domingo, 29 de mayo de 2011

el divan

Terapia (arriba también se sufre)

Hoy, Hermes Binner

Diego Sehinkman
Para La Nación

Domingo 29 de mayo de 2011 | Publicado en edición impresa
Hoy, Hermes Binner
Binner : (Recostado en el diván, evoca un hecho traumático de su juventud.)... Estábamos reunidos en asamblea. Entonces un compañero del Partido Socialista Popular dice: "Camaradas: si queremos hacer la Revolución junto a Binner, ¿qué es lo primero que necesitamos?"... Y otro del fondo grita: "En principio, un café doble"...
Terapeuta : ¿Y usted qué piensa de ese rasgo de personalidad suyo, digamos, "sosegado"?
B : Le agradezco el eufemismo...
T : No es nada. Para eso estamos...
B : Usted sabe que yo me recibí de médico en Rosario en el 70. Y después hice la especialidad en anestesiología. (Sonríe.) Evite los chistes porque ya se han hecho todos.
T : ...
B : (Se arregla el saco, orgulloso.) Igual, habrá visto. Esta semana, no pararon de sacarme a bailar... Como decía no sé quién: el idioma español vio nacer un nuevo oxímoron: "Binnermanía".
T : ¿Y usted cómo se siente en ese rol?
B : Mire. Yo jamás ambicioné el lugar que ocupo. Cuando fui desde Rafaela, donde nací, a estudiar Medicina a Rosario, nunca pensé que iba a ser director de hospital, intendente de Rosario dos veces y gobernador de la Provincia. Creo que la vida me ha dado de más. Pero yo sigo con mis costumbres de siempre: tomo mate cocido, veraneo en Gesell, no vivo para nada en una mansión. Por eso no me desvela la presidencia ni tengo apuro. Alguno podría definirme así: Binner es socialista. Pero su ambición va por el carril de la derecha.
T : A 60 por hora, tomando mate. Escuchando algún tango. El sol brilla sobre el parabrisas. Qué linda es la vida cuando uno asordina sus ambiciones y aprende a disfrutar de lo que Dios le dio... ¿No?
B : (Sonríe, incómodo, y se rasca el cuello.) No me cargue. La verdad es que ahora, uno tampoco la está pasando bien.
T : ¿Qué le puede andar pasando?
B : (Hace una pausa. El descendiente de suizos no es genéticamente dado a abrir y mostrar su mecanismo de relojería.) Me siento...
T : ...¿Se siente?
B : ... Presionado. Alfonsín me echa en cara que primero les había dicho que, para definirme, tenían ellos que aclarar su interna con Cobos y Sánz. Y que cuando lo hicieron, yo seguí sin contestar. Y recuerdan que el 14 de mayo dije que no me oponía a un acuerdo con De Narváez si era estrictamente provincial, y que después de las primarias santafecinas del domingo, me agrandé y les tiré para atrás el plan convenido...
T : ...
B : ... Me acusan de cambiarles el discurso todo el tiempo. Pero no es así. Si hay que pactar con Macri o De Narváez, no cuenten conmigo. Es una cuestión ideológica. Yo no acuerdo con lo que dicen algunos: "Hagan como el kirchnerismo. Ustedes tírense a gobernar. La épica y el discurso lo van armando sobre la marcha". Además le digo. No me desesperan los cargos y no me muero por ser segundo de Alfonsín.
T : ¿Por qué puso esa cara?
B : Escuché alguna burla: "No será por problemas de cartel. ¿Qué tema puede haber por el orden en la fórmula... si los dos son segundos?"
T : Binner, ¿usted qué quiere?
B : Yo he expresado mi deseo de eventualmente ser candidato. Atrás mío estarían Juez, Pino, Margarita. Pero además, uno también puede pensar en el futuro. Acá hay que pegar un salto lo más largo que se pueda. Aunque alguien diga: "Para el 2015 va a tener 72. No sea cosa que el salto en largo sea salto en alto".
T : ...
B : Otro reproche que me hacen es nunca haberme puesto realmente en contra del Gobierno. ¿Y qué quiere que haga? Si dependemos de la plata que nos debe Nación. Santa Fe no logró ser completamente autoválida.
T : ¿Usted qué piensa? ¿Tiene realmente ganas de encabezar una fórmula opositora?
B : (Se queda en silencio, pensativo.) ¿Leyó la carta abierta que me mandó Alfonsín para intentar salvar el acuerdo? Alguno se reía: "Pongamos esto en perspectiva: ningún programa de gobierno serio empieza con la carta abierta de un candidato a presidente, pidiéndole lastimosamente a otro que sea su vice. Si es así, esa alianza está pegada como el sobre: con saliva..."
T : ...
B : Y terminaba diciendo: "En este panorama confuso, ¿saben cuál es la única conclusión? Que Binner vino a sacudir el avispero. Para que no cambie la abeja reina".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada