viernes, 23 de marzo de 2012

mas que madre,una bestia desenfrenada

Escalofriante confesión del crimen del nene de seis años en el country San Eliseo

“Lo maté para cagar al padre”, dijo la mujer que ahogó a su hijo

Adriana Cruz fue abordada por un periodista cuando era trasladada al penal de Melchor Romero y fue tajante con su respuesta. El fiscal decidió agravar la acusación contra ella por homicidio calificado por el vínculo y alevosía.

ENVIAR NOTA

1 2 3 4 5
 
Adriana Cruz salió de la sub DDI de San Vicente esposada y con el pelo recogido en un rodete improvisado. Algo incómoda, la mujer de 42 años agachó la cabeza con la ayuda de una agente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y se sentó en el asiento trasero del coche gris que iba a trasladarla hasta la Unidad Penitenciaria 45 de Melchor Romero. El auto recorrió algunos metros hasta detenerse frente a la tranquera blanca. Cuando la puerta se abrió, el chofer aceleró y el cronista de televisión, que aguardaba la salida de la acusada de asesinar a su hijo Martín Vázquez, de seis años, en su casa del country San Eliseo de San Vicente, se asomó por la ventanilla baja del conductor y acercó el micrófono a la detenida.
“Adriana, ¿vos mataste al nene?”, preguntó el periodista a la pasada. La respuesta fue impactante. Sin mostrar signos de arrepentimiento, Cruz reveló que sí, que había matado a su propio hijo. “¿Por qué motivo?”, repreguntó el notero que corría a la par del coche. “Para cagar al padre”, dijo ella con tono firme.
“¿Para vengarte de tu marido?, insistió el cronista. Cruz no dudó ni un segundo y contestó que “sí”, confirmando la hipótesis de que la muerte de Martín fue el resultado de la enfermiza disputa que la mujer de nacionalidad brasileña mantenía con su ex esposo Carlos Vázquez, padre del pequeño y contador de la empresa de recolección de residuos Covelia, luego de que el hombre iniciara los trámites de divorcio en agosto del año pasado.
Lo curioso del caso es que un día antes de reconocerle al periodista el crimen de su hijo, la mujer se había negado a declarar ante el fiscal Leandro Heredia.
Ayer, en paralelo con la sorpresiva confesión, Heredia había decidido agravar la situación procesal de la imputada, que ahora enfrenta una acusación por homicidio calificado por el vínculo y alevosía, delito que prevé un pena de reclusión perpetua.
El pedido del fiscal fue refrendado por el juez de Garantías platense Juan Pablo Massi, quien ordenó la detención formal de Cruz, quien estuvo internada dos días luego de intentar suicidarse.
Por el momento la investigación determinó que la ex esposa de Vázquez intentó ahorcar a su hijo –quien en el afán de zafarse arañó a su madre– y luego lo ahogó en el jacuzzi del baño del cuarto principal de la casa. Para el juez, la mujer “se valió de la indefensión de la víctima para provocarle la muerte”. Por su parte, el fiscal ratificó que “el estado en general de la acusada es de imputabilidad”, y añadió que de acuerdo a los exámenes psiquiátricos en el momento del homicidio “estaba en sus cabales, sabía lo que hacía y pudo dirigir sus acciones a un determinado objetivo”.
Además, Heredia le pidió a una fiscalía de La Plata que remita la denuncia efectuada en febrero por el padre de Martín, en la que consta que “los hijos le habrían dicho que la mamá había amenazado con atentar contra ellos”.
Martín era el menor de los tres hijos que Cruz tuvo con Vázquez. Una de sus hermanas, de 15 años, le dijo al fiscal que durante la madrugada del martes escuchó gritar a “Tincho” pero que jamás imaginó que su madre lo estaba ahogando. El miércoles, el nene fue enterrado en el Cementerio Privado Gloriam de Burzaco en una ceremonia sesgada por el dolor y la indignación. <

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada