domingo, 29 de junio de 2014

El drama íntimo de Boudou: Deprimido, no quiere aparecer en el Senado hasta agosto

El drama íntimo de Boudou: Deprimido, no quiere aparecer en el Senado hasta agosto
LPOLa condena más dura para el vicepresidente es la social: No puede caminar por la calle ni ir a lugares públicos.
Algo sabía la semana pasada el vicepresidente Amado Boudou, cuando lo primero que hizo al arribar al Senado fue confirmar su viaje por Cuba y Panamá y posponer para el 16 de julio la visita del jefe de Gabinete al Senado, aludiendo “cuestiones de agenda” que el chaqueño nunca precisó. 
Boudou no quería otra cosa que prolongar sus ausencias de las sesiones del Senado, que dejó de reunirse desde que el juez federal Ariel Lijo lo llamó a indagatoria. Ayer por la tarde, los jefes de los bloques no lograban descifrar si este miércoles habría sesión ordinaria ante la postergación del informe de Capitanich.
De cualquier manera si se concreta no será Boudou quien la presida, sino el presidente provisional Gerardo Zamora,acosado por su propio escándalo. Quince días más tarde Capitanich dará su informe de gestión, pero la sesión también será coordinada por el santiagueño: Ese día, Boudou tiene que volver a declarar ante Lijo, que hoy le dio un golpe demoledor al procesarlo por cohecho y tráfico de influencias.
Recién una quincena después, si no encuentra otro viaje, debería mirar cara a los senadores y escuchar como le piden la renuncia y el juicio político por su procesamiento. Si cumple el protocolo, no puede responder.
No será cómodo para nadie: Boudou preside las reuniones de labor parlamentaria y consiguió una estrecha relación con todos los jefes de bloque.
Lo más duro no es lo judicial
En el Senado comentaron a LPO que Boudou nunca fue el mismo desde que supo que debería declarar ante Lijo. Evitó actividades protocolares y quienes fueron a verlo a su despacho lo encontraron “más deprimido que nunca”.
“Dice que confía en quedar absuelto, pero su sensación es de derrota y no soporta no poder caminar por la calle ni ir a lugares públicos, la condena social es durísima de sobrellevar”, confió a LPO un funcionario del Senado que pudo hablar con él en privado.
En la intimidad, Boudou desliza que fueron miembros del Gabinete quienes fomentaron la causa y luego no lo defendieron en Tribunales. En el primer caso el más mencionado suele ser Florencio Randazzo y en el segundo Carlos Zannini.
En la intimidad los menciona con nombre y apellido pero no deja claro si está dispuesto a hacerlo público, si la justicia sigue acorralándolo.
Boudou por ahora sólo encuentra refugio en La Cámpora que lo recibió en Quilmes luego de su indagatoria y lo cobijó durante el acto por el día de la bandera en Rosario.
Se jacta de haber sido llevaron en andas, pero todos saben que Máximo Kirchner, líder de la agrupación, fue tal vez el primero en mostrar su desacuerdo cuando su madre lo eligió como vicepresidente.
Un nuevo procesamiento
Boudou asegura que el es el verdadero ideólogo de su defensa y se jacta de haber sido quien decidió simular un distanciamiento de su amigo José María Núñez Carmona, también procesado.
Su única autocrítica es su fallida participación en el programa de televisión “Palabras más palabras menos”, de TN, donde frente al profesional interrogatorio de Ernesto Tenembaum y Marcelo Zlotogwiazda, se contradijo una y otra vez.
Ayer, Boudou almorzó con su homólogo cubano Miguel Díaz-Canel, y con el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca. No tiene actividad oficial hasta el lunes, cuando viaje a Panamá para la asunción del presidente Juan Carlos Varela.
Por esa tarea no estará el martes para declarar la causa judicial que enfrenta por la presunta compra de un auto con papeles falsos que lleva adelante el juez federal Claudio Bonadío, que según confirmaron a LPO fuentes judiciales, ya decidió llamar a indagatoria el vicepresidente y después procesarlo.
Bonadío está furioso con el kirchnerismo desde que se enteró que uno de los diputados de mayor confianza de la Presidenta, le propuso al radicalismo -habría sido al senador Ernesto Sanz-, un curioso "plan canje" a instrumentar en el Concejo de la Magistratura: "Ustedes nos acompañan con el voto en la destitución de Bonadío y nosotros votamos la destitución de Oyarbide".
Lo primero que hicieron los radicales luego de recibir la propuesta fue informarle al propio Bonadío del insólito diario. Así están las cosas para el Gobierno en Comodoro Py.
Si no sorprende con un regreso fugaz, recién arribaría al país sobres fines de semana. Su abogado Diego Pirota anunció que el viernes apelará el procesamiento ante la Cámara. En Tribunales se comenta que esa Cámara, escaldada y dividida por los torpes intentos de cooptación del Gobierno, confirmaría la medida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada