martes, 26 de febrero de 2013

la prensa cipaya y una aclaracion brillante de norberto colominas

PODER, POLITICA Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN



Por Norberto Colominas



¿Por qué razón los comunicadores de la derecha latinoamericana (tipo Andrés Openheimer)  estigmatizan a los gobiernos que se defienden de los ataques sistemáticos de los medios de comunicación, si se considera que esos diarios, radios y canales de televisión actúan como plataformas del pensamiento reaccionario y son utilizados como herramientas de corrosión y desestabilización de gobiernos legítimos?



En Estados Unidos un comentarista político de la cadena Fox iniciaba sus comentarios blandiendo un bate de béisbol... Imaginen la escena. Con pleno derecho, el presidente Barak Obama prohibió la participación de esa emisora en las conferencias que ofrece la Casa Blanca. ¿Hizo bien o hizo  mal?  ¿Tenía o no tenía derecho de reaccionar así?  ¿Se trató de un ataque a la libertad de prensa?  Nada nos dirá Openheimer, que no se ocupó del caso,  preocupado como está por los ataques a la “prensa libre” de Ecuador y a los medios “independientes” de la Argentina.



La prensa “libre”… Es irrefutable que esa prensa está libre de toda sospecha de connivencia con un proyecto nacional y popular, democrático, socialmente sensible y progresista. En cuanto al mote de “independiente”…, muy por el contrario, esa prensa es dependiente de sus propios intereses corporativos, de sus avisadores, del establishment, de la Iglesia, de una importante embajada y… siguen las firmas. Independientes de quiénes? De los intereses del pueblo, de la nación y del desarrollo, está claro.



Pero no esperemos que Openheimer y los de su especie expliquen estos absurdos; nos crecería una larga barba. Según este columnista de La Nación, Rafael Correa, Cristina Fernández, Evo Morales, Hugo Chávez  y el pepe Mujica son “dictadores del siglo 21”. Está todo dicho.
 
 
el absurdo:

Ecuador, ¿dictadura del siglo XXI?

Por Andrés Oppenheimer | LA NACION

MIAMI.- Mucha gente se pregunta cómo el presidente de Ecuador, Rafael Correa , logró ganar tan cómodamente las elecciones del domingo 17 pese a los enormes escándalos de corrupción que lo salpicaron y a sus ataques constantes contra la prensa libre y las instituciones democráticas. Pero si uno mira de cerca lo que está pasando en Ecuador, la arrasadora victoria de Correa no debería sorprender a nadie.
Por el contrario, lo raro habría sido que se diera un resultado diferente. Ésa fue mi conclusión luego de entrevistar, unos días después de las elecciones, al ex presidente ecuatoriano Osvaldo Hurtado, quien acaba de publicar un libro titulado Dictaduras del siglo XXI , en obvia referencia al "socialismo del siglo XXI" que afirman impulsar el presidente venezolano Hugo Chávez, el propio Correa y otros imitadores .
¿Cómo explica que Correa haya ganado con el 57% de los votos, incluso después de varios escándalos de corrupción?, le pregunté a Hurtado. Para quienes no recuerden los recientes titulares de Ecuador, el primo de Correa, Pedro Delgado, renunció a su cargo de presidente del Banco Central el 19 de diciembre, después de que los diarios informaron que había mentido al afirmar que había terminado sus estudios en economía. Más importante aún, según versiones periodísticas, Delgado habría usado una opaca agencia gubernamental creada por Correa para otorgar préstamos a amigos del gobierno para proyectos que nunca se materializaron. Y el propio hermano del presidente, Fabricio Correa, confirmó que recibió enormes contratos del gobierno -de más de 300 millones de dólares, según los informes de prensa-, y dijo que el presidente estaba al tanto de esas transacciones.
Sin embargo, nada de todo esto parece haber perjudicado al presidente, debido al boom petrolero y a la dolarización de que se ha beneficiado el país en los últimos años.
"Ecuador vive el momento de mayor prosperidad de su historia reciente", me dijo Hurtado. "Por donde se mire hay nuevos edificios, nuevos centros comerciales de lujo, y cada vez se ven más automóviles en las calles." Hurtado señaló que el boom empezó varios años antes de que Correa asumiera la presidencia, en 2007. Los precios del petróleo han aumentado desde 9 dólares el barril, en 1999, hasta 100 en la actualidad. "La pobreza disminuyó mucho más antes de asumir Correa que después de que asumió", dijo Hurtado.
Además de la prosperidad petrolera, Correa ganó las elecciones porque impuso reglas electorales hechas a su gusto y medida. El presidente controla todas las instituciones e impone cada vez más restricciones a la prensa, agregó Hurtado.
Asimismo, Correa invocó una imaginaria conspiración mediática internacional para silenciar varias radios, construir un imperio mediático gubernamental e intimidar a los periódicos independientes con demandas judiciales millonarias.
"A diferencia de las dictaduras de antes, que daban un golpe de Estado, cerraban el congreso y sustituían al presidente, las dictaduras del siglo XXI desconocen el orden constitucional bajo el cual fueron elegidas y crean un nuevo orden que les permite perpetuarse en el poder", dijo Hurtado. Con el tiempo, "se convierten en dictaduras".
¿Qué deberían hacer quienes apoyan la democracia en Ecuador, Venezuela, Bolivia y otras autocracias?, le pregunté. Hurtado respondió que la oposición no puede hacer gran cosa, salvo presentar candidatos únicos para evitar dividir el voto opositor, como pasó en Ecuador.
"La respuesta debería venir de la Organización de Estados Americanos (OEA), porque estos gobiernos violan varios artículos de la Carta Democrática Interamericana", señaló. "Pero desgraciadamente la OEA no se ha pronunciado y utiliza un doble parámetro: uno para las dictaduras de derecha y otro para las dictaduras de izquierda."
Mi opinión: como alguien que siempre se opuso a dictaduras de derecha e izquierda, estoy de acuerdo con Hurtado en que hay un doble estándar, y que la OEA está haciendo la vista gorda a las autocracias de izquierda.
Estos autócratas narcisistas-leninistas siguen el mismo manual: lanzan sus candidaturas a elecciones presentándose como campeones de la lucha contra la corrupción, y tan pronto son elegidos cambian la Constitución para asumir poderes absolutos y eternizarse en el poder. Y cuando comienzan a ser criticados por ser más corruptos que sus antecesores, quieren cerrar los medios aduciendo que hay una "conspiración mediática'' en su contra.
Tal vez estas autocracias no duren mucho tiempo más: la enfermedad de Chávez, la disminución de los precios de las materias primas y sus desastrosas políticas económicas pueden debilitarlas. Pero, por ahora, nadie debería sorprenderse de la "arrasadora victoria" de Correa.
© LA NACION.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada