domingo, 25 de diciembre de 2011

El "que se vayan todos" de 2001

Dónde estaban los K cuando estalló la crisis

Hace diez años, la mayoría del gabinete cristinista tenía algún cargo público. Muchos eran parte del gobierno de De la Rúa, otros estaban con Ruckauf en la Provincia. También hubo aliados de Carrió, Duhalde y Moyano.

Por Gabriel Ziblat
24/12/11 - 12:11

A diez años de la peor crisis que vivió la todavía joven democracia argentina, desde el poder se suele analizar ese momento histórico como si fuese una cuestión ajena. Sin embargo, la inmensa mayoría de los líderes del kirchnerismo ocupaba un cargo público, por lo que tenía algún mínimo grado de responsabilidad. Algunos, incluso, eran oficialistas.
“Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, fue el grito emblemático de los manifestantes por esas fatídicas jornadas. El descontento no sólo era con los dirigentes de la Alianza gobernante, sino con todos los dirigentes políticos, que en su mayoría venían formando parte de la clase política desde el menemismo.
En ese contexto, a los kirchneristas se los puede enmarcar en diferentes grupos, según el posicionamiento político que tenían. Nueve dirigentes que actualmente ocupan la primera línea del Gobierno tenían cargos públicos en la administración de Fernando de la Rúa, algunos como funcionarios, otros como legisladores. La mayoría de ellos pertenecía al Frepaso. Entre los bonaerenses, se puede agrupar a los kirchneristas que cumplían funciones en el gobierno de la Provincia, que lideraba Carlos Ruckauf. Después hay otros que tenían trabajo en Santa Cruz, bajo el gobierno de Néstor Kirchner. De hecho, Cristina había sido electa senadora nacional por esa provincia.
Hay casos aislados, como el de Héctor Timerman, que fue candidato a diputado por el ARI de Elisa Carrió, quien ya había roto con la Alianza, o el de Daniel Scioli, líder de una lista que unió al Partido Justicialista con el partido de Domingo Cavallo, siendo éste ya ministro.
Entre las principales caras de la oposición, en tanto, también abundan los nombres que ya ejercían alguna cuota de poder. Ya sea como funcionarios o como legisladores. Algunos, ya se habían alejado del gobierno de De la Rúa (incluso antes de que lo hicieran muchos de los actuales funcionarios), otros se quedaron hasta el final.
No se fueron “todos”. Pero tampoco “todos” reconocen haber sido parte de la crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada