miércoles, 27 de octubre de 2010

para entender en parte la realidad provibncial, las editoriales de Carlos Delicia en Sin Mordaza

EDITORIAL
Implosión en el PJ y en el FrenteAntonio Bonfati y Luis "Changui" Cáceres.
Con las fechas electorales confirmadas para junio o julio del 2011 se aceleraron los tiempos de posicionamiento y definiciones políticas. Personalmente creo que será el 12 de junio porque el 25 de ese mes es la fecha de cierre para la presentación de listas para las elecciones nacionales. Eso permitirá, con los resultados provinciales puestos, encarar mejor la estrategia para agosto y octubre.
Una bomba

Hay una idea común en los dirigentes del PJ santafesino de no nacionalizar la elección local para poder arrebatarle el poder al socialismo. Todo parecía que iba estructurándose para ir todos por dentro del Partido gracias a los oficios del "Chueco" Mazzón y la predisposición del rossismo, el obeidismo y el reutemismo.

La noticia afloró en Olivos y sacó de las casillas a Néstor Kirchner, que vislumbró una traición. "Se creen vivos, hay acuerdos en Santa Fe y en el país no. Les voy demostrar el daño que ellos nos hacen", habría expresado a su operador personal. Sin evaluar tiempos ni estrategias, bajó la orden de que su candidato Rafael Bielsa, que hoy está recogiendo importantes adhesiones en la provincia, vaya por fuera con la sigla de Frente para la Victoria directamente a las generales, dejando en estado de confusión al resto de las corrientes internas.

De concretarse esta decisión habría que saber cuál va a ser la postura de Agustín Rossi, que siempre habló de ir con la sigla del PJ más allá de que adhiere al proyecto nacional. ¿Irá a la interna con Bielsa o seguirá con su plan inicial para duplicar posibilidades kirchneristas? ¿Cuál será la postura del reutemismo, seguirá con el PJ o reflotará el Peronismo Federal? Ante este nuevo panorama es casi imposible una candidatura de Jorge Obeid, uno de los que mayores posibilidades tiene de  ganar la interna y arrebatarle el sillón del Brigadier al socialismo.

La noticia cayó como una bomba. Hubo muchos llamados telefónicos y reuniones políticas para entender esta postura. La más importante fue la que mantuvieron Alberto Maguid y Gustavo Marconato, los principales referentes del espacio. El más preocupado fue Federico Reutemann, quien anunció que se bajaría del proyecto Bielsa si se va por fuera del PJ.

Todas estas situaciones benefician al "Cachi" Martínez, que cada día suma más justicialistas desilusionados y piensa en convertirse en la tercera fuerza provincial con posibilidades de imponer diputados nacionales con su 100% Santafesino. 

Vuelve el "Changui"

Nadie sabe por qué después de 23 años vuelve a candidatearse a gobernador. Fue el radical que más votos sacó en la historia, pero no le alcanzó.

En Frente Progresista hay malestar en los dos partidos mayoritarios. Desde la UCR creen que es una jugada socialista para dividirlos. Si se concreta la decisión de participar de las internas con fórmula propia, la participación de Cáceres podría ser funcional a los intereses del socialismo porque le restaría al radicalismo. Hay que saber que muchos radicales que no comulgan con la estrategia de la UNL han abierto un canal de diálogo con el socialismo para ser la pata radical del proyecto Bonfatti, debilitando las posibilidades de Mario Barletta. Es un secreto a voces que el socialismo no permitirá que ningún miembro del partido arme fórmula con el intendente de Santa Fe para restarle posibilidades en Rosario, más allá que Rubén Guistiniani y Miguel Lifschitz no se van a quedar con los brazos cruzados.

Por el otro lado, la presencia de un tercero en la interna del Frente complica las negociaciones que tiene "in pectore" Antonio Bonfatti, que no se cansa de decir que no puede haber dos fórmulas en una coalición porque lo debilita electoralmente.

Lo cierto es que Luis "Changui" Cáceres, con un centenar de dirigentes del interior, piensan en 'acondicionar la ambulancia' para recoger los heridos que dejará el acuerdo, o no, entre socialistas y radicales para arrebatarle algunos lugares en la lista de diputados, concejales y comisiones comunales.
Tampoco hay que olvidarse que el PDP, el SI, el ARI, etc., que son parte del Frente, tal vez no se sientan contenidos por la voracidad de los socios mayoritarios y terminen pidiendo pista a esta nueva alternativa.

Con la situación que vive el PJ, en el Frente se sienten casi seguros del triunfo y cuentan con 28 escaños para repartir. El radicalismo cree que para consensuar una lista de diputados provinciales se debe respetar una proporcionalidad en la representación real y exigiría 14, quedando igual número para el resto de los socios. En el PDP, el ARI y el SI esperan mantener los mismos espacios, quedando sólo seis para el socialismo. Muy poco probable que acepten. Complicado escenario para consensuar. Tal vez la interna ponga las cosas en claro.
EDITORIAL
Pase de facturas
Cristina junto a Binner, Rossi y Marconato.
La visita de la primera dama a San Genaro permitió varias lecturas hacia adentro y fuera de la provincia.
Hay que recordar que la obra de acueductos inaugurada por Cristina Fernández de Kirchner fue realizada con fondos de la nación durante la gestión Obeid.
Si bien la obra ya estaba terminada varios meses atrás, mediante una travesura política Hermes Binner pretendió inaugurarla sin la presencia de funcionarios nacionales.
El gobierno nacional se enteró y obligó a suspender el acto socialista. Ante la inaudita acción, el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios pergeñó una vendetta que se plasmó el viernes pasado.
Con un acto netamente peronista y con las instalaciones colmadas, se recibió a la presidenta para que mediante un encendido discurso le bajara línea al gobernador de la provincia, que no sabía cómo superar la difícil situación. Sus gestos, su rigidez y apatía describían su incomodidad. Tuvo que soportar un extenso video generado por la presidencia con todas las obras que realizó el gobierno nacional durante la era "K" en la provincia y escuchar a Cristina, con la ovación de la gente, la dura frase "nadie hizo más obras en Santa Fe que este gobierno". "Teléfono para Binner que le gusta montarse sobre acciones de otros", me susurró un dirigente docente que estaba en el acto y no dejaba de aplaudir.
Entre las obras mencionadas estaban la autopista a Córdoba (llamada la "autopista del Bicentenario"), la Circunvalación de Rosario, la Ruta 178, obras de control de inundaciones, la Ruta 7, construcción de escuelas, trabajos en las universidades, viviendas, cloacas y el acueducto que acababa de inaugurar. A pocos metros estaban, con cara de felicidad, Agustín Rossi y Gustavo Marconato disfrutando cada pase de factura.
"Yo le voy a seguir poniendo el hombro al país. No importan los ataques, no importan las mentiras, lo que importa es lo que la historia va a recoger de cada uno de nosotros. Como San Genaro, hay que dejar atrás los conflictos que nos separaron y no comportarse como barrabravas de fútbol", disparó la mandataria, que usó la unidad de esta ciudad como eje central de su discurso para todo el país.
Se largó la carrera al 2011
Ante la posibilidad de adelantarse las elecciones en la provincia, algunos dirigentes no pierden oportunidad para hacer campaña encubierta. En el Frente Progresista el más activo es Mario Barletta, que no deja de visitar ninguna fiesta popular por más alejada que esté de La Capital. Por su parte, Antonio Bonfatti comparte con el gobernador todos los actos de gobierno para ver si puede absorber parte de su prestigio. Muy cerca se lo ve al concejal Jorge Henn, que parece gozar de la simpatía del ministro de Gobierno y que podría llevarlo de vice. Por otro lado, Rubén Giustiniani se resiste al dedo de Hermes y arma presentaciones de libros y propuestas legislativas para no perder contacto con el electorado santafesino. Miguel Lifschitz sueña con una lista de unidad junto al intendente de Santa Fe para poder tener chances de llegar al sillón del Brigadier.
En el justicialismo los candidatos florecen por todos lados. Ricardo Spinozzi consiguió sponsor para realizar una fuerte campaña de instalación. A partir de este mes y por tres meses empapelarán la provincia con la cara del joven dirigente para ver si en diciembre mide para encabezar la propuesta del peronismo federal.
Omar Perotti, que sigue capacitándose -este jueves va Cartagena (Colombia) a un simposio de aeguridad- tomó la decisión de presentarse como candidato a gobernador. "Esta vez va en serio, no hay marcha atrás", nos confió Marcos Corach, su hombre de confianza.
Daniel Germano apareció tibiamente en el semanario 30N de Rosario expresando su vocación de ser candidato. El senador Juan Carlos Mercier espera que Spinozzi no remonte su bajo conocimiento para lanzarse en el sector de Sentir Federal. Mientras tanto conversa con el peronismo ortodoxo, Alberto Maguid, el PRO, la línea radical de Convergencia que lidera Usandizaga y con empresarios de distintas localidades. Norberto Nicotra, el referente duhaldista, espera que el bonaerense se convierta en candidato presidencial para avanzar con su proyecto. Agazapado y esperando el momento oportuno está Jorge Obeid. Como político de raza que es, no querrá dejar escapar la oportunidad de convertirse en el único gobernador con tres mandatos.
Falta mucho para diciembre del 2011, pero poco para armar las listas de candidatos.
EDITORIAL
Asumir las responsabilidades
Los ministros Ciancio, Cappiello y Bertero.
Si bien la imagen de Hermes Binner sigue siendo alta, en las últimas semanas ocurrieron varios hechos que erosionan su credibilidad y su relación con la gente. Hay culpas propias, como las manifestaciones sobre las retenciones, pero la mayoría son responsabilidades de los subordinados.
Hay cuatro ministros que han cobrado gran protagonismo por sus acciones u omisiones, algunos con denuncia penal en la justicia o en vías de concretarse.
Al ministro de la Producción no le sale una bien. Esta semana Juan José Bertero salió en un medio rafaelino a defender su cuestionada gestión luego de varias semanas de turbulencia mediática. Deberá que afrontar una denuncia penal que tiene radicada en la justicia provincial por las coimas para exportar pescado y posiblemente una requisitoria en la Legislatura sobre el mismo tema. Había pensado en el espectacular escenario de la Sociedad Rural de Rafaela, su ciudad natal, para revertir su imagen. Pero las desafortunadas declaraciones de Hermes Binner sobre las retenciones dieron un vuelto a la situación, agravadas por su ausencia en la fiesta del campo, que llevaron al ministro a improvisar una justificación que nadie creyó y que quedó demostrado en la apatía del público.
La contratación directa de la autopista Rosario-Santa Fe no podrá ser justificada por el ministro Antonio Ciancio luego del lapidario informe del Tribunal de Cuentas. No existen argumentos para justificar la tan mencionada "urgencia". Hace tres años sabían que la concesión de AUFE terminaba en noviembre de 2009, después la prorrogaron dos veces hasta junio de este año, fecha en que terminaba definitivamente.
Tuvieron tiempo para llamar a una licitación pública, hacerse cargo con Vialidad Provincial o levantar las barreras hasta que se consiga armar una licitación atractiva sin mentir en los pliegos. Se optó por favorecer a un consorcio armado de urgencia y dejando muchas preguntas en el aire. La presencia del ministro del área en la Legislatura no conformó a la oposición ni a los socios radicales. Los peronistas irán esta semana a la Justicia para que investigue si hubo delito en la adjudicación directa. Sería el segundo funcionario en la mira judicial.
Si había un área en la que los socialistas podían exhibir conocimiento y profesionalismo era en la de salud, por lo realizado en la Municipalidad de Rosario. Había muchas expectativas en la sociedad y en los agentes que prestan servicio en el Ministerio. A casi tres años de gestión no ha logrado la aprobación de la gente, más allá que el propio Miguel Ángel Cappiello se autocalificó con 8. Sólo hay que recordar la falta de medicamentos en varios hospitales de la provincia, la desidia en la procuración de órganos para transplantes, la forma que se manejó la epidemia de la Gripe A, el aumento de mortalidad infantil, las gravísimas denuncias en el Hospital de Granadero Baigorria y en el Centenario de Rosario, entre otros temas, demuestran improvisación y falta de políticas en la materia.
Otro de los ministerios apuntados en la semana es el de Hacienda, que luego de hacer detonar una bomba política con la denuncia los U$S 1.000 millones que le costó a la Provincia la privatización del Banco, no se presentó en la Legislatura para presentar el informe técnico que avale los dichos. Funcionarios cercanos Ángel Sciara expresaron que no iban a ir a la reunión con agenda abierta. No estaban dispuestos a contestar sobre lo escrito en el pizarrón del su despacho. Tampoco habrían conseguido que alguien firme un dictamen que avalen los números anunciados en el Salón Blanco.
El anuncio logró el efecto deseado por el gobierno: parar el escándalo de la adjudicación de la Autopista. Ahora hay que revertir la postura de la oposición, que salió a bancar la privatización diciendo que en el contexto del año '95, regalarlo era negocio. Según el justicialismo en ese entonces el banco perdía entre 5 a 10 millones de pesos/dólares por mes, no prestaba dinero y debían capitalizarlos cada año. También recuerdan que si lo hubiesen mantenido en la órbita estatal le hubiese costado más de 800 millones de dólares de las capitalizaciones con las crisis de 1995,1998 y 2001. Además detallan que las opciones de ese entonces era venderlo o cerrarlo, con las consecuencias económicas para el Estado; y consideran que los 280 millones de créditos tomados para capitalizarlos y luego venderlo están respaldados por la cartera de créditos recuperados que se están cobrando.
¿Será verdad la versión que circula en la Legislatura sobre que Ángel Sciara era asesor de Domingo Cavallo cuando le exigía a las provincias que privaticen sus bancas?
EDITORIAL
Deshojando margaritas
Cristina con los dirigentes Martín Sabatella y Gerardo Zamora.
Si bien falta mucho para las elecciones nacionales, las provinciales pueden estar a la vuelta de la esquina si se concreta una travesura socialista.
Se sabe que las elecciones nacionales se realizarán en agosto, octubre y noviembre si hay ballotage. Los únicos que la tienen clara son el matrimonio presidencial, que han marcado un norte y día a día recuperan imagen y generan más incertidumbres en la oposición.
La Coalición Cívica no tiene nada que envidiarle al justicialismo. Puede llegar a estallar en mil pedazos si no logran armonizar los ímpetus de Carrió, Binner, Cobos y Stolbizer. El peronismo federal no encuentra el conductor que alinee una estrategia. Ese podría haber sido Carlos Reutemann, pero no cree que sea el momento. La atomización que muestra el sector no seduce a la sociedad. Una sociedad que se ha caracterizado siempre por votar con el bolsillo y no por las ideas.
En el gran abanico de opciones, los allegados de Mauricio Macri deshojan el futuro y esperan resolver el tema de las escuchas para ponerse a trabajar en la candidatura presidencial. En otro andarivel, convencidos que tendrán la oportunidad histórica de convertirse un espacio importante, caminan los integrantes de Proyecto Sur con Pino Solanas a la cabeza.
Hasta hace unos meses el candidato oficial era Néstor, lo decían las encuestas. "Puede ser pingüino o pingüina", dejó entrever hace unos días el ex presidente. Es que Cristina lo habría superado en la imagen e intención de votos. Para el kirchnerismo, que apuesta todo a la primera vuelta, dos o tres puntos pueden ser decisivos.
Si es Cristina, algunos dirigentes quieren recrear la transversabilidad con la candidatura del radical Gerardo Zamora, gobernador de Santiago del Estero. En cambio Marcelo Brignone opera en Buenos Aires para llevar como vice a Martín Sabattella.
En Santa Fe, allegados a la Casa Gris aseguran que Hermes tiene "in pectore" convocar a elecciones generales en junio del 2011 y a internas abiertas en abril, por lo que en enero habría que presentar las candidaturas según el cronograma electoral provincial.
¿Cuáles serían los motivos para adelantar las elecciones? Hay varias hipótesis.
1) El efecto nacional:
Despegarse de la nacionalización y las incidencias de la chequera presidencial. De coincidir fechas, el tema nacional puede prevalecer sobre lo provincial, lo que restaría chances al frente progresista. Además, Binner sueña con ser integrante de alguna fórmula, por lo que necesitará mucho tiempo para recorrer el país sin descuidar la provincia para posicionar su delfín. Con el adelantamiento dispondría de 60 días antes de las internas abiertas nacionales. 2) El efecto sorpresa:
Si el anuncio del cronograma se realiza a fin de año, los justicialistas y sus socios radicales estarían muy complicados para ordenar una estrategia en plenas vacaciones de verano. El gobernador sabe que es el gran elector y confía en que podrá trasladarlo a su sucesor con un mensaje de continuidad para cumplir sus promesas electorales. "Cuatro años es poco tiempo para cambiar la provincia", exclamó hace días. 3) El efecto desgaste:
La gestión de Binner está atravesando su peor momento, producto de las acciones de algunos ministros que no están a la altura de las circunstancias y que desataron las polémicas de la semana pasada. Léase 911, Autopista, Aguas Santafesinas, cupo de pesca, seguridad, etc. De anticipar las elecciones quedarían sólo diez meses de gestión, de los cuales seis quedarían protegidos bajo el paraguas del latiguillo "están en campaña, no es así". Muy eficaz para no explicar errores o incumplimientos.

La estructuración de la política pasa por el oficialismo. La firme decisión del radicalismo de concurrir a internas con Mario Barletta puede ser la fisura que derrumbe al Frente, que se mostró unido a pesar cuestionadas acciones socialistas. El ARI, el PDP y el Si observan los acontecimientos esperando que el justicialismo se una para cotizar mejor sus chances el Frente Progresista Cívico y Social.
El peronismo santafesino está muy segmentado y en el típico "sálvese quien pueda" porque el fantasma de la derrota sobrevuela en una dirigencia que no ha encontrado el interlocutor que los siente en una mesa para hablar de acuerdos marcos y un plan para vencer al oficialismo.
Lo interesante es que en forma individual, Agustín Rossi, Carlos Carranza, Omar Perotti, Ricardo Spinozzi, Juan Carlos Mercier, Rafael Bielsa y Jorge Obeid expresan que es necesario generar la unidad. La pregunta es si se podrá instrumentar bajo el paraguas del PJ provincial sin el anclaje nacional. Si se da el adelantamiento de las elecciones locales, podría haber más posibilidades. ¿Pero quién lo financiaría?
Salvo el sector de Producción y Trabajo, que está abriendo locales en todos los departamentos y sumando alianzas con Cabildo Abierto de Rosario o el caso de Sentir Federal, que intenta estructurarse sin un liderazgo personal, el resto está esperando alguien que marque el camino. Lo difícil es encontrar el operador con peso específico para articularlo y sostenerlo hasta la general.
 
Fuente: SMEDITORIAL
Cada cual atiende su juego
El predicador Omar Perotti.
Ser un observador de la política santafesina tiene algunas ventajas a la hora de entender la realidad provincial, pero intentar reflejarla en una nota periodística es mucho más complejo y complicado. Hoy es difícil explicar porque la alianza gobernante que logró amalgamar Hermes Binner puede llegar a ganar las próximas elecciones, cuando todas las encuestas hablan de la caía de imagen de la gestión y del bajo nivel de conocimiento de los precandidatos del Frente Progresista.
"Los buenos tiempos" sólo quedaron en un ingenioso slogan de campaña. Los maestros, policías y empleados estatales que fueron la gran base electoral del oficialismo se sienten defraudados y amenazan con vengarse en el 2011. La creación de las cinco regiones y las muchas reuniones de los nodos no dieron el resultado esperado. Últimamente el Ejecutivo debía obligar a los funcionarios a concurrir a esos encuentros para que tengan un marco de público discreto ante la falta de participación de los vecinos de la región. "La Fiesta Socialista" fue denunciada desde la oposición por el aumento del gasto corriente. Obras públicas muy promocionadas por el gobierno, como los hospitales de Reconquista, Santa Fe o Venado Tuerto, que hasta ahora sólo son maquetas. Rosario, cuna del socialismo, con la pobrísima gestión de Lifschitz, parece buscar un cambio según los últimos resultados de 2009 y las encuestas que miden la gestión del intendente. La convivencia en la alianza parece normal, pero la interna es feroz. Binner aspira sostener a Antonio Bonfatti -con el descontento de Giustiniani y radicales- desde una fórmula presidencial con sus socios radicales, pero aparecieron operaciones tendientes a evitar que se canjee su lugar para imponer el Nº 1 en Santa Fe. Un senador norteño asegura que Ricardo Alfonsín lo premiaría para que no se vaya a su casa ya que no puede llevarse dos regalos por su participación. "No es tan necesario", aseguró. Podría seguir enunciando un centenar de hechos más que definirían una segura caída de la gestión socialista en las próximas elecciones. Pero eso está muy lejos de la realidad porque del otro lado está el peronismo y sus demonios.

El Partido Justicialista que gobernó 24 años esta provincia todavía no logró hacer su duelo ni una autocrítica seria tras la derrota del 2007, menos aún oxigenar sus cuadros para ofrecerse como alternativa. La mayoría está buscando la salvación personal. Casi todos los senadores y actuales diputados aspiran a estar en la próxima lista de diputados para estirar cuatro años su permanencia en la política. Esa mezquindad pone al peronismo santafesino al borde de la desaparición. Hoy el PJ cuenta con 15 senadores y 22 diputados. De concretarse lo que presagian un "Apocalipsis justicialista" no llegaría a sumar más de 4 senadores y 11 diputados en 2011 porque deberá, mediante el sistema D'Hont, compartir con partidos que vienen creciendo como son el PRO, 100% Santafesino o Proyecto Sur.

Nadie duda que el justicialismo unido es mucho más que el Frente Progresista, pero ¿cómo lograr que Agustín Rossi o Gustavo Marconatt, que representan al kirchnerismo, se sienten a charlar de estrategias con el peronismo federal? ¿O cómo lograr que "Cachi" Martínez vuelva a sus raíces para permitir recuperar la ciudad de Santa Fe o que Maguid deje de pensar en la familia? Parece la canción de Antón Pirulero, donde "cada cual atiende su juego". Parece que dos años en el exilio no fueron suficientes para recapacitar y el destino será 20 años de socialismo, como predijo un ex gobernador.

Las broncas y pases de factura están a la orden del día producto de actitudes del pasado. Dirigentes que ponen condiciones para integrar algun proyecto o ser candidatos. Cuando más tendrían que estar unidos, se escuchan declaraciones periodísticas que hacen imposible juntarlos en una misma mesa. En estos momentos de crisis deberían leer más Perón. Especialmente para reconstruir el poder: es con todos, lo nuevo y lo viejo juntos.

Sorpresivamente apareció en Santa Fe el intendente de Rafaela denunciando duramente a la Provincia por la demora de la transferencia de $1.576.918 correspondiente Ley de Obras Menores Nº 12.385. Omar Perotti llegó a decir que se trata de una actitud que puede calificarse de incomprensible, cuando no discriminatoria. Fue el miércoles pasado y aprovechó la visita para charlar con muchos legisladores sobre el tema que le preocupaba, pero también sobre política partidaria.

El rafaelino parece haber encontrado el discurso para recorrer la provincia. "No hay que dejar que el oficialismo nos divida con el tema de las candidaturas nacionales. Ellos no tienen definido nada al respecto, no lo harán hasta el año que viene pero influyen para que nosotros ahondemos las diferencias. Hay que separar las elecciones. Hay que ser inteligentes, los santafesinos debemos hacernos cargo de la realidad provincial sin que influya lo nacional", comentaba mientras aseguraba que estará en el programa de Sin Mordaza TV de mañana para ampliar sobre su estrategia. Omar Perotti tiene un bajo nivel de conocimiento en el sur provincial, pero los que lo conocen lo ven con alta imagen positiva y casi nula negativa. Un punto de partida ideal para crecer si se decide a candidatearse. Entre las distintas reuniones con dirigentes justicialistas hay que destacar la mantenida con el ex gobernador Jorge Obeid, que hoy tiene la mayor intensión de voto para regresar al sillón del Brigadier. No trascendió el temario abordado, pero hay versiones que indican que Jorge Obeid sería el aporte de Carlos Reutemann en una futura fórmula presidencial del peronismo federal ya que Santa Fe es clave en un armado nacional. En ese contexto las posibilidades del intendente de Rafaela pueden crecer porque siempre estuvo en la consideración del ex corredor, más allá que Ricardo Spinozzi cree que debe ser él quien represente en la provincia. Algunos dicen que si no puede sumar al intendente de Venado Tuerto entre sus huestes, deberá conformarse con una diputación nacional. Por lo pronto sigue con su agenda internacional. El 19 arribó desde Kuwait de su gira con Hermes Binner para pasar el día del padre con su familia y ayer volvió a Ezeiza para embarcarse junto a la vicegobernadora rumbo a Italia en compañía de cinco senadores. Falta mucho, ojalá el justicialismo produzca una propuesta creíble para poder ser una opción en el menú electoral.

Para terminar quiero dejar una reflexión o pregunta luego de analizar el acto del 20 de junio en Rosario, que fue copado por dirigentes justicialistas con una masiva participación ciudadana: ¿hay un despertar de "argentinidad" por el Bicentenario, el Mundial de Fútbol y emotivos actos oficiales para festejar las fechas patrias?
 
Fuente: SMEDITORIAL
Condenados al fracaso
El diputado Alberto Monti (PJ) y los ministros Antonio Bonfatti y Álvaro Gaviola
Cada etapa que se inicia genera ilusiones y esperanzas, más aun cuando el gobierno decide crear ministerios específicos para darle jerarquía a los tema que preocupan a los santafesinos. Para el socialismo, esos temas eran seguridad, trabajo, pobreza y cultura. Seguramente muy bien chequeados por las numerosas encuestas generadas por el equipo asesor.
El diagnóstico puede ser contundente pero si no hay políticas serias, no hay respuestas y la desilusión se apodera de la sociedad. Es lo le pasa a la gestión de Hermes Binner. En la edición anterior reflejamos una encuesta realizada en la ciudad capital donde el 58% cree que no se ocupa de los problemas y el 62% cree que no cumple con sus promesas.

Desde esta columna quiero ocuparme del tema seguridad. Esta semana se dio a conocer el informe de Datamática, consultora que evalúa las gestiones de los gobiernos provinciales, donde da a conocer que la inseguridad y la pobreza siguen siendo los temas de mayor preocupación de los santafesinos. Pero no hace falta que lo digan los expertos porteños, con escuchar la radio, leer los diarios o la ver la televisión sabemos que Santa Fe sigue contando muertos, que los delitos son cada vez más virulentos, que la policía no tiene conducción y que al ministro se le quemaron los papeles.

Conocido el informe de la consultora nacional y aprovechando los festejos del día del periodista,  abordé al ministro de Seguridad Álvaro Gaviola para que me de su impresión sobre los datos. Por supuesto que los minimizó, pero cuando lo invité para debatirlo en el programa de Cablevisión, rápidamente esbozó algunas excusas de agenda para no ir. Es que no tiene respuestas. Tampoco a los reclamos de las movilizaciones de vecinos que se están realizando en Rosario y Santa Fe, ni a los familiares que reclaman justicia por sus muertos. Cada día hay más zonas liberadas por la complicidad de funcionarios corruptos, por la presión para cubrir las cajas negras y el desmadre policial.

La inseguridad es un tema nacional e internacional, pero los niveles no son los mismos en todos lados. En Argentina la sensación de inseguridad es menor en Formosa, La Pampa y Misiones. En cambio en Santa Fe, Buenos Aires y Capital Federal, los índices de preocupación e la sociedad por la inseguridad esta sobre el 70%. A este gobierno que le gusta viajar mucho por el mundo, debería ver como Londres logró bajar el delito en 10% en los últimos dos años o como lograr los guarismos de Viena, Madrid, Roma o Luxemburgo.

La oposición se ha cansado de pedir informes sobre la materia, sin lograr que le respondan. El diputado Alberto Monti lleva a delante la investigación de la compra de la ropa policial, las denuncias de las cajas negras del policía Raffo, denuncias de Pierini sobre las avionetas y sobre policias que participan de delitos. Nunca logró respuestas.  "Volvé Cuenca que te perdonamos", repite a cada rato. El legislador justicialista dice que Ghirardi está desaparecido, que el ministro está pintado y que estamos condenados a convivir con esta realidad.

La inseguridad seguramente será tema de campaña en el 2011 y afectará directamente a Antonio Bonfatti, el elegido de Binner, porque deberá hacerse cargo de la gestión del ministro Gaviola - puesto por Superti- porque nunca quiso participar de la interna policial. Pero desde su nuevo rol de precandidato deberá tener una mayor incidencia, conocer más de cerca los hechos y no permitir que le escriban el diario de Yrigoyen como ocurre hoy.

Si bien hay muchas pálidas en la agenda del ministro de Gobierno y Reforma del Estado, recibe algunas satisfacciones como las declaraciones del dirigente Alberto Maguid, que ha afirmado que no se deben abrir las paritarias porque la política salarial del 2010 está cerrada, contrariando las manifestaciones de dirigentes de Amsafé, que no renuncian a una nueva ronda de negociaciones. Es poco entendible la actitud del viejo dirigente. Primero porque la recaudación de la provincia superó en el 46% lo previsto en el presupuesto y en el acuerdo con los legisladores justicialista, que proyectado a diciembre dejaría mucho dinero de libre disponibilidad. Segundo, este año tiene dos elecciones para mantener la conducción de UPCN y de la Caja del Seguro Social.

Si la conducción de Amsafe -la actual o la que pretende asumir- logra sentar al gobierno en una nueva parietaria, ¿de qué se va a disfrazar la conducción de UPCN y ATE? Todos saben del poder de Alberto, pero a los muchachos no le gusta que le toquen el bolsillo.

La otra declaración de Maguid sobre la conformación de un nuevo partido político fue música a los oídos de Bonfatti, que sueña con un justicialismo dividido. Todos saben que la relación entre el ministro y el dirigente gremial son muy aceitadas, por eso no descartan que la iniciativa fuese del dirigente socialista.

Se viene el mundial de fútbol. ¿Alivio para el gobierno o tierra fértil para los delincuentes? Algunos aseguran que los policías son los que más van a estar atentos a los partidos, por ende habrá más zonas liberadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada