domingo, 30 de octubre de 2011

otra preocupacion de la prensa hegemonica

concede licencias a privados para que compitan

El Gobierno avanza contra el negocio más rentable de Clarín: Cablevisión

En lo que va del año ya otorgó 18 permisos a nuevas distribuidoras de TV por cable para diluir el alcance del principal multimedio. Además amplía la televisión digital terrestre.

Por Mariano Confalonieri
29/10/11 - 11:56
El Gobierno avanza contra el negocio más rentable de Clarín: CablevisiónAutor intelectual. Mariotto es el artífice de la Ley de Medios y es quien encabeza la embestida oficial contra el Grupo Clarín.

“No necesitamos que se habilite el artículo 161 (que obliga a la desinversión a los medios) para empezar a debilitar la posición dominante del Grupo Clarín”, le dijo a PERFIL un secretario de Estado. La sentencia es tajante: el Gobierno ya tomó medidas para desarticular el negocio de Cablevisión. “A Clarín lo que más le importa no es el diario, es el cable. Es su mayor negocio”, explicó a este diario el mismo secretario.
Según datos del Gobierno del año 2006, el Grupo de Ernestina Herrera de Noble tenía el 57 por ciento de los abonados a través de Multicanal, Cablevisión y Teledigital. Ellos suponen que desde ese año hasta ahora los abonados crecieron. Para el Gobierno se trata de un “oligopolio”, porque “son fijadores de precio y acaparan el mercado”. Pero Clarín lo desmiente: asegura que tiene competencia como DirecTV. “Compitió siempre y compite en todos los lugares donde está con uno, dos o más operadores de cable o TV satelital, con ofertas y precios comparables. A diferencia de eso, las empresas de telefonía sí son monopólicas”, dijeron. En el Gobierno sostienen que DirecTV no es competencia directa. “Controla el 12 por ciento del mercado con un abono mucho más caro que el de Cablevisión y además ofrece sólo cable. En cambio, Cablevisión te da también Internet en un paquete más barato”, indicaron.
Cablevisión opera, según un informe oficial de Defensa de la Competencia, más del 80 por ciento de las redes en los distritos más poblados del país. Esto significa que para acceder a Internet y cable no quedan muchas opciones. Pero el plan para desestabilizar a Clarín ya está en marcha.
Sólo en Capital, la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) otorgó en lo que va del año tres licencias para cableoperadores. Es decir que a Telecentro y Cablevisión se le incorporarán Omnivisión, Gigacable y Cablehogar.
En el interior del país adjudicaron otras 15 licencias sólo en 2011. Como hacer el tendido de fibra óptica es muy caro, en algunos casos las empresas privadas interesadas le alquilan la red a terceros. Fuera de competencia, por ley, están las telefónicas.
Cooperativas. Desde que se sancionó la Ley de Medios la AFSCA recibió 50 pedidos de cooperativas para brindar el servicio de cable. Pero el Grupo Clarín acudió a la Justicia para impedirlo. El juez Edmundo Carbone hizo lugar al amparo y tiene efecto suspensivo hasta que resuelva la Corte Suprema. Es Carbone, también, el magistrado que tiene en sus manos la suspensión del artículo 161. Como fijó un plazo de tres años para resolverlo, el Gobierno apeló a la Corte para que sea el máximo tribunal el que defina los plazos. “No puede ser que no se resuelva la cuestión de fondo”, disparó Gabriel Mariotto titular de la AFSCA en un programa de televisión esta semana. Con el poder político que le otorgó el 54 por ciento de los votos obtenidos en las elecciones, el Ejecutivo insistirá en que la desinversión empiece a aplicarse a una vez por todas.

TDT.
La otra parte del plan para debilitar a Cablevisión es la Televisión Digital Terrestre (TDT). El Gobierno colocó 19 antenas en el país que transmiten 16 señales de televisión de manera gratuita para las personas de bajos recursos. Repartieron más de 700 mil decodificadores que bajan la señal digital a los televisores analógicos. Las personas de mayores recursos pueden acceder a TDT con los nuevos televisores, que tienen el aparato receptor dentro de la pantalla. En noviembre se presentarán las ofertas para la adjudicación de 220 señales de aire.
La ley indica que los cableoperadores deben incorporar a su grilla los canales de acuerdo al lugar desde donde se transmiten. Por ejemplo, de esas 220 señales, se estima que en Capital habrá 10. Los cableoperadores de Capital deberán incorporar esos canales. Pero además, serán subidos a TDT. Para fin de año, el ministro de Planificación, Julio de Vido, espera llegar a las 50 antenas de TDT. Con ese total, cubrirán al 80% de la población. En cuatro años, el Gobierno garantizaría el acceso a canales por medios alternativos a la empresa de Clarín, y esperará que la Justicia falle sobre la desinversión.

Comienza la emisión de “El pacto”
El actor William Prociuk será el reemplazante de Mike Amigorena en la miniserie El pacto, que debutará en el canal América el jueves. Se trata de una producción que cuenta la versión oficial sobre la adquisición de Papel Prensa, y en la que aparece, con otro nombre, el CEO de Clarín, Héctor Magnetto. Amigorena filmó ocho de los treces capítulos en la piel de Horacio Murgan (quien vendría a ser Magnetto). Pero luego se arrepintió y no continuó con el proyecto, porque –dijo– no se sentía cómodo con el papel que estaba representando. Desde el Gobierno difundieron la versión de que Amigorena abandonó el personaje por presiones de Clarín. Pero él lo negó. El pacto cuenta además con los actores Cecilia Roth, Federico Luppi y Luis Ziembrowski. William hará el papel de Murgan joven. Amigorena había filmado la parte en la que el CEO de la empresa es viejo. En una entrevista con PERFIL que se publicó el 24 de septiembre, el actor dijo que la ficción no trata concretamente sobre Papel Prensa ni que el personaje central sea el CEO de Clarín. La miniserie, de todos modos, verá la luz el jueves, aunque estaba previsto que se estrenara mucho antes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada