viernes, 25 de enero de 2013

El verano de los políticos: el arte de vacacionar sin que se note

La temporada 2013 mantiene las tendencias de los últimos años: bajo perfil y cabatoaje; un mapa con los lugares elegidos por la clase política local

Para los dirigentes políticos, hablar de vacaciones en el exterior se convirtió en mala palabra. Al menos, ninguno quiso mencionar un destino fuera del país, cuando se los consultó sobre el lugar de veraneo para este año. Quienes no hicieron "escapadas" a la Costa Atlántica, señalaron destinos en la Patagonia. Otros, directamente, respondieron que no se tomarán un descanso.
Los puntos turísticos para esta temporada difieren con los de otras épocas, cuando Punta del Este era la meca de ministros y dirigentes. En año electoral y tras meses de cepo cambiario, Mar del Plata y Pinamar son los lugares más populares para los políticos en ojotas.


Punta: que sí, que no

El jefe de gobierno porteño Mauricio Macri abandonó sus veraneos en Uruguay. Durante 2012 viajó a Armenia, Alemania y Singapur por reuniones con inversores y días atrás estuvo en República Dominicana, convocado por una universidad estadounidense. No obstante, según señalaron sus voceros a LA NACION, para descansar con su familia eligió a la Patagonia. "¿El Calafate? No, claro que no. Bariloche y Villa La Angostura", especificaron. Y, mientras su mujer Juliana Awada continuó el descanso en Punta del Este, el jefe de gobierno porteño pasó unos días en Mar del Plata y Pinamar.
Su jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, en cambio, sí pasó por la ciudad balnearia de Uruguay, aunque sólo para Navidad. "Siempre elije la playa, Cariló o Punta del Este", señalaron sus voceros a este medio.
También por la ciudad esteña paseó Pepe Scioli, un habitué de la costa uruguaya durante la temporada alta. Se trata de destino diferente al elegido por su hermano. Para el gobernador Daniel Scioli, Mar del Plata es el lugar. Atrás quedaron los veraneos que el motonauta pasaba Punta, incluso durante el primer tramo del kirchnerismo.
Quien sorprendió en Punta del Este, en cambio, fue el intendente de José C. Paz, Mario Ishii. El jefe comunal ultrakirchnerista dejó su habitual poncho y cruzó el charco para disfrutar del año nuevo en la ciudad ícono de los 90.

La costa atlántica: relax y política

La ciudad feliz es la pasarela por la que desfilan varios dirigentes en épocas pre electorales. Allí se mezclan la gestión, la campaña y el relax.
Desde el gabinete nacional, ya es costumbre ver al ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo, aunque su visita se vinculó a operativos en la costa y a los stands de seguridad vial. "No se va a ir a ningún lado. Hace 11 años que no se toma vacaciones", manifestaron los voceros del funcionario.
También en la Bristol se sacaron fotos varios dirigentes de la oposición. Estuvieron el ex candidato a presidente por el FAP Hermes Binner, la diputada del Pro, Laura Alonso y el líder del PO, Jorge Altamira, quien comenzó a pedir por el "milagro" electoral cerca de los lobos marinos. Hasta se pudieron oler alianzas en la playa, como ocurrió con la caminata de Alfonso Prat-Gay (de la Coalición Cívica) con Victoria Donda y Humberto Tumini (FAP).
A Pinamar hicieron escapadas de fin de semana el intendente de Tigre, Sergio Massa , el ministro de Salud Juan Manzur y el ministro de Espacio Público de la ciudad, Diego Santilli. La ministra de Seguridad Nilda Garré, también se tomó un descanso en esa ciudad, donde tiene un departamento propio.
Macri jugó al truco con su gabinete en Pinamar. Foto: Archivo / LA NACION / Guadalupe Aizaga
Foto 1 de 11

Otros dirigentes, en cambio, eligieron a Cariló. Es el caso de la diputada del FAP Margarita Stolbizer, que compartió unos días con su familia a fines de diciembre.
También allí estuvo Francisco de Narváez. El diputado del Peronismo Federal, no obstante, comparte el perfil con Mauricio Macri: señaló a LA NACION que solía veranear en Punta del Este, pero que hace algunos años hace turismo local. Como el jefe de gobierno porteño, este verano irá a Villa La Angostura.
En tanto, al igual la Presidenta Cristina Kirchner, algunos ministros patagónicos se tomaron un descanso en el sur. El titular de Defensa, Arturo Puricelli, estuvo para año nuevo en Santa Cruz, donde tiene extensos campos. La Patagonia fue el lugar elegido también por el ministro de Agricultura Norberto Yauhar, quien paseó por Puerto Pirámides y Puerto Madryn.

Sin descanso

"El Gobierno no se toma vacaciones", aseguró días atrás Amado Boudou. Sus voceros subrayaron que "no tiene unas vacaciones largas desde que entró a la Anses". Al vicepresidente se lo vio junto a Agustina Kämpfer en Cataratas del Iguazú en una escapada para los días de Navidad. Y el Año Nuevo lo encontró en un lugar poco usual, Haití, a donde celebró junto a los cascos azules.
Del gabinete kirchnerista, varios fueron los que respondieron que no se irán a ningún lado. Entre ellos, la ministra de Industria Débora Giorgi, y el titular de la cartera de Trabajo, Carlos Tomada, quien se encuentra atareado en las negociaciones paritarias. También el vicegobernador Gabriel Mariotto, que señaló: "No puedo ir a decirle a la Presidenta, con todas las responsabilidades que ella tiene, que yo estoy cansado".
Desde la oposición, Elisa Carrió también señaló que este verano no dejará Buenos Aires. "Habitualmente veranea en Punta del Este. Y de chica iba a Mar del Plata, o Villa Carlos Paz, donde tiene familia", señalaron sobre las costumbres de la diputada chaqueña

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada