martes, 25 de octubre de 2011

para controlar el ACV

El ACV y sus llamados de atención

El ACV es la pérdida de funciones cerebrales como consecuencia de la interrupción del flujo sanguíneo del cerebro, que origina una serie de síntomas variables en función del área afectada.

Frente a la gravedad de sus consecuencias, es necesario que se conozcan, por ejemplo, esos primeros “avisos” para actuar rápidamente ante un ataque y poder disminuir el daño. Para esto y su mayor comprensión, los especialistas hablan de memorizar una regla nemotécnica "de las 5 C".

Estas son:

Cuerpo: La señal del cuerpo que se manifiesta en el sentir la mitad débil, dormido o paralizado sobre todo la cara, el brazo y las piernas.

Confusión: La confusión súbita con la aparición de problemas para hablar o entender.

Ceguera: Con la pérdida repentina de la visión en un ojo o ver doble.

Caminata: Se expresa con una alteración repentina para caminar o falta de equilibrio.

Cabeza: Se expresa con un dolor de cabeza severo, repentino e inesperado y en forma persistente.

Estas señales, al percibirlas, deben ser el punta pié para acudir al médico.











Las cinco c del ACV de un  politico



Cuerpo: La señal del cuerpo que se manifiesta en el sentir la mitad débil, dormido o paralizado sobre todo la cara, el brazo y las piernas ante una respuesta concreta que le debe dar al elector.

Confusión: La confusión súbita con la aparición de problemas para hablar o entender a la gente.

Ceguera: Con la pérdida repentina de la visión en un ojo o ver doble la realidad .

Caminata: Se expresa con una alteración repentina para caminar o falta de equilibrio al concurrir  a los barrios.

Cabeza: Se expresa con un dolor de cabeza severo, repentino e inesperado y en forma persistente ante los reclamos de la gente.

Estas señales, al percibirlas, deben ser el punta pié para retirarse de la actividad en forma urgente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada