domingo, 25 de marzo de 2012

BONFATTI SE CURA EN SALUD

Por: Darío H. Schueri – Desde Santa Fe


El Gobernador santafesino Antonio Bonfatti coaguló el conflicto docente con el simple trámite de descontar los días de huelga. Trabaja afanosamente con propios y extraños para obtener el voto favorable para su reforma tributaria y colocación de títulos público; quiere reactivar la obra pública, y se cura en salud anunciando recortes de gastos en la administración.



Esta vez más de 24 mil maestros de toda la Provincia (sobre 32.513 votos) aceptaron la misma propuesta salarial gubernamental que seguramente muchos de ellos rechazaron hace dos semanas atrás, y que fuera la misma que el gobierno les anunciara el 8 de marzo: 21% de aumento fraccionado en 18 % en marzo, otro 3 % en julio, 600 pesos -por única vez para material didáctico- y el agregado ahora de otros 150 pesos - también por única vez- para la compra de ropa de trabajo (guardapolvo).

El jueves pasado votaron en las aulas 32.513 maestros (el 77,41% del total de afiliados de Amsafé) de los cuales 24.780 docentes (76,21%) se inclinaron por aceptar la oferta del gobierno. El 16,89% restante la rechazó.

Si nos ubicamos universalmente, sobre los 80 mil maestros que dictan clases en la Provincia de Santa Fe (públicos y privados), sólo el 8.86% rechazó la misma oferta salarial que hace dos semanas había desestimado el 18%.

El dato matemáticamente político es que diez días atrás aquel 18% negativo del total provincial había representado más del 51% en el seno de Amsafé, obteniendo la mayoría y llevando al gremio a un políticamente desastroso paro por tan solo 922 votos de diferencia.

Ahora el voto positivo en Amsafé fue arrasador: casi el 80%. ¿Qué pasó entonces?.

En todo este tiempo de votaciones “de base” en Amsafe, los restantes gremios estatales UPCN y ATE habían convalidado desde el primer momento la oferta oficial; el sindicato que representa a los 20 mil maestros de gestión privada SADOP que dirige Pedro Bayúgar lo había hecho en segunda instancia al advertir que el gobierno no daría marcha atrás, dejando solos a los colegas de Amsafé que endurecían las medidas de fuerza. Mientras que, astuto, Sergio Romero de UDA que planteaba mediáticamente posiciones más implacables que Sonia Alesso de Amsafé, la “primereó” y anunció inmediatamente la aceptación una vez que se supo que el gobierno no descontaría los días de paro a cambio de aceptar la oferta primigenia.

Amsafé, con su extraña democracia griega sufrió el desgaste interno de insólitas paradojas con votaciones en las bases tan diametralmente opuestas para un mismo tema, que llaman poderosamente la atención.

Ahora la reforma tributaria

Solucionado que fue el áspero capítulo docente, ahora la aún zigzagueante gestión Bonfatti deberá enfocar el haz de luz en conseguir la tan meneada reforma tributaria, por lo visto mas resistida por los propios que por los extraños; sobremanera por el septeto senatorial radical que se auto consideran menoscabados por sus socios de la Casa Gris, celándolos por flirtear mas con el peronismo, aprovechando sus desavenencias internas que con ellos. La pregunta sería: ¿para qué convencer a los convencidos?. ¿O aún no están convencidos?.

Precisamente seis senadores del PJ capitaneados por el rafaelino Alcides Calvo, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda recibieron el jueves en el recinto de la Cámara al Foro de Intendentes y Presidentes de Comunas Justicialistas, que coparon el Augusto ámbito parlamentario para hacer una oportuna y gratuita catarsis en terapia de grupo, compitiendo entre ellos sobre quien es mas discriminado y menospreciado por el tirano gobierno socialista. Si bien algunos mas ubicados sobre el temario y el lugar adonde se encontraban intentaban, como el psicólogo intendente de Venado Tuerto José Luis Freyre, encaminar el debate (entre ellos) sobre las problemáticas financieras y de obra pública que los aquejan, otros mas enfervorizados creyeron estar en la sede del PJ provincial y transformaron la confusa reunión en un mitin político.

El senador Alcides Calvo fue contundentemente gráfico al cerrar el cónclave: “la reforma tributaria no les sirve a ninguno de ustedes”, y continuó con las filípicas: “no podemos seguir avalando el aumento de impuestos para solventar el despilfarro”. Y fue por mas: “la Provincia está en una verdadera parálisis”, sinceró posiciones para dejar en evidente off side a algunos de sus compañeros de bancada presentes (y otros ausentes) que vienen declarando públicamente que están dispuestos a darle al gobierno la actualización tributaria requerida.

Calvo está en perfecta sintonía con un núcleo duro del peronismo que lideran su jefe político Omar Perotti, María Eugenia Bielsa y el obeidismo, quienes consideran que no hay que oxigenar al socialismo gobernante; todo lo contrario, aprovechar lo que ellos avizoran como una debilidad estructural para someterlos al desgaste social.

El que se enojó con el diputado independiente Héctor Acuña quien había hablado de la reforma tributaria como un “impuestazo” para pagar el “despilfarro socialista”, fue su par socialista Joaquín Blanco quien insistió en desmentir por “inexacto y malintencionado, que heredamos una caja de 1.600 millones del gobierno de Obeid”, señalando que “en realidad, el disponible era de alrededor de 340 millones, comprometidos para el pago de SAC y otras deudas”. Blanco enumeró que al asumir Binner se encontraron con escuelas destruidas, infraestructura vial obsoleta, deplorable estado y carencia de efectores de salud, salarios en negro y deudas históricas con agentes de las fuerzas de seguridad, entre muchas otras cuestiones a resolver”.

Austeridad y obras

De todos modos, el Gobernador Bonfatti tomó nota y, como médico clínico que es, se curó en salud previniendo malhumores sociales por la sistemática andanada de severas críticas peronistas (avaladas muchas veces silenciosamente – y otras no- por los radicales), anunciando un plan de contención del gasto corriente que incluye el congelamiento de gastos de funcionamiento, suspensión de viáticos dentro del país para funcionarios y restricciones en los contratos de locación de servicio”, bajo el laudable eufemismo de “minimizar los impactos que puedan tener las fluctuaciones de la recaudación de los recursos sobre la economía provincial durante el año en curso”.

En paralelo, junto con la emisión de letras o pagarés por 456 millones de pesos para atender necesidades del corto plazo, para, según el Ministro Sciara “contribuir a una situación de restricción financiera que tiene relación con insuficiencia de la recaudación y con una deuda que venimos arrastrando desde 2011, establecida, a nuestro juicio, por las recomposiciones salariales y los pagos de aguinaldo”, el gobierno quiere acordar con los legisladores un conjunto de grandes obras para la provincia y buscar el financiamiento, tomando como ejemplo la autovía de la ruta 19.

Interna peronista: ¿esta el hombre del consenso?

Señalábamos hace una semana que el peronismo necesitaba evitar una punzante interna que lo escaldaría en sus ambiciones futuras de poder con un candidato del consenso. Hablamos de un Intendente del “Extremo Sur” de la Provincia cuyo nombre no quisimos revelar a pedido de nuestras fuentes, pero que casi al unísono hizo público el propio Agustín Rossi: se trata de José Luis Freyre, el intendente de Venado Tuerto.

Freyre admitió que Rossi (¿en alianza con Jorge Obeid?) punteó con la propuesta de invitarlo a ser el hombre del consenso, distinción que para él representa “un honor”; asintiendo ante nuestro dato, que enviados de Rafael Bielsa (¿con la anuencia de Perotti?) también se acercaron hacia la portentosa ciudad que gobierna para hablar de lo mismo.

El gobernante venadense cree que es la hora de los intendentes, y que el joven lord mayor de Rafaela, Luis Castellano, referente de Omar Perotti bien podría secundarlo en el Partido.

Del Sel camina otra vez la Provincia.

Casualmente, mientras el intendente de Venado Tuerto era el epicentro del interés periodístico por la posibilidad de ser el jefe del peronismo provincial, Miguel Torres del Del elegía su ciudad para relanzar su campaña proselitista, que en la emisora venadense LT 29 dejaba abierta a la posibilidad de ser para las legislativas nacionales del 2013 (cosa que no lo entusiasma demasiado) ó directamente volver a pelear sin escalas intermedias por el Sillón del Brigadier en el 2015.

Del Sel ocupará este año para – a pedido de Mauricio Macri – consolidar el PRO en los pueblos y ciudades de Santa Fe, detectando futuros candidatos a Presidentes Comunales, Concejales e Intendentes para las intermedias del año que viene. Mientras tanto auscultará la conveniencia de ser candidato a diputado nacional, posibilidad que no lo seduce demasiado en el convencimiento de que la gente lo quiere cerca y escuchando sus problemas y anhelos sin intermediación política parlamentaria.

Se vienen tiempos de inopias políticas y financieras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada