jueves, 28 de octubre de 2010

Grande

Aníbal Fernández: "Después de la muerte de mi viejo, nunca tuve un día tan triste"

"El sentimiento es terrible. Estoy desconsolado", dijo a lanacion.com el jefe de Gabinete al ingresar a la Casa Rosada esta madrugada; confió en que la Presidenta "encontrará la fuerza" para salir adelante y elogió a la pareja: "Néstor y Cristina eran lo mismo"


Aníbal Fernández: "Después de la muerte de mi viejo, nunca tuve un día tan triste"
Foto Télam

Por Tamara Krell, Natalia Pecoraro y Javier Tavani
"Después de la muerte de mi viejo, nunca tuve un día tan triste". El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, describió de este modo su pesar por el fallecimiento de Nés|tor Kirchner, al ingresar a la Casa Rosada minutos antes de las 3 de la madrugada.
En un breve diálogo con lanacion.com y Radio Nacional, el funcionario confirmó que la presidenta Cristina Kirchner había llegado a la Casa de Gobierno, minutos antes que él, junto a su hijo Máximo, en una caravana que incluyó dos camionetas de la casa de sepelios Lázaro Costa.
Visiblemente acongojado y con los ojos vidriosos, el jefe de ministros habló sobre la Presidenta: "Como cualquier cristiano, debe estar hecha pedazos, pero es muy fuerte y va a encontrar la fuerza para salir adelante".
"¿Cómo sigue esto?", se preguntó y agregó: "Como tiene que seguir. Frente a una situación así, no se puede hacer otra cosa más que el duelo y seguir su vida normal. Y eso es lo que hará seguramente la Presidenta de la Nación independientemente de que Néstor haya sido el compañero de toda su vida".
Enseguida, se refirió al líder del PJ: "Me enseñó un montón de cosas, era un jefe de verdad. Me hice muy amigo. Estoy desconsolado, no le encuentro explicación". Y agregó: "El sentimiento es terrible, terrible. Despertarse temprano, sabiendo que la cosa es grave y se complica, y seguirlo online hasta encontrarnos con ese desenlace. No se puede explicar eso. Es muy feo, muy feo".
Luego de la masiva manifestación en Plaza de Mayo para homenajear al ex presidente, sólo unos cientos permanecían frente a la Casa Rosada esta madrugada cuando ingresó el féretro con los restos. Menos de 20 personas se acercaron al ingreso a la explanada, donde el automóvil que trasladaba a Aníbal se detuvo para que el jefe de Gabinete hablara con los pocos medios presentes.
Aníbal elogió a la pareja y rechazó los permanentes cuestionamientos al supuesto doble comando en el ejercicio del poder: "Cuando Néstor era presidente, decían que ella mandaba, y con ella Presidenta, que el que mandaba era él. No se daban cuenta de que eran lo mismo".
"Hoy le falta un pedacito, las cosas no son fáciles, pero ella va a encontrar la forma de que esa muerte no sea en vano porque de alguna manera esa muerte fue dedicada a hacer las cosas para un país".
"Fue un presidente exitoso y hoy los resultados están a la vista. Podría haberse dedicado a cualquier cosa menos a la política. Tenemos que honrarlo recogiendo su nombre y llevándolo como bandera a la victoria, como decía Evita. Me parece que es el ejemplo a seguir y yo estoy dispuesto a hacerlo".
Marcar la cancha. Por último, antes de perderse tras un velo negro instalado en la puerta lateral de la Rosada, por donde ingresaron el resto de los funcionarios, destacó: "Kirchner dijo que no iba a dejar las convicciones en la Casa de Gobierno. No las dejó en la Casa de Gobierno y tampoco las dejó hoy, que le tocó partir. Esa es la responsabilidad de todos los que creímos en él férreamente".
Y concluyó: "Hay muchas cosas para agarrar como bandera y seguir empujando para adelante y esa es la responsabilidad con la que yo me siento. No sé si sentirlo como legado. Creo que él marcó la cancha muy bien, como hacen los jefes de verdad. Con todo el dolor del alma debemos ponernos a trabajar en ese sentido"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada