domingo, 26 de febrero de 2012

encuesta ANTES DE LA TRAGEDIA

Para el 85% de los usuarios del Sarmiento el servicio es "malo"

Un sondeo de fines de 2011 ya dejaba en evidencia los problemas. Sólo el 4% rescató el servicio. La mayoría dijo no tener otra alternativa de transporte y haber votado a Cristina.

Por Gabriel Ziblat
26/02/12 - 12:13
Para el 85% de los usuarios del Sarmiento el servicio es "malo"Recuerdo. Una pasajera deja flores en recuerdo a los muertos de Once. Los problemas eran conocidos.

Los pasajeros del ferrocarril Sarmiento no necesitaban que murieran 51 personas en el trágico accidente del miércoles último para darse cuenta de que los trenes concesionados por TBA son un peligro sobre rieles. El defectuoso servicio que reciben por parte de la empresa lo padecen todos los días.
Así lo demuestra una encuesta que se realizó a 1.375 pasajeros del Sarmiento a fines de noviembre y principios de diciembre. El resultado es contundente: el 85 por ciento de los entrevistados calificó al servicio como “malo”. La definición de “malo”, según se explicitaba en la encuesta, es: “Estado crítico sin posibilidad de cambio”. El 11 por ciento, en tanto, definió el servicio como “regular”, significando este que “hay problemas y tiene que cambiar”. Sólo el 4 por ciento lo calificó como “bueno” y no hubo ni una respuesta que lo tilde de “excelente”.
El trabajo, realizado por la consultora Juan Manuel Sabaris & Asoc, que habitualmente realiza trabajos en el Conurbano bonaerense se enfocó solamente en los usuarios del tren que viven en los municipios de influencia del Sarmiento (desde Tres de Febrero hasta Moreno). El informe sostiene que “de tal magnitud es el fenómeno (la preocupación por el transporte) en la región y la influencia del tren en el desenvolvimiento en la vida diaria de las personas, que el tema del transporte se ubica en estos distritos en segundo o tercer orden, detrás de la siempre presente inseguridad”.
La preocupación por el servicio ofrecido por TBA no es menor para la mayoría de los usuarios. El 62 por ciento aseguró que no tiene otra alternativa para transportarse al lugar de destino. Esta problemática se asentúa más todavía mientras más distancia existe de la Ciudad de Buenos Aires: el 83 por ciento de los usuarios de Merlo o el 77 por ciento de los de Moreno se consideraron cautivos del servicio.
Por el contrario, los pasajeros de municipios más cercanos a la Capital reconocen tener medios de transporte alternativos. En Ituzaingó, se consideran cautivos el 62 por ciento, en Morón el 56, La Matanza 48 y en Tres de Febrero el 43. En el global, sólo el 31 por ciento responde que tiene otra opción, pero que de todas formas elige el tren.
Esta dependencia del servicio del Sarmiento se acrecentó en los últimos años por la restricción de alternativas viales, como el servicio de las líneas 136 y la 57, conocida como La Lujanera.
Estos reacomodamientos siempre llevaron tensión en la relación entre TBA y algunos intendentes de la zona, quienes recibían presiones de los usuarios para que se mejore el servicio.
Incluso hubo una arista política, ya que el grupo Cirigliano apareció en algunos distritos apoyando a candidatos opositores, lo que hizo que los intendentes lo vieran como un factor de amenaza.
Los intendentes también encendieron las luces de alarma frente al rumor de que el diputado K Martín Sabbatella podría reemplazar a Juan Pablo Schiavi en la Secretaría de Transporte. Temen que el desembarco del ex intendente de Morón aproveche esa situación para mejorar su situación política en la zona Oeste y complique sus gestiones.
De hecho algunos intendentes, como el de Merlo, Raúl Otacehé, salieron ayer a respaldar el statu quo en el sistema del Sarmiento, a pesar de haber sido crítico muchas veces de los Cirigliano y la situación de TBA.
Usuarios y votos. Uno de los principales objetivos del estudio era evaluar el posible comportamiento electoral y la problemática local en esos distritos del conurbano. Y el análisis de los resultados reflejó “una preocupación sostenida en el tiempo por el tema del transporte y, el particular, por el servicio ferroviario”.
Sin embargo, esta preocupación no muestra su correlato en el plano electoral. El 64 por ciento de los consultados aseguró haber votado a Cristina Kirchner en las elecciones presidenciales de octubre, a pesar de que la concesionaria TBA está bajo la órbita de control del Gobierno nacional. El 27 por ciento respondió haber votado por otros candidatos y el 9 por ciento restante no supo o no quiso contestar.
A pesar del mal estado de los trenes, esa no era la principal preocupación de los usuarios del Sarmiento. Por el contrario, el 63 por ciento de los consultados respondió que su principal interés al abordar el tren era “llegar en horario a destino”. El problema no es solamente de los trabajadores, que pueden perder bonificaciones y premios en caso de llegar tarde a sus empleos. La misma preocupación la compartían los estudiantes o los pacientes que llegaban tarde a sus turnos médicos.
“El usuario privilegia llegar en horario, por sobre cuestiones que hacen a su seguridad personal, como el estado de los trenes y el miedo a que lo asalten”, concluye el informe. Sólo el 15 por ciento se mostró preocupado porque le roben y el 9 por ciento, por el estado de los trenes. Así opinaban los pasajeros del Sarmiento, por lo menos hasta la tragedia del miércoles último.
Una de las respuestas más llamativas con las que se encontraron los encuestadores es que la mayoría estaría dispuesto a aceptar un aumento del precio del boleto, siempre y cuando esto redunde en la mejora del servicio. El 56 por ciento de los entrevistados respondió en ese sentido y solamente un 33 por ciento respondió que no aceptaría ningún aumento en
la tarifa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada