jueves, 29 de diciembre de 2011

Vivir en la villa

Miércoles 28 de diciembre de 2011 | 21:02

Cómo es el primer multimedio de las villas

Se trata de Mundo Villa y está compuesto por un periódico mensual, una radio, una señal de televisión y una página web; fue creado por Adams Ledezma, el periodista asesinado hace dos años; también se dictan talleres de comunicación
Por Mauricio Giambartolomei | LA NACION
El 27 de abril Cristian y Kevin pasean en moto alrededor de una canchita de fútbol. Se detienen en un pasillo del barrio y se encuentran con dos pibes. Discuten. Uno de ellos saca un arma y le dispara a Cristian en el abdomen. La moto cae y Kevin, de 17 años, intenta levantar el vehículo desde el asiento de atrás, como puede. Los testigos dicen que ni siquiera intentó defenderse. El asesino de Kevin se acercó y lo fusiló de un disparo en la sien.
El párrafo pertenece al texto "La verdadera inseguridad" y su autora es Ruth Torrico, la esposa de Adams Ledezma, periodista y vecino de la Villa 31 y creador de Mundo Villa, el medio de comunicación ideado para mostrar los problemas de los barrios de emergencia de la Ciudad de Buenos Aires.

Video: Los protagonistas de Mundo Villa
00:00
00:00

Ledezma fue asesinado el 4 de septiembre de 2010 en un intento de robo, pero la semilla que plantó en las manzanas de su barrio germinó entre su familia y un grupo de jóvenes que continuaron con el proyecto, lo hicieron crecer y, a partir de este año, comenzaron a formar escuela.
"¿Qué es Mundo Villa? Es el primer multimedio de las villas, compuesto por un periódico, una señal de cable, una página web y una radio", explica a LA NACION Joaquín Ramos, coordinador periodístico.
Desde la plataforma digital mundovilla.com , a través de la radio Mundo Sur , el periódico, la señal de televisión y las redes sociales Twitter y Facebook , los integrantes del staff se plantean reivindicar los valores de los barrios más pobres. Son adolescentes y adultos de la villa 31, la 21, Rodrigo Bueno o Soldati, juntos por un objetivo en común.
"Surgió la necesidad de mostrar problemáticas y costumbres con el fin de romper con los prejuicios y mostrar la cultura de los inmigrantes que conviven en estos barrios. A partir de eso nace Mundo Villa", define Joaquín. Detrás suyo los periodistas reparten ejemplares gratuitos del periódico.
El barrio no se detiene. La cámara está posada en la vereda de una de las calles laterales, a metros de la esquina donde se levanta una casa de cinco pisos, cerca del ingreso de los micros a la terminal de Retiro. Los chicos festejan las fiestas a la hora de la siesta, se escucha el estampido de cohetes, algunos camiones de reparto bajan mercaderías en los comercios y varias personas caminan con sus diferentes uniformes de trabajo. Para todos ellos está Mundo Villa.

Joaquín Ramos y Paula Stiven, dos integrantes de Mundo Villa. Foto: LA NACION / Darío Del Olmo
Foto 1 de 6

"En el barrio no había posibilidad de tener señal de cable, salvo la satelital. Pero gracias a Adams un empresario se acercó, colocó las antenas y repartió la señal que se legalizó con la Ley de Medios. Ahora 40.000 personas tiene acceso a Mundo Villa TV", dice Ramos.
Hasta el momento elaboraron informes a bajo costo porque los gastos de producción son una barrera importante. Pero en 2012, y con el apoyo de la Secretaria de Cultura de la Nación , se fortalecerá los el presupuesto para realizar documentales e incursionar en cine.

Semillero propio

Además del multimedio el proyecto creció y este año sumó los cursos de capacitación para chicos que quieran incursionar en los medios de comunicación. Alrededor de 60 alumnos asistieron, todos los sábados, a los talleres itinerantes que recorrieron varios barrios de Capital Federal.
Todos los integrantes tienen una participación activa dentro de los medios de Mundo Villa. "Se trata de mostrar la realidad del barrio, de lo que se puede hacer con los pocos recursos que se tiene. La idea es tener ganas. El grupo está consolidado y siempre que se genera un evento, estamos", resume Cristian Aranda, que se especializa como camarógrafo y periodista.
Las clases las dictan colaboradores y aunque hay un concepto periodístico de fondo el espacio funciona como un lugar de contención. Allí los chicos, algunos con situaciones difíciles, personales o familiares, logran intercambiar experiencias y aprovechar la diversidad cultural que ofrece el barrio.
"Vienen pibes de Bolivia, Perú, Argentina, Paraguay y otros países. Se vuelve un lugar integrador. Y aunque la idea es formar a nuestros propios corresponsales, el objetivo va más allá de la formación: queremos potenciar a las personas", cuenta Paula Stiven, profesora de los talleres de periodismo y producción de televisión.
La trágica muerte de Ledezma incentivo al Mundo Villa a fortalecer los talleres, que tiene lugar en la 31 y se replican en otros barrios. El objetivo general es la formación de periodistas para mostrar la realidad del barrio, dándole prioridad a la voz de sus habitantes.
"La sensación que me queda, después de hacer los talleres, es que podemos intervenir a partir de lo que realizamos para mostrar cosas que tal vez están estigmatizadas. Es bueno construir algo diferente para pasar las barreras de prejuicios. Siento que a través de nuestras notas podemos superar esos sesgos", sintetiza Alan Aranda, estudiante y periodista de Mundo Villa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada