lunes, 26 de marzo de 2012

de la editorial de colucci

Lo importante es la noticia, no uno

.
Lo que importa es la noticia, no uno. Lo que importa es una investigación, no uno. Lo que importa es dar a conocer públicamente una injusticia, no uno. Por supuesto que deviene de esa labor periodística un reconocimiento. Pero en la Argentina nos acostumbramos que los medios se transformen en un cuarto poder.
Escuchá la editorial de Alejandro Colussi

Anoche tenía muchísimos llamados telefónicos y con mucha alegría veía como la investigación que iniciamos un 8 de marzo sobre lo que es esta asociación ilícita mafiosa de dirigentes kirchneristas de la ciudad de Santa Fe, estamos hablando de Sebastián Lambrisca, Cristian Quezada y Daniel Roa hijo, había llegado a todos los medios masivos, no solo de la ciudad de Santa Fe sino también de Rosario e incluso nacionales.
Me parece bien que se hayan tomado otras fuentes de certificación porque le permite a los damnificados, también el efecto domino, que se termine el efecto de las víctimas que terminan siendo doblemente víctimas. Que no puede pasar nuevamente que durante tres años, esta patota mafiosa disfrazada de dirigentes políticos y gremiales, a punta de pistola, pueda mantener a un centenar de personas en el silencio más absoluto de la impunidad de una estafa de millones y millones de pesos.
Esto habla desde algún lugar, que todavía no hemos desarrollado la confianza suficiente en la justicia para que esté por encima del poder que supuestamente esbozaban los estafadores.
Tampoco los medios estamos trabajando bien para después de tres años descubrir esta maniobra que mantuvo a centenares de personas en silencio absoluto siendo víctimas flagrantes de una estafa, de amenazas de muerte, amenazas físicas. Mientras estos no solo se pavoneaban en la oscuridad sino que lo hacían públicamente, publicaban sus fotos en Facebook.
Está bueno que esto pase porque estos sujetos tienen, aunque sea, una sanción social y, aunque parezca poco, en Argentina es precioso. Pero que este caso no nos tape el bosque porque hay muchos otros casos que todavía se mantienen en impunidad y en silencio y que hacen doblemente víctimas a las víctimas.
Nuestra tarea está hecha, ahora será la justicia y los órganos pertinentes los que tendrán que actuar. Este es nuestro trabajo, hasta acá podemos llegar nosotros, darte esa sensación de alivio que aunque sea “no se la llevan de arriba”. Pero estos tipos no les interesa ser moralmente impugnados por la sociedad porque no tienen moral, porque no tienen amigos, tienen intereses económicos, porque no te miran a los ojos, porque se cagan en todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada