jueves, 24 de abril de 2014

por fin se casa

Santa Fe: nadie creía, pero al final, el novio fugitivo anunció que se casa

Tras haber escapado de su casamiento el pasado 8 de marzo, Fernando Marengo dijo que el próximo 31 de mayo sí cumplirá con el compromiso
Por   | Para LA NACION

 
Fernando Marengo, junto a su novia Virginia, pidió disculpas ante los medios por haber escapado. Foto: Archivo 
SANTA FE.- Si el amor todo lo puede, este es uno de los casos que lo confirman. Y ojalá sea hasta que la muerte los separe. Fernando Marengo y Virginia Taborda se casarán -finalmente- el 31 de mayo.
Hasta aquí nada diferente a lo que puede estar sucediendo en cualquier punto del planeta. Sólo que en este caso, se trata del novio que horas antes de contraer matrimonio, programado para el 8 de marzo pasado, en esta capital, desapareció. El bien llamado "novio fugitivo", fue encontrado tres días después en un hotel de Rosario. Según él le confió a sus familiares, no alcanzó a juntar el dinero suficiente para abonar la fiesta y ante un ataque de pánico prefirió desaparecer.
Más allá de todas las historias que se tejieron alrededor de un hecho inusual, y con tanta trascendencia pública, Virginia lo aceptó nuevamente en su casa y también aceptó el desafío planteado por su Fernando, para cumplir el sueño del casamiento, que vendrá a cerrar la historia de quienes conviven desde hace unos 4 años y crían una hija en común de 3.
"Ya lo perdoné y crecimos como pareja. Él reconoció su error, y eso lo hizo crecer como persona. Entiendo el miedo que puedo llegar a sentir nuevamente ante su ausencia. Pero estamos felices porque superamos como pareja una circunstancia que nos pudo haber lastimado. Creo que todo lo que se presenta con muchísimas trabas, después termina siendo mucha más bueno de lo que uno se imaginó", sostuvo Virginia.
"Nada cambió; todo va a realizarse como lo habíamos pensado originalmente. El sábado 31 de mayo vamos a casarnos en la Iglesia de Fátima (al norte del macrocentro de esta capital) y minutos más tarde lo vamos a hacer por civil en la fiesta, frente a un juez", destacó la novia.
Como informó LA NACION el sábado 8 de marzo, alrededor de las 10 de la mañana, Fernando salió de su domicilio con dos mil pesos en el bolsillo. Debía abonar y retirar la mesa de dulces para la fiesta de esa noche. Pero no apareció. Esa misma noche habría mantenido un diálogo telefónico con su hermano y recién el lunes avisó que estaba en Rosario, sin dinero, alojado en un hotel frente a la Terminal de ómnibus "Mariano Moreno". Su hermano y la novia fueron a buscarlo.
Por entonces hubo comentarios variados. El dijo que no tenía dinero, pero se supo que desde esta capital viajó a Paraná, luego a Victoria y finalmente a Rosario, tres ciudades que, entre otros divertimentos, poseen casinos.
A fin del mes que viene, Fernando y Virginia aspiran a concretar lo que no pudieron hacer en marzo. Será para cumplir una promesa porque así, "colorín colorado, el cuento habrá terminado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada