jueves, 24 de enero de 2013

hay vigo siempre viviendo del estado

Cuando lo legal es profundamente inmoral

.
Ayer en forma exclusiva el programa “Una mañana de locos” y este portal dieron a conocer lo que el gobierno ocultó: finalmente se le otorgó la jubilación al ex ministro de la Corte, Rodolfo Vigo, por un monto de 55 mil pesos mensuales lo que hace un haber anual de 700 mil pesos.
Escuchá la editorial de Alejandro Colussi


Hoy reflexionamos sobre sí la "rebuscada" legalidad de tan ignominiosa jubilación es moral.
Lo conozco al Dr. Vigo, tuve muchísimas charlas con él cuando desde el servicio informativo de LT10, me destinaban a tribunales.
Creo que los mobiliarios, son la parte más importante para la preparación de cualquier periodista. A veces me destinaban al aeropuerto, a veces a los barrios, a tribunales y durante mucho tiempo a casa de gobierno.
El Dr. Vigo junto con el Dr. Barraguirre, eran una especie de oxigenación de una corte, que era profundamente corrupta. Y ustedes dirán, cualquier persona tiene derecho a tener su simpatía política, pero deben disimularla cuanto menos. Porque cuando la política partidaria entra a tribunales, la justicia se escapa por la ventana.
Insisto, el Vigo junto con el Dr. Barraguire, eran una bocanada de oxígeno y siempre en las votaciones salían en disidencia con relación a muchos hechos. Traumatizaron, estigmatizaron y empobrecieron a la justicia santafesina.
Lo respeto mucho como docente universitario también. Uno podrá discutir su ideología, algunos decían que era el representante de la grey católica (a mi no me consta, si de sus creencias), y con esto quiero decir que no hay nada personal, ni mucho menos.
Me sorprende, hasta me duele y me ofende, que una persona de su capacidad permita este tipo de situaciones. Que hoy marquen, que el haber jubilatorio del Dr. Vigo, enredado sospechado en tráfico de influencia, sospechado con el poder político, no merecía por su jubilación. Y así empañar la carrera tal vez impecable del Dr. Vigo.
Me explican que hay un dictamen de fiscalía, cuando el Dr Barraguire dijo que para mí se debería haber excusado. Y yo conozco a Jorge, se dé su honestidad, pero Jorge debió haberse excusado de resolver esta situación por la vinculación que había entre su padre y el Dr. Vigo.
Me dicen que ahora, se computaron sus aportes a la caja forense, y fueron más que los aportes universitarios al ANSES. Son complejidades, que quieren justificar lo injustificable, a la hora de analizar que un sistema previsional solidario no puede generar haberes de 55mil pesos mensuales. Que multiplicado por trece, porque son doce meses del año más medio aguinaldo, generan un haber anual de 700mil pesos. Una jubilación en un país, donde la jubilación mínima es de dos mil pesos a nivel nacional, y de casi tres mil a nivel provincial.
Y Uds. me dirán, no es el mismo el aporte que hace una persona de tres mil pesos, a el aporte que eventualmente ha hecho alguien que tuvo en su responsabilidad ser ministro de la corte.
Pero estamos hablando de cuestiones terrenales, de cuestiones solidarias. Y el que más tiene, debería resignar mas en pos del que menos tiene. Porque ese, es el concepto primigenio de la solidaridad. El que más aporta, debería aportar en función de aquellos que tienen menos capacidad de aporte. Para que en sus últimos años, a partir de la expectativa de vida que queda, haya cierto grado de equidad a partir de las posibilidades que tuvieron unos y otros en su vida activa, por decirlo de alguna forma.
Me duele que no haya habido un gesto, que se haya tapado todo, que se haya dicho con bombos y platillos a la tribuna: vamos a anular esta jubilación y después se le dio curso. Me duele esta distorsión, que viene desde hace muchísimo tiempo y que hoy queda estigmatizada a partir de la jubilación Vigo.
Pareciera ser que a cierta corporación, tiene una ley para si mismo y el resto de los mortales, tenemos una ley para todos.
Muchas veces insisto en que lo legal, termina siendo inmoral. Y es inmoral, que mientras muchos jubilados tienen que alternar tomar su medicación, cuando muchos jubilados son jefes de familias con la mínima, estemos hablando de una jubilación casi millonaria. Después de haber tenido sueldos que, le permitieron una calidad de vida diferente a la calidad de vida de aquellos, que se han jubilado con la mínima.
Me duele, me ofende, me lastima, pero particularmente pienso, si valen 700mil pesos por año, tirar por tierra una trayectoria. Que para muchos es impecable, como para mí, hasta el momento de enterarme esto. ¿Vale esto Dr. Vigo?
Vale porque todos somos finitos, ¿y el día de mañana como cree Ud. que lo van a recordar? ¿Por sus maravillosas clases en la facultad de derecho? ¿Por sus fallos ejemplares? ¿Por haber sido esa bocanada de oxigeno en una corte corrupta, estigmatizada y vergonzosa? ¿O lo recordaran por esto?
¿Vale Dr.?
No estoy en sus zapatos. No tengo la formación que Ud. ha tenido, ni la trayectoria que Ud. ha tenido. Pero en lo personal me gustaría. Si pudiese acceder a eso ¿Por qué nadie pide que Ud. renuncie a su jubilación? Si no que sea acorde a aquellas cuestiones solidarias mínimas y fundamentales, en cualquier precepto y concepto del sentido común. Que Ud. de el ejemplo. Un ejemplo que Ud. quiso dar, cuando escribió ese libro de la ética del poder judicial.
No es ético Dr., no es moral. Ud. tal vez se escude en lo legal, pero insisto, lo legal a veces es profundamente inmoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada