domingo, 31 de julio de 2011

mas que mito esto termina alli

GANÓ DEL SEL?

Nace nuevo mito electoral



Imprimir Compartir




Nace nuevo mito electoral


El primero, desde que volvió la democracia, se refería a un pacto peronista-militar, otro fue cuando Reutemann tomó la decisión de parar el escrutinio provisorio y ahora, con la denuncia de Osvaldo Salomón.


En el 1984 con la vuelta de la democracia se instaló que los militareshabían cargado las computadoras con 30.000 votos a favor del peronismo y por eso José María Vernet había ganado por 8.000 a los radicales.

En 1995 el gobernador Carlos A. Reutemann decidió detener el escrutinio provisorio y contar voto a voto, en el escrutinio definitivo. Una supuesta intervención del gobierno nacional en la carga de datos provisorios a favor de Hector Cavallero, quien hasta ese momento encabezaba, fue la justificación. Más allá de que no hubo cuestionamientos posteriores sobre el triunfo de Jorge Obeid, siempre corrieron diversas versiones sobre el episodio.

El domingo pasado parece haber generado una nueva polémica sobre el verdadero resultado de las elecciones en la provincia de Santa Fe.

El compañero de fórmula de Miguel Del Sel en las últimas elecciones para elegir gobernador, el peronista Osvaldo Salomón, pidió abrir las urnas para "controlar los votos anulados". El actual intendente de Chabás dijo que esa medida es necesaria para "despejar dudas y no manchar los comicios."

El cuestionamiento está en las decisiones de las autoridades de mesas para anular los votos de su partido y los ocurrido a las 22,30 en el centro de carga de datos.

"(El gobernador Hermes) Binner tiene que abrir las urnas y controlar los votos anulados -144 mil en diputados y 75 mil para gobernador- para despejar dudas, como lo hizo (Carlos) Reutemann en 1995 que dispuso contar voto a voto, urna por urna", reclamó Salomón. El socialista Antonio Bonfatti ganó
por 62 mil sufragios de diferencia (674 mil votos, 38,7%, contra 612 mil, 35,1%) El compañero de fórmula de Del Sel, segundos en la elección del domingo, aseguró que "nuestras mesas testigo nos dieron ganador por 2 puntos, hay dudas en algunos telegramas, el sistema de escrutinio en un
momento se detuvo y hay votos que podrían estar mal anulados".

En el programa de Sin Mordaza del pasado jueves -que se emite por Somos Santa Fe y en 23 localidades del interior-, se dió cuenta del clima imperanante en los fiscales de Unión Pro Federal que visualizaban que se les había "robado la elección" (sic). Dicen que el 90% de los votos anulados,
algunos sin justificativos serios, pertenecen a su partido. Hasta el propio Carlos Del Frade de Proyecto Sur aseguró en el mismo programa de TV que tenía la misma sensación.

Lo cierto es que aseguran que "las mesas testigos" que históricamente utilizada por el peronismo -que tambien dieron 2 puntos arriba a Carlos Reutemann en el 2009 cuando el socialismo aseguraba que ganaba-, darían 2 puntos a favor de Miguel Torres del Sel.

El programa TV cuestionó la metodología de incorporar Presidentes de Mesas "voluntarios" porque se presta a suspicacias que ponen en dudas la transparencia del acto eleccionario. Es vox pópulis que los presidentes de mesas del domingo defendían los votos del oficialismo y trataban de anular ante cualquier duda, a los que lo perjudicaban. Muchas veces con el apoyo de los fiscales del PJ porque no estaban los representantes del PRO o por el desconocimiento del fiscal asignado, -la mayoría provenientes de las provincias de Buenos Aires, Chaco y Entre Rios- que desconocían la
metodología del sistema electoral.

Si el Gobierno de Santa Fe quiere "vender el sistema de boleta única" al país, deberá corregir la modalidad de elección de las autoridades de mesa. Lo bueno sería recurrir, como se ha hecho siempre, a los docentes provinciales que siempre dieron garantías de imparcialidad.

El resultado del domingo está decretado, ganó Bonfatti. Si hubo alguna travesura por parte de las autoridades del comicio, Union PRO Federal debería probarlos con las actas de escrutinios o con denuncias concretas. Tarea imposible porque no intrumentó un sistema eficaz de fiscalización ni
un centro de cómputo paralelo que le permita sostener con datos las denuncias mediáticas.

Como dicen los muchachos de la popular: " a llorar a la Cruz mayor". Nunca podremos saber la verdad si no se habren todas las urnas como pide Osvaldo Salomón, pero lo que si sabemos es que comienza un nuevo mito en la provincia de Santa Fe: "Miguel no quiso, o no lo dejaron".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada