viernes, 29 de julio de 2011

Política

Stolbizer tuvo la misma enfermedad que el argentino internado en Tasmania

La candidata a gobernadora por el Frente Amplio Progresista tuvo el síndrome de Guillain-Barré. Las secuelas en su rostro.

Ver Comentarios (22)

29.07.2011 | 15:25

foto perfil.com

Stolbizer sufrió el síndrome de Guillain-Barré. | Foto: DyN

Ampliar Ampliar Fotogaleria Fotogalería
Uno de los rasgos característicos de la diputada y candidata a gobernadora por el Frente Amplio Progresista, Margarita Stolbizer, son sus ojos pequeños. Sin embargo, no siempre fueron así, ya que es una de las secuelas que le dejó el síndrome de Guillain-Barré, el mismo que tiene el argentino Martín Renzacci, quien se encuentra internado en un hospital de Australia. Renzacci, de 31 años, estaba junto a su mujer Carolina en un viaje de "luna de miel".
La enfermedad la marcó de por vida Stolbizer, cuando le paralizó su cuerpo por completo cuando tenía 30 años. Por aquellos días estaba postrada en una cama al borde de la muerte y para poder cerrar los ojos tenían que bajarle los párpados. "Las piernas me colgaban y no las podía sentir. Para volver a caminar necesité tres meses de kinesiología". A esa altura ya era abogada, tenía su estudio jurídico y militaba en la UCR, el partido al que se afilió cuando cumplió los 18 por decisión propia, relató en una entrevista a la revista NOTICIAS en 2007.
"Tuve una enfermedad que se llama síndrome de Guillain-Barré. Es un virus que te ingresa y te va paralizando de a poco. Primero empezó por la cara y luego se expandió a todo el cuerpo. Los que no me conocen de antes de la enfermedad no se dan cuenta, pero mis facciones cambiaron. Estuve internada en terapia intensiva porque la enfermedad va paralizando todo el cuerpo y si llega a los pulmones te morís. Estuve al borde de la muerte, en terapia intensiva. Tenía las piernas que no las podía levantar de la cama, no las sentía, y para cerrar los ojos alguien tenía que venir y bajarme los párpados. Era desesperante, tuve mucho miedo. Necesité tres meses de kinesiología para recuperarme.
- ¿La fortaleció pasar por esa experiencia?
Me ha tocado atravesar muchas situaciones difíciles en la vida, y todas sirven para templar el ánimo. Perdí a mi padre cuando estaba terminando el colegio secundario. Tuve que salir a trabajar y desde ese momento no paré más. Estudié abogacía mientras hacía trámites como gestora y me recibí a los 22. Pero lo que más me marcó fue la muerte de mi madre. Ella murió por un accidente doméstico en casa. Le reventó una garrafa en la cara y agonizó por tres días. Se prendió fuego, murió quemada y eso fue terrible (se emociona). Algunos creen que mi enfermedad posterior se debió a que tenía las defensas muy bajas. Mi madre murió en junio del ‘84 y yo enfermé en julio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada