuerpo de su hijo con la bandera. Lo mató la Guardia Nacional.
La situación en Venezuela sigue signada por la violencia y la polarización política. Otros dos jóvenes murieron por la acción de las fuerzas policiales y, según versiones de prensa, de los paramilitares, que reprimen las protestas extendidas a todo el país. En este cuadro, y cuando la cuenta oficial ya indica 13 muertos en las calles, el gobernador y líder opositor Henrique Capriles desechó asistir a un encuentro con el presidente Nicolás Maduro. Este convocó a una reunión general con gobernadores, donde debía hallarse Capriles.
Capriles, máxima figura de la oposición hasta la explosión de protestas estudiantiles a inicios de febrero, sostuvo que no asistiría a una plenaria del Consejo Federal del Gobierno, y justificó su negativa en que el país se mantiene en situación de violencia y represión, lo que imposibilita el establecimiento de un diálogo "sincero". "Nicolás, a mi no me vas a utilizar. Yo no voy a lavarle la cara a este gobierno moribundo y que ahora tildan en el exterior de genocida. Nicolás es un error en la historia del país, y nosotros tenemos que salir de ese error", aseveró Capriles.
Para avalar su posición, el gobernador de Miranda destacó que, de acuerdo con las informaciones del diputado Miguel Pizarro, el número de detenidos en todo el país habría alcanzado a 649. De estos 376 ya fueron liberados. "A esta hora están reprimiendo en distintas zonas del país y dos personas han perdido la vida. Cómo voy a presentarme en una sesión en el palacio. Además, nos amenazaron que si no asistimos no se darán los recursos a proyectos aprobados", recalcó Capriles. La referencia al "rey momo" se explica porque Maduro adelantó los feriados de Carnaval, en un intento por aplacar las protestas callejeras. Capriles, quien en abril de 2013 perdió por 1,5 por ciento unas discutidas elecciones con Maduro, dio como condiciones para el diálogo, la libertad inmediata para todas las personas detenidas por las protestas, incluido el líder opositor Leopoldo López, así como decenas de estudiantes. También reclamó el "cese de la tortura y violación de los derechos humanos".
Tampoco el preso Leopoldo López cree en la viabilidad de una "conferencia de paz" convocada por Maduro, aseguró la esposa del opositor detenido, Lilian Tintori. López, detenido desde el 18 de febrero por organizar las protestas, "piensa que Venezuela no va a parar, que el descontento es nacional", aseguró Tintori. El dirigente del partido Voluntad Popular considera que "es muy tarde para llamar por la paz", dijo Tintori, quien visita a diario a su esposo en una cárcel militar.Ayer, Maduro recibió a una columna de "motorizados", los llamados "colectivos" que en sus motos y con las caras cubiertas son el brazo armado informal del gobierno.
La de ayer fue una nueva jornada de violencia, con al menos dos muertos, lo que llevó la cifra total a trece. No sólo Caracas vio nuevamente barricadas, cargas de la Guardia Nacional y gases. En el interior se vivieron escenas similares o peores. Los dos caídos se dieron en el interior y son manifestantes. Ambos murieron en circunstancias que indicarían represión ilegal. Jimmy Vargas, de 34 años, fue víctima de de los gases y perdigones de la Guardia Nacional en la ciudad de Pueblo Nuevo, estado de Táchira. Murió al caer del balcón de su departamento. Había recibido perdigones en el rostro, lo que le hizo perder el equilibrio, según sus familiares. En la ciudad de Cagua, estado de Aragua, el joven Jhonny Carballo fue "víctima del ataque de motorizados armados que dispararon contra la protesta que se realizaba", según el diario El Nacional. Se confirmaría así otra muerte a cuenta de los parapoliciales del gobierno.
Maduro, por su parte, denunció el arresto de un presunto terrorista extranjero. Maduro aseguró que su gobierno detuvo en Aragua a "un mercenario traído del Medio Oriente", que "iba a colocar coches bomba" y llevar al país a "una locura, como en Siria y Libia". Ninguna fuente independiente pudo confirmar esta información.
De Macri. El jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, le escribió una carta a Nicolás Maduro, a quien le dijo que en lugar de "enemigos" él "solo" observa "venezolanos enojados que le exigen cambios a su gobierno". "No debería confundir al gobierno argentino con los argentinos, como nosotros no lo confundimos a usted con los venezolanos. No todos lo apoyamos de forma total y absoluta en sus abusos", subrayó Macri en Facebook. Respecto a las manifestaciones en Venezuela, señaló que "no son enemigos ni conspiradores los que protestan, son venezolanos". "Donde usted ve una conspiración, yo veo cómo se llevan baleada en una moto a Génesis Carmona (la reina de belleza) agonizando a los 22 años. Y no lo veo a usted. No lo ví en los funerales de esos inocentes. "Los otros días el gobierno argentino le ratificó su 'apoyo total y absoluto'", pero él prefiere "exigirle la liberación inmediata de Leopoldo López y de todos los presos políticos venezolanos". "Elijo pedirle que asuma el control de las fuerzas parapoliciales que esparcen el miedo y la muerte a balazos. Prefiero pedirle que garantice la libertad y se siente a dialogar honestamente con los que piensan distinto", remarcó. Asimismo, el jefe de gobierno porteño remarcó que "donde usted ve fascistas protestando, yo veo gente, veo personas, veo seres humanos que no están de acuerdo con usted.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada