domingo, 29 de mayo de 2011

la gente la voto porque siempre trabajo de politica , se acuerda cuando estaba con Obeid,excelente se lo merece

María Eugenia, la gran ganadora

Por Mauricio Maronna / La Capital

El lunes, a las 2 de la madrugada, María Eugenia Bielsa atendió su celular con una voz extraña para quien, ni más ni menos, resultó ser la candidata individualmente más votada de las primarias. "No, la verdad es que ahora no me interesa estar contenta por eso. Soy parte de un esquema colectivo al que no le fue del todo bien".


El lunes, a las 2 de la madrugada, María Eugenia Bielsa atendió su celular con una voz extraña para quien, ni más ni menos, resultó ser la candidata individualmente más votada de las primarias. "No, la verdad es que ahora no me interesa estar contenta por eso. Soy parte de un esquema colectivo al que no le fue del todo bien", respondió a La Capital, en referencia a la derrota que sufrió la precandidatura a gobernador de su hermano Rafael. Ahora, la postulante a diputada provincial se ríe por la sorpresa que le generó al interlocutor la ausencia de euforia. Pero sigue sosteniendo que la lectura cuantitativa de los votos es lo menos trascendente. Y espera el llamado de Agustín Rossi para lograr lo que más desea: el triunfo justicialista en las elecciones de gobernador.
—¿Cómo evalúa haber sido la precandidata más votada?
—Si uno lee detenidamente los resultados, el peronismo sacó 30 mil votos más que el Frente Progresista; ahí hay un mensaje muy claro: el justicialismo tiene la responsabilidad de ganar la provincia de Santa Fe. Respecto a la lista de diputados, la gente maximizó el uso de la boleta única. Todo lo que se decía respecto a que el ciudadano no iba a entender de qué se trataba la boleta única fue equivocado. Se votó por Bonfatti-María Eugenia Bielsa, Barletta-María Eugenia Bielsa, Bielsa- Bielsa o Perotti-María Eugenia Bielsa... Por otro lado, desde lo emocional, creo que la gente votó conducta, trayectoria, línea de coherencia en la gestión pública. Mucho más que por la campaña; la sociedad me votó por eso. Creo que con la campaña no gané ni perdí votos.
—¿Cómo es eso?
—Lo que se evaluó al momento de votarme fue la trayectoria, mi labor como vicegobernadora, las acciones como concejal. En Rosario tuve un gran caudal de votos en los lugares que fueron más afectados por la pedrada que afectó la ciudad en 2006, las inundaciones, curiosamente los más difíciles respecto a mi gestión como vicegobernadora. La gente valoro que haya acompañado pese a no haber podido resolver desde el gobierno todos los problemas. Estuve cerca, tuve vocación de contener. Me produce pudor decir esto porque no le resolvimos enteramente los problemas a la gente. Lo propio sucedió en el norte de la provincia, donde también hubo un gran respaldo a la lista. O sea, hay una cuestión institucional que tiene que ver con la lista única, y la otra tiene que ver con la lectura que se hizo sobre mi desempeño.
—A la luz de los resultados, se presupone desde el análisis político que Rossi debería trabajar palmo a palmo con usted de cara a la general. ¿Cuál debería ser la estrategia del peronismo?
—El peronismo es una fuerza muy competitiva y Rossi es ahora el depositario de una expectativa extraordinaria. Seguramente Rossi convocará a Perotti y Rafael Bielsa. Es más, desde mi sector terminamos de redactar un documento para aportar a esa mesa de acuerdo de las diferentes corrientes peronistas; se trata de puntos valiosos para un plan de gobierno en términos de experiencia e imperativos del espacio.
—¿Todavía no los convocó Rossi?
—No lo ha hecho hasta ahora, pero va a convocar. Recibí llamados de compañeros de Vera, Elortondo, Firmat, Pérez.. Quieren saber hacia dónde vamos. Esperamos la convocatoria de Agustín.
—Si el peronismo pierde la Gobernación podría darse el caso de que la provincia tenga el Poder Ejecutivo de un signo y la Legislatura de otro.
—Espero que el peronismo gane y así poder tener un gobierno y una Legislatura peronistas. Si eso no se diera, los constitucionalistas creen que los que ganan en la categoría a diputado obtienen los 28 escaños. Significarían (con el Senado) dos Cámaras de un mismo color político y un Ejecutivo de otro. Sería un sistema parlamentarista en el que será clave la capacidad del futuro gobernador para obtener consensos. A esto no lo tiene Hermes Binner, quien no eligió por consenso a su candidato para las internas, sino a dedo. Esto demuestra que hay poca capacidad de construir consensos hacia el interior de su partido. Pero la realidad es que hoy tenemos 30 mil votos más que el Frente Progresista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada