viernes, 23 de diciembre de 2011

País

Viernes, 23 de diciembre de 2011

La muerte de Heyn habría sido por juego de asfixia erótica

La principal hipótesis de la investigación por el fallecimiento del subsecretario de Comercio Exterior es que murió accidentalmente, en el marco de un juego sexual de autosatisfacción.


La investigación policial y judicial, sumada a los resultados de la autopsia que no halló signos de violencia en el cuerpo, apuntan a que el fallecimiento fue causado por lo que se conoce como asfixiofilia o asfixia erótica, una práctica sexual que implica impedir la respiración propia o de la pareja.


"Si se me pregunta qué fue lo que ocurrió, yo digo que la causa de muerte fue esa", señaló al diario El País de Uruguay una fuente cercana a la investigación. Otro elemento que reforzaría esa posibilidad es que el cuerpo de Heyn fue hallado sin ropa.


El juez Homero Da Costa, quien en la tarde del martes se constituyó en la habitación del piso 10 del hotel Radisson que ocupaba Heyn, no recibió aún los exámenes toxicológicos realizados al cuerpo para determinar si el funcionario consumió alcohol o alguna otra sustancia.


Cuando los informes lleguen a manos del juez (cosa que seguramente ocurrirá tras la feria judicial que se inicia hoy) el magistrado dará vista del expediente al fiscal Diego Pérez, para que decida si solicita alguna prueba o el archivo del caso.


Heyn había asumido como subsecretario de Comercio Exterior el pasado 10 de diciembre cuando Cristina Fernández inició su segundo mandato. La muerte del funcionario conmocionó la Cumbre de Presidentes del Mercosur que se realizó el martes en Montevideo.


Sepultura. Mientras la causa judicial sigue su curso en Uruguay, ayer los restos mortales de Heyn fueron sepultados en el cementerio de la Chacarita. Familiares, amigos, compañeros de militancia del grupo juvenil kirchnerista La Cámpora, asistieron a las exequias para darle el último adiós al joven economista de 34 años.


El cortejo fúnebre partió a las 14 de la casa velatoria ubicada en O'Higgins 2842, en el barrio porteño de Núñez, custodiado por cuatro motocicletas de la Policía Federal rumbo al cementerio de la Chacarita para recibir sepultura. El coche que transportaba el ataúd se dirigió directamente a la zona del nicho donde fueron depositados los restos mortales de Heyn, área a la cual no se permitió el acercamiento de fotógrafos.


Del entierro participaron los padres de Heyn, quienes llegaron anteanoche de España, donde residen desde que dejaron la Argentina, tras la crisis económica del 2001. También se acercaron a Chacarita para darle la despedida final al joven economista, el presidente de Aerolíneas Argentinas y compañero de militancia, Mariano Recalde; el diputado nacional y uno de los principales referentes de La Cámpora, Andrés Cuervo Larroque; la ex ministra de Economía, Felisa Miceli, quien conoció a Heyn con apenas 29 años, cuando realizó distintas tareas durante su gestión en el Palacio de Hacienda; y el director de Banco Nación y amigo personal, Matías Kulfas.


En cambio, no hubo presencia de funcionarios del gabinete nacional, que en su mayoría asistieron en la víspera al velatorio. En la casa mortuoria hubo desfile de funcionarios durante toda la tarde, entre ellos: el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, los ministros de Planificación, Julio De Vido; de Economía, Hernán Lorenzino; el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno; y quien era su actual jefa, la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri. Finalmente, no concurrió la presidenta Cristina Fernández, quien había recibido en la residencia de Olivos a la novia y a un hermano del economista fallecido, a quienes les entregó la computadora del joven, que le fue devuelta por la policía uruguaya tras realizársele las pericias correspondientes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada