jueves, 28 de febrero de 2013

si estos son escandalos el chancho vuela, vamos muchachos de perfil coherencia

Política

#CallateAtorranta y cinco años de escándalos en el Congreso

Desde el "traidor" de Kunkel a Solá hasta el Cuervo Larroque y Alonso, incluyendo la piña de Camaño. Galería de fotos. 

Ver Comentarios  

28.02.2013 | 22:50


foto perfil.com

Julio de 2008: Kunkel acusó a Solá de "traidor". | Foto: Cedoc

Ampliar Ampliar Fotogaleria Fotogalería
"¡Callate, atorranta!", le gritó ayer el diputado camporista Andrés "Cuervo" Larroque a su par del PRO, Laura Alonso, durante la sesión especial de la Cámara para debatir el memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán por la causa AMIA. El cruce fue el primero de 2013, pero lejos estuvo de ser el único que ocurrió en el Congreso de la Nación durante los últimos años.

Durante el célebre debate por las retenciones móviles, en julio de 2008, Carlos Kunkel le espetaba "¡Traidor, hijo de puta!" a Felipe Solá cada vez que intentaba pronunciar su discurso, en el que justificaba su alejamiento del kirchnerismo y su voto en contra de la medida. El exgobernador bonaerense se retiró del recinto y terminó a los golpes con un empleado de la Jefatura de Gabinete.
Precisamente Aníbal Fernández, exjefe de Gabinete, fue protagonista de otro escándalo en septiembre de 2010, cuando se presentó para brindar su informe ante la Cámara Baja. El funcionario cuestionó a una asesora de la diputada Fernanda Gil Lozano (Coalición Cívica), que le replicó que se "lavara la boca" antes de hablar mal de ella. Todos los legisladores de la bancada que lideraba Elisa Carrió se fueron de la sala, mientras Gil Lozano le gritaba a Fernández "mirame a los ojos, caradura, estás a favor de la trata de personas".
Un incidente terminó "a las manos" cuando Graciela Camaño golpeó a Carlos Kunkel en la cara mientras hablaba ante la Comisión de Asuntos Constitucionales, en noviembre de 2010. La diputada justificó la agresión alegando que su compañero lo había molestado durante todo el año: "El señor Kunkel me acuse de ser la señora de alguien. No le voy a permitir que siga insultando a mi marido. No se lo voy a permitir", dijo.
Otro exabrupto tuvo lugar cuando asumieron los diputados electos en los comicios de 2011: mientras juraba Victoria Donda, exkirchnerista y ahora en el Frente Amplio Progresista, una "barra" de militantes de La Cámpora le gritaba "trola". Luego aclararon que en realidad se referían a "Rodra", un antiguo novio de la legisladora y amigo de la juventud oficialista.

"Usted es el responsable de la tragedia de Once", apuntó el senador Gerardo Morales al ministro de Planificación Julio De Vido, en marzo de 2012, menos de un mes después del accidente que dejó 51 muertos y 700 heridos. Durante la discusión por la transferencia del subterráneo a la órbita del gobierno porteño, el radical reclamó que el funcionario "dé la cara" y le "devuelva la plata a la gente. De Vido, a su turno, responsabilizó a Morales por la crisis de 2001.
Los dos volvieron a pelearse un mes después durante el debate por la estatización de YPF: "Sos un caradura y provocador vos", dijo De Vido a Morales mientras el senador acusaba al kirchnerismo de participar en el vaciamiento de la petrolera. Luego la senadora del Frente Cívico Laura Montero aseguró estar "harta y cansada" de pedir informes al gobierno sin obtener respuesta. "Si estás harta y cansada es tu problema, querida. Ustedes sacaron el 8%", respondió el ministro.

"He leído sobre el socialismo utópico, he leído sobre socialismo científico, pero nunca he escuchado de narco-socialismo", planteó Larroque en noviembre de 2012, en medio del debate en Diputados por el voto a los 16, en referencia al comisario santafesino Hugo Tognoli, acusado de vínculos con el narcotráfico.
En el Senado, ese mismo día se debatía el "per saltum" judicial para la causa por la Ley de Medios. La oposición denunciaba entonces que el oficialismo pretendía aprobar el proyecto sin siquiera dejarles leerlo. Una empleada de la oposición le gritó "corrupto" a Kunkel. Luego el radical Tunessi se sumó a los insultos: "Le dije que era un botón. Lo único que le falta es llevar presa a la gente".
Dos semanas después, los Senadores discutían informes de la Auditoría Nacional sobre el funcionamiento de organismos del Estado. El senador radical José Cano acusó al Gobierno de "ladrón" y pidió que "dejen de robar". Sus expresiones fueron repudiadas por Aníbal Fernández, José Mayans y la presidente provisional, Beatriz Rojkés de Alperovich, que se negó a volver a darle la palabra a Cano.
Al cierre de esta nota, la diputada Diana Conti reconoció en Radio La Red que le gritó a Alfonso Prat Gay en la sesión por el tratado con Irán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada