domingo, 27 de febrero de 2011

del blog de lucas carrasco

25 de febrero de 2011





Jugando
a los autistos chocadores





El prestigioso suplemento Enfoques del diario La
Nación, escribiendo de manera más sofisticada que otros jugadores del
"oligopolio diferenciado" edita una nota sobre la dirigencia de La Cámpora y los
cargos menores que ocupan sus principales dirigentes en la esfera estatal del
poder ejecutivo. Es un refrito de una sarta de bolazos que fabula desde el
diario Clarín Juan Cruz Sanz, que a su vez se exageran en periódicos marginales
al estilo Seprin como Urgente 24 o La Política Online (que es un apéndice de La
Nación, escrito por chicos de Franja Morada con problemas penales) Entonces, la
revista Noticias junta todo eso, le agrega insólitos reportajes -donde, por
caso, a un psicóloga social se le pregunta sobre un tema que nada tiene que ver
con el tema sobre el cual será utilizada su respuesta- y de manera articulada se
ataca a una agrupación política, cercana a Cristina Kirchner por las
implicaciones de su hijo, Máximo.

El Oligopolio Diferenciado funciona
superestructuralmente en torno al papel, con la empresa manchada en sangre Papel
Prensa como principal jugador de mercado. Pero se extiende, materialmente, al
mercado de distribuión de la gráfica, los convenios salariales, la formación
académica -cada una de estas empresas forma a sus luego periodistas- y se
extiende en acuerdos extra mercado como en el reparto televisivo de audiencias y
lectores, consorcios de impresión, ferias de rubros cuyos sumplementos
específicos operan teledirigidos (Expoagro, por caso, pero no solamente). Se
comportan como una oligarquía cultural en el sentido académico del término y en
sintonía con la diversificación empresarial de las empresas concentradas que son
el poder permanente en esta teoría de las dos espadas en visión
neoliberal.

La palabra, el sentido, la configuración y el orden de la
agenda la manejan de modo aceitado, como réplica de sus conductas en el plano
empresarial. Se bajan a las redacciones de manera sutil.

¿O acaso, esta
serie de plagios que haría sonrojar hasta a Úrsula Varguez frente a Carolina
Aguirre no recibe más que réplicas de fuentes que funcionan de manera circular
como un chisme de barrio, del tipo, me contaron pero no digas
nada....?

Sigue acá.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada