viernes, 27 de junio de 2014

Con una solicitada en todos los diarios, el Gobierno anuncia el pago a los bonistas "deslindándose cualquier responsabilidad"

Con una solicitada en todos los diarios, el Gobierno anuncia el pago a los bonistas "deslindándose cualquier responsabilidad"

Luego de depositar ayer US$ 1000 millones, la Casa Rosada publicó un aviso legal en los medios y presiona al juez Griesa, que podría embargarlos; asegura que ahora el agente de pago, el Bank of New York, deberá liquidar esos fondos
En otra jugada desafiante, el Gobierno publica hoy en todos los diarios una solicitada donde anuncia formalmente el pago de US$ 1000 millones a los bonistas que entraron a los canje -como ayer informó el ministro de Economía,Axel Kicillof- y le tiró la pelota al juez de Nueva YorkThomas Griesa, que debe resolver si embarga los fondos a pedidos de los holdouts, y al Bank of New York Mellon (BoNY), quien oficia de agente de pago. En el aviso, la Casa Rosada dice que se "deslinda" así de "cualquier responsabilidad y/o cumplimiento que pretenda imputársele" a la Argentina.
El aviso legal detalla que la suma que el Gobierno depositó ayer en dos cuentas del BoNY en el Banco Central asciende a "539 millones de dólares estadounidenses, los cuales deberán ser distribuidos por el agente fiducidario a todos y cada uno de los tenedores, conforme al Trust Indenture mencionado", como lo anunció ayer Kicillof.
El ministro había informado el pago de US$ 832 millones correspondiente a los servicios de capital e intereses de sus bonos reestructurados pero ni ayer, ni en la solicitada de hoy, se precisó el destino de los restantes US$ 293 millones.
El texto oficial aclara que "los importes así depositados y a disposición del agente fiducidario son propiedad fiducidaria de los tenedores, siendo obligación del agente fiducidario [por el BoNY] mantenerlos en beneficio de los tenedores, hasta su liquidación y pago, no existiendo ningún interés de la República Argentina sobre tales importes una vez depositados".
Con el anuncio de ayer y la solicitada de hoy el Gobierno desafía al juez Griesa si hará lugar o no alpedido de embargo por parte de los fondos buitre. Si eso ocurre, el país estaría virtualmente de nuevo en default. Ante la compleja situación, el magistrado de Nueva York citó para hoy a los abogados de las partes.
La presión también está ahora sobre el BoNY, que debe decidir qué hace con el dinero recibido por la Argentina, porque el Gobierno argumenta que no lo pueden acusar de default si ya los fondos están en manos del agente de pagos. Pero, a la vez, si transfiriera ese dinero, el banco estaría incumpliendo la orden de la justicia, por lo que se encuentra literalmente en un callejón sin salida, a menos que Griesa le habilite una salida de emergencia.
"El presente aviso se publica con el objeto de comunicar a los tenedores adherentes de los canjes de deuda soberana argentina de 2005 y 2010 el efectivo cumplimiento de la República Argentina respecto a sus obligaciones frente a aquéllos, los prospectos respectivos, en el marco de la legislación argentina y extranjera aplicables, deslindándose cualquier responsabilidad y/o cumplimiento que pretenda imputársele a la República", concluye la solicitada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada