viernes, 30 de marzo de 2012

el alcalde que nunca trabajo quiere seguir sin trabajar


respondió a la presidenta en una conferencia de prensa

El alcalde apuesta a un fallo de la Corte Suprema que le asegure recursos
Acusó al gobierno nacional de tirarle por la cabeza los subtes, luego de que Cristina ampliara la permanencia de la Federal en las estaciones.

Por:
 Tiempo Argentino

La disputa entre la Casa Rosada y el gobierno porteño por el traspaso de las seis líneas de subte ya tiene una estación final de llegada, es decir, la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ese destino, es una de las pocas certezas que el jefe de gobierno Mauricio Macri tiene desde el miércoles, cuando el Congreso de la Nación transformó en ley la devolución del metro más viejo de América Latina y las 33 líneas que recorren la ciudad. La aprobación del texto por las dos cámaras, en tiempo récord, puso en crisis la última estrategia del macrismo para rechazar esa transferencia. Pero esa derrota legislativa no le impidió profundizar su negativa ayer, cuando advirtió que: “Si no hay un convenio que se construya trabajando de buena fe” entre los dos gobiernos, que sea “debidamente aprobado” por la Legislatura “no va a haber traspaso”.
El mensaje, fue pronunciado por el alcalde a la hora de la siesta y buscó revertir dos escenarios adversos: la sanción de la nueva ley que lo obliga a recibir esos medios de transporte y la imposibilidad de lograr dentro de la Legislatura porteña algún apoyo que le permitiera enfrentar políticamente la, casi asegurada, disputa judicial que terminará en la Corte. Flanqueado por la vicejefa de gobierno María Eugenia Vidal, el jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta y los legisladores del PRO, Macri relativizó la importancia de esa nueva ley que lo obliga a aceptar el subte, y recordó que “no hay ninguna ley del Congreso que esté por arriba de la Constitución Nacional”. El dato, que se puede encontrar dentro de cualquier manual básico de derecho, es un anticipo de las expectativas del PRO en la justicia, ya que los abogados del gobierno porteño consultados por este diario sostienen que, efectivamente, el caso llegará a la Corte y que el máximo tribunal les ordenará aceptar el subte, pero con los “recursos correspondientes”, tal como dice en la Carta Magna.
En su discurso, Macri eligió contestarle a la presidenta Cristina Fernández y acusó a su gestión de no dialogar y “hacer monólogos” para “tirarnos por la cabeza los subtes sin siquiera hacerse cargo de las inversiones en obras que hacen a la seguridad de la gente”. Durante la conferencia, que por momentos pareció una catarsis, el alcalde se acordó de los usuarios, repitió que viajan mal y antes de terminar, concentró su artillería verbal en la presidenta: “No cuente con nosotros para ser cómplices de los futuros muertos del tren ni del subte, ni para seguir negando la realidad.”
 Todo pareció plagado de grandes certezas, salvo por el acta acuerdo de transferencia de los subtes que firmó el 3 de enero, con la potestad tarifaria incluida. Sobre ese documento, Macri no dijo una palabra, pero habló de la necesidad de redactar uno nuevo, “de buena fe”, que pase por la Legislatura. Se le olvidó mencionar que el documento que firmó el 3 de enero cuenta con un dictamen favorable firmado por el procurador general adjunto Carlos Tambussi. El funcionario sostuvo con su firma la validez del acta para sostener el aumento del 127% en la tarifa del subte. El líder del PRO, jamás lo mencionó, pero en su lugar, prefirió curarse en salud, y ayer, luego de la conferencia de prensa, le tomó juramento a Julio Conte- Grand como nuevo procurador porteño. “Es una pieza clave”, sostuvo Macri. Sin dudas, sabe muy bien de qué se trata.  <

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada