lunes, 26 de marzo de 2012

La silenciosa guerra contra los feriados

La trastienda de la política (y de los políticos)
En sigilo, y para evitar la crítica de opositores y oficialistas, o ganarse el malestar de ciudadanos de a pie, el diputado Enrique Thomas pidió poner un límite para tantos feriados. El jefe del bloque Frente Peronista propuso un proyecto de ley para fijar un máximo de 15 feriados nacionales inamovibles al año. La norma sería aplicable a partir del 1° de enero de 2013. La curiosidad es que Cristina Kirchner está evaluando lo contrario: aumentarlos. Por ejemplo, instituiría el 2 de enero como feriado nacional, en conmemoración de la invasión inglesa de las islas Malvinas, que ocurrió en 1833. El legislador quiere modificar el decreto 1584 de 2010. "La cantidad de días feriados y laborales deben encontrar su fundamento en la racionalidad, como todo el ordenamiento jurídico", dijo Thomas en sus fundamentos. Desde 2007 los feriados se incrementaron: en 2007, 2008 y 2009 hubo 13 días; en 2010, 16; en 2011, 18; en 2012, se prevén 19, y en 2013, 18. Thomas argumentó que en Chile hay entre 14 y 15 días; en Uruguay, Paraguay y en España, hay 14.

Negocios y política en torno a la Fórmula 1

El anuncio de la Presidenta de que la Fórmula 1 volvería a la Argentina y la mención del presidente de la categoría, Bernie Ecclestone, disparó, inevitablemente, el recuerdo hacia el 27 de octubre de 1998. Ese día Carlos Menem se reunía en el hotel Claridge's de Londres con el mandamás del circo máximo del automovilismo para tratar de recuperar una fecha para la Argentina. Para la sorpresa de los periodistas que cubrían la gira presidencial en aquel entonces, el ex corredor de F1 y entonces senador menemista Carlos Reutemann deambulaba por el lobby mientras se desarrollaba el encuentro de Menem y Ecclestone. "Senador, ¿por qué usted, que es el único que entiende de esto, no participa de la reunión?", le preguntaron los enviados. Parco y concreto, como es su costumbre, el santafecino respondió: "Yo hago política, no negocios".

El ex presidente de Télam ahora asesora a Mariotto

Se sabe que el kirchnerismo vela por el bienestar laboral de sus soldados más fieles, y nadie duda de que Martín García, el hasta hace poco presidente de la agencia oficial de noticias Télam, es uno de ellos. Mientras hace footing por el parque Centenario, el promotor del término "periodismo militante" deja tranquilos a quienes se le acercan, preocupados por su futuro. "Todo bien, estoy trabajando con (Gabriel) Mariotto", dice el siempre efusivo dirigente peronista, aunque no precisa si desempeña tareas en la vicegobernación bonaerense o en otro de los tantos ámbitos en los que Mariotto se ha extendido.

En la DAIA ya piensan en el reemplazo de Donzis

Golpeado políticamente por el episodio en el que apareció involucrado la semana última, Aldo Donzis ya transita por sus últimos meses al frente de la DAIA. Es que después del comunicado en el que apareció en línea con la Casa Rosada cuestionando un artículo de LA NACION y que luego desmintió para posteriormente volver a su postura inicial, en la comunidad judía ya comenzaron a buscarle reemplazante. El mandato de Donzis vence en noviembre y no puede aspirar a otra reelección, por lo que la danza de nombres ya se puso en marcha. Entre los dirigentes cercanos al kirchnerismo algunos piensan en figuras de la actual conducción comunitaria, mientras el rabino Sergio Bergman trabaja, sigiloso, para encontrar un opositor confiable.

El amigo en común que tienen Scioli y Lifschitz

El ex intendente de Rosario Miguel Lifschitz, actual senador provincial, recibió en su ciudad a un viejo amigo: Santiago Montoya. El ex recaudador de impuestos bonaerense, actual presidente del Grupo Bapro, había ido a Santa Fe a acompañar al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, que ahora es su referente. Montoya trabajará duro para que Scioli sea presidente en 2015, pero también podría ayudar a Lifschitz a convertirse en gobernador de Santa Fe, aunque sea socialista, por su extrema amistad..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada