jueves, 22 de diciembre de 2011

Política

El recuerdo de militantes y amigos en el último adiós a Iván Heyn

El sepelio reunió a variados personajes de la política local. Piumato, Forster y Pablo Ferreyra hablaron del funcionario, fallecido el martes en Uruguay. Fotos.

Ver Comentarios

Por Patricio Caruso (*) | 22.12.2011 | 04:23

foto perfil.com

El joven funcionario fue velado ayer en el barrio de Belgrano. | Foto: Patricio Caruso - Perfil.com

Ampliar Ampliar Fotogaleria Fotogalería
Dolor, emoción y desconcierto eran las sensaciones más comunes entre la multitud de funcionarios, militantes y amigos que desfiló por una casa velatoria del barrio porteño de Belgrano para despedir a Iván Heyn, el subsecretario de Comercio Exterior que apareció muerto en su habitación de hotel en Montevideo.

"Todavía no entiendo lo que pasó, esto nadie lo esperaba", confesó a Perfil.com Pablo Ferreyra, hermano del militante del PO asesinado a fines de 2010, quien llegó a la casa velatoria al mediodía.

Emocionado al borde de las lágrimas, Ferreyra afirmó: "La verdad es que esto es tristísimo, es un amigo que se me fue. Solo resta acompañar a la familia y a los amigos".

El filósofo Ricardo Forster llegó al velorio cerca de las 16 y se lo vio más entero. Describió a Heyn como "una persona llena de vida" y sostuvo que "esto es inexplicable, en este momento sobran las palabras". Luego concluyó con una reflexión: "la mente humana es un misterio", dijo a Perfil.com.

"Para estas cosas no hay explicacion", aseguró Julio Piumato, que arribó a las 19. El sindicalista evocó a Heyn con una anécdota: meses atrás llevó a su hijo al cumpleaños del referente de La Cámpora Wado De Pedro. Allí se encontró con el funcionario y le comentó que su hijo quería estudiar Economía. El joven estuvo charlando con Heyn sobre su carrera durante dos horas.

También lo recordó Gerardo Fernández, periodista y bloguero K, quien aseguró que "no lo llegó a conocer demasiado más allá del trato periodístico". Contó a Perfil.com que un día quiso entrevistar a Heyn para su programa radial y la nota "se le cayó por un malentendido". Al día siguiente "llamó para pedir disculpas, algo que no es muy común".

"La verdad que es inexplicable", coincidió Fernández y contó que Heyn tenía "muy buena predisposición para laburar, era un tipo muy enérgico". Le queda "el mejor recuerdo de él, un muy buen tipo, siempre positivo, muy optimista".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada