sábado, 30 de julio de 2011

encuesta exclusiva de management & fit

Macri aventaja a Filmus por 35 puntos y acentúa las grietas K

El líder del PRO sería reelecto con holgura. El candidato de la Presidenta no llegaría al 40% deseado. A eso se suma el voto de hoy en Santa Fe, en el que Rossi quedaría tercero.

Por Mariano Confalonieri
24/07/11 - 01:28
Macri aventaja a Filmus por 35 puntos y acentúa las grietas K

Una seguidilla de derrotas electorales, un clima de malestar interno, las peleas con el peronismo y una serie de casos emblemáticos para el Gobierno ponen al kirchnerismo (¿o cristinismo?) en crisis. Esto no implica que en octubre vaya a perder en las urnas, ni que tenga que afrontar una segunda vuelta. Hoy las encuestas más serias siguen sosteniendo que la fórmula que integran la Presidenta y el ministro de Economía, Amado Boudou, está al frente.
En 2007, el Frente para la Victoria perdió Capital y Santa Fé. Pero se recompuso en la general. Cristina Kirchner con Julio Cobos ganó por el 45 por ciento de los votos contra el 25 por ciento de Elisa Carrió. Pero mucha agua pasó debajo del puente y las mismas derrotas no se pueden leer de igual forma.
En la Ciudad, Filmus perdió el 10 de julio en primera vuelta por una diferencia de casi 20 puntos, y el macrismo hizo mejor elección después de cuatro años de haber gobernado, con flancos débiles y promesas incumplidas. En Santa Fe, los sondeos colocan para hoy al postulante K, Agustín Rossi, por debajo del socialista Antonio Bonfatti y del delfín de Mauricio Macri, Miguel Del Sel. La segunda vuelta porteña llegará en una semana con un pronóstico no muy alentador. La encuesta de Management & Fit para PERFIL indica que Filmus perdería el 31 de julio por 35,5 puntos de diferencia. No alcanzaría los casi 40 puntos que obtuvo cuatro años atrás, cuando todo parecía indicar antes de las elecciones que la performance del PRO iba a ser peor. Siete días después del ballottage llegarán los comicios en Córdoba, donde el kirchnerismo se peleó con el peronismo. El candidato José Manuel de la Sota podría perder en manos del hombre de Hermes Binner, Luis Juez.
En el medio estallaron dos escándalos que impactaron sobre la política de derechos humanos del Gobierno, nudo central de la gestión K. El primero fue el de Sergio Schoklender. El apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo manejaba cientos de millones de dólares a discreción –que en teoría eran destinados a la construcción de viviendas– y fue echado de la organización denunciado por “estafa”.
Mientras tanto, los primeros resultados en la causa Noble arrojaron un ADN negativo. Esto implicaría un revés en el discurso político de CFK, que impulsaba la campaña para que se sepa si los hijos de la dueña de Clarín habían sido apropiados. Ese resultado final llegará justo antes de las elecciones de octubre.
La confección de las listas en los distritos, poblada por jóvenes de La Cámpora, en detrimento del PJ, desató otro frente interno. En La Pampa el conflicto se hizo visible: el candidato Carlos Verna renunció, en desacuerdo con la designación de una integrante de la agrupación de Máximo Kirchner de cara a los comicios. En la provincia de Buenos Aires los intendentes se rebelaron con la designación de Gabriel Mariotto como vicegobernador, un ultrakirchnerista de paladar negro, autor de la Ley de
Medios, otro caballito de batalla del Gobierno en la pelea con Clarín. El único que dio el salto en público fue Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas. Pero el malestar fue generalizado.
Desde la muerte de Néstor Kirchner, Cristina se encerró en el kirchnerismo puro. Escucha a Carlos Zannini, a Juan Manuel Abal Medina y a Máximo, su hijo. En la provincia limpió de las listas a lo que considera la “corporación del PJ” para asegurarse una Legislatura bonaerense que le responda. En el Congreso hizo lo mismo. En la Capital Federal también. Repitió el esquema en todas las provincias. Hasta ahora, sin buenos resultados.
Las críticas por la performance electoral surgieron desde bien adentro. Un ejemplo fue el núcleo de intelectuales de Carta Abierta, que apuntaron contra los programas oficialistas y contra el diseño de la campaña porteña.
En Santa Fe, hoy los pronósticos no son los mejores. Rossi figura tres puntos abajo de Del Sel, el cómico de los Midachi que apareció pocas semanas antes de que se cerrara el plazo para la presentación de candidatos. Pese a haber sacado
menos votos que la interna del PJ, Del Sel creció mucho incluso en sectores peronistas.
¿Habrá replanteos internos en el cristinismo de cara a octubre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada