sábado, 30 de julio de 2011

elecciones 2011

Insólito progresismo de Carta Abierta

Por Artemio Lopez
23/07/11 - 11:50

La instalación de un clima de derrota nacional ante las más que previsibles asimetrías de resultados locales sobre el 30% del electorado (Capital, Santa Fe, Córdoba) es la estrategia actual de la oposición mediática y sus epígonos políticos. Los resultados locales adversos para el FpV están presentes, así como notablemente ausente el eslabonamiento nacional que se busca construir desde los medios y que repite tarde y mal la oposición política.
Pero con el actual mapa de medios, la caída en la credibilidad del periodismo y la fragmentación de la opinión pública adversa al oficialismo, hoy sin oposición política capaz de unificar su descontento, la pretensión de uniformar el discurso para negar las chances electorales del oficialismo nacional resulta tan bizarra, que no merece mayores análisis. En eso está buena parte de los medios y la oposición política que editorializa desde la crisis de la 125, hasta ahora sin mayor éxito.
Analicemos brevemente, siempre en nuestra perspectiva, qué se deduce nacionalmente de un distrito como la Capital, donde el 28% de los porteños que votaron en primera ronda la fórmula Filmus-Tomada votan Cristina en octubre y, adicionalmente, el 30% de los 47 puntos de ciudadanos que dieron su votos a la fórmula Macri-Vidal se transformarán en electores que acompañarán también a Cristina en las presidenciales. Se deduce entonces que más del 45% de los votantes porteños optarán por la fórmula nacional del FpV en octubre, lo que señala la fortaleza de la opción Cristina Kirchner-Amado Boudou, más allá de las aparentes debilidades locales. Cuando Cristina Kirchner obtuvo en 2007 el 46% de los votos nacionales, en la Capital alcanzó el módico 22%.
Lo mismo se observa en Santa Fe, donde buena parte (30%) de la opción a Miguel Del Sel de este domingo acompañará a Cristina en octubre, así como los votantes del FpV que encabeza Agustín Rossi votarán por la Presidenta. Distinto es el caso del voto del Frente Progresista Cívico y Social, que optará por Antonio Bonfatti en la provincia, que, ante la aparición de Hermes Binner en el horizonte nacional, tendrá su preferencia en el voto presidencial para el hoy gobernador de la bota, que hará mermar en el margen las preferencias a Cristina Kirchner e impactará de lleno en la opción alfonsinista reloaded, que en Santa Fe recibirá sin duda un duro golpe a su desarrollo nacional –ya de por sí muy disminuido–, con el voto a Hermes Binner como presidente. La aparición de Binner fragmentará aun más a la fragmentada oposición nacional y, no habiendo referencias nacionales visibles de centroderecha, ante la alternativa de votar a Alfonsín o a Binner, buena parte de ese electorado optará por dar continuidad al actual oficialismo con su voto.
Córdoba es otro ejemplo: los votantes de Unión por Córdoba (PJ) optarán mayoritariamente por Cristina y una porción del Partido Nuevo de Juez lo hará también por el FpV nacional, aunque un número de electores del PN cordobés, es previsible, acompañará a Hermes Binner a nivel nacional por el involucramiento de Luis Juez en el armado de esa coalición progresista.
Queda como plexo de la victoria nacional el despliegue del FpV en la Provincia de Buenos Aires, distrito donde se concentra el 40% de los votos del país y el 45% de los del FpV nacional.
Es en este territorio donde se define la elección nacional y el tándem Cristina Kirchner-Amado Boudou / Daniel Scioli-Gabriel Mariotto es hoy de una fortaleza superior al 48% de los votos efectivos, aun con el 10% de indecisos.
Este bastión articula y da consistencia al despliegue nacional de Cristina y su triunfo en octubre en primera vuelta, y señala el absurdo de la estrategia de los “aliados críticos” bonaerenses del FpV que pretendían estructurar su campaña provincial con eje en la crítica a Daniel Scioli y su gestión.
Más allá de la caída en la intención de voto a Martín Sabbatella –una víctima de este error conceptual en el diseño de campaña– , los progresismos en general tienen comportamientos paradojales: Así como en territorio bonaerense una modalidad de progresismo que dice adherir al proyecto nacional esmerila a Daniel Scioli, en la Capital, por caso, otros segmentos de pensadores también progresistas del grupo Carta Abierta que mayoritariamente impulsaron a Daniel Filmus en la interna, tras los resultados de primera vuelta, ahora lo critican públicamente antes de que concluya la elección. Insólito.
*Director Consultora Equis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada